¿Juegas para ganar o para no perder?

¿Juegas para ganar o para no perder?

Las fuerzas que nos motivan a actuar en el contexto de la seguridad y salud laboral
7 Octubre 2013

Ayer terminé un curso que hemos estado impartiendo sobre técnicas para influir en los cambios de comportamiento, y una de las dinámicas que realizamos me ha inspirado para escribir este blog.

Dicen los expertos, y también mi propia experiencia, que hay dos grandes fuerzas en la naturaleza humana que nos motivan e impulsan a actuar. Son fuerzas que a cada uno le hacen moverse en una dirección. Se trata de tendencias de comportamiento que tenemos automatizadas. Estas son: la búsqueda del placer, como puede ser conseguir premios, reconocimientos, sentirse pleno, etc., ó la huida del dolor, como puede ser el dolor en forma de lesiones, enfermedades, y sentimientos como la impotencia, la frustración la separación, etc. A cada cual y en según que contexto le motiva más una u otra.

A mí por ejemplo en los temas relacionados con el cuidado de mi salud, lo que me ha venido motivando a cuidarme, ha sido el alejamiento de lo negativo. Lo que me movía era básicamente no sufrir enfermedades, no sufrir dolor, y no tanto, gozar de una buena salud, que por supuesto, conscientemente claro que lo quiero. Sin embargo en la práctica no me motivaba, ya que no actuaba en consecuencia. Es así, no me quedó otra que reconocerlo. Lo tenía automatizado, ya que lo aprendí desde niño, como les ocurre a muchas personas. Y esto hacía que hasta que no empezaban a sonarme las alarmas de posibles problemas de salud, no me ponía en marcha a cuidarme seriamente,  no tenía la motivación suficiente. Y en cuanto empezaba a mejorar, a sentirme bastante bien, y por tanto percibirme más alejado el dolor, sin darme cuenta perdía la motivación, y poco a poco, en algún momento, regresaba al punto de partida, y vuelta a empezar. Para mí, era difícil poner en marcha comportamientos que hicieran sentirme cada vez más saludable. Y la energía que requería por mi parte mantener de forma estable comportamientos saludables era enorme.

Pues bien, en la dinámica que os comentaba en el curso, analizamos cual era la motivación que cada uno tenía con respecto a los riesgos y la seguridad en el trabajo. Si era alejarse de los accidentes, enfermedades, sanciones, etc., o era acercarse a ser una persona que se cuida, se protege, es decir segura. El resultado del numeroso grupo fue mayoritariamente, el alejamiento de lo negativo. Y desde luego, bajo mi opinión, concuerda claramente en como se aborda de forma general la seguridad y la salud en las empresas. Normalmente en las empresas hablamos de eliminar, evitar accidentes y enfermedades y todas sus consecuencias. Los indicadores de medición están orientados a esto, a medir la eliminación de accidentes. Sabemos lo que no queremos, ahora bien ¿sabemos lo que queremos? Pocas veces se plantean objetivos, metas orientadas a un mayor nivel de seguridad y salud. Alguien podrá decir ¿eso cómo se mide? Los accidentes se cuentan, ¿pero la seguridad? Pues la seguridad también se puede medir. De qué nos sirve saber cuantos accidentes tenemos, si no sabemos cómo de seguras se están comportando las personas de nuestra organización. Los comportamientos seguros se pueden medir, y desde luego es un muy buen indicador, que complementa los que ya utilizamos.

El que la motivación principal, hasta el momento, pueda ser el alejamiento de lo negativo tiene varias consecuencias. Una es que mantenemos nuestro foco centrado en los accidentes. Es sabido que la mente inconsciente controla el 80% de nuestros comportamientos y funciona por analogías. Si le hablas de “no tener accidentes”, se va a enfocar en los accidentes, ya que no entiende de “noes”. Y esto es lo que nos pasa en gran medida. Toda la atención y los esfuerzos están dirigidos en esa dirección, ya que nuestra mente inconsciente es muy obediente. Y por otro lado el esfuerzo que supone mantener esta motivación de alejamiento de lo negativo es enorme, ya que en cuanto sentimos que ya estamos mejor, que la cosa va mejor y se alejan los fantasmas del dolor, perdemos la motivación y la fuerza para mantener la acción.

Yo propongo que además de lo que ya hacemos, nos planteemos que es lo que queremos en seguridad y salud, qué de bueno, de positivo queremos alcanzar y establezcamos los indicadores. El camino está en alejarse de lo negativo dirigiéndose hacia lo positivo, hacia lo que se quiere conseguir. Por ejemplo un alto nivel de comportamientos seguros.  ¿Cuál de las dos fuerzas es la que te motiva a ti en este momento para comportarte de forma segura y saludable?

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario