...hacia un Superministerio de Movilidad.... oportunidad del cambio de modelo de gestión del tráfico...

...hacia un Superministerio de Movilidad.... oportunidad del cambio de modelo de gestión del tráfico...

El anuncio de un cambio de nombre y de objetivos en el Ministerio de Fomento español abriendo sus competencias a la movilidad de personas y mercancías, abre la importantísima posibilidad de la incorporación de la Dirección General de Tráfico, ahora en el Ministerio del Interior, al nuevo Ministerio de Transporte,Movilidad y Agenda Urbana, con lo que se iniciaría por fin el cambio de modelo de gestión del tráfico policial a un sistema técnico basado en la creación de la gran plataforma vía satélite de control instantáneo de todo el tráfico de vehículos a motor y de sus conductores. La "Visión Cero" ya estaría más cerca.
26 Junio 2019

En el momento en que la eclosión de la sostenibilidad va empezando a priorizarse en todos los foros internacionales y en el que se han iniciado acciones para combatir (si no eliminar) la contaminación propiciada por los vehículos de combustible con derivados del petróleo en un replanteo generalizado de las fuente de energía que requiere la movilidad, con distintas iniciativas para el tráfico urbano e interurbano, y en paralelo a la adjudicación de apoyos europeo, español, catalán y barcelonés para la consolidación de la gran computadora Mare Nostrum ya existente en nuestra Universidad Politécnica de Cataluña con capacidad de trabajar al instante en movilidad y medioambiente, surge la gran noticia de que la Administración Pública española se empieza a organizar para asumir los grandes retos que se le vienen encima. Por fin puede llegar el momento del gran cambio.

Una nota de la Agencia de noticias Europa/Press del día 17 de Junio de 2019 recogía textualmente que el nuevo Gobierno que se forme en España “modificará el nombre del actual Ministerio de Fomento de forma que pasará a denominarse Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. Con la nueva denominación se pretende transmitir la intención del Departamento de centrar sus esfuerzos en el objetivo de desarrollar una movilidad sostenible, eficiente y segura. Así lo anunció la Secretaria General de Transporte en funciones del actual Ministerio de Fomento, María José Rallo, durante su intervención en la Asamblea General de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) según informó esta patronal. Rallo detalló que, en línea con este objetivo, se supeditará la inversión en nuevas infraestructuras y el mantenimiento y adecuación de las existentes al nuevo objetivo de movilidad eficiente y segura, al servicio de la cual se diseñarán y adecuarán dichas inversiones. El Ministerio experimentará así su primer cambio de nombre desde mediados de la década de los noventa desde cuando mantiene la actual denominación de Ministerio de Fomento. El futuro titular del Departamento, si bien tendrá que dirigir la conclusión de la construcción de varios corredores de Alta Velocidad y Autovías, hereda una Agenda de marcados asuntos relacionados con el transporte: entre ellos figura la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren , para que operadores privados entren a competir con Renfe en el AVE. Esta liberalización debe de arrancar en Diciembre de 2020, si bien será fruto de un proceso ya en marcha y del que habrá que dar pasos importantes en este año. Asimismo AENA el operador de red de aeropuertos, deberá diseñar su nuevo horizonte de inversiones y en cuanto al transporte de autobús, el Ministerio tiene actualmente en marcha la revisión de todo el mapa de ruta interurbanas.. Además el Departamento deberá retomar el debate que quedó en el aire antes de las elecciones para diseñar un nuevo modelo para financiar el mantenimiento de la red de carreteras. En el marco de este debate e deberá sopesar el eventual pago poruso de la red de autovías y el futuro de las acutales autopistas de peaje que van concluyendo su contrato de explotación por empresas privadas, así como las 9 autopistas rescatadas que actualmente gestiona el Ministerio.

No obstante uno de los principales asuntos pasa por las nuevas formas de movilidad nacidas al calor de las nuevas tecnologías como son las redes sociales para compartir coche, como BlaBlaCar y las plataformas de vehículo de alquiler con conducto (VTC) como Uber o Cabify. Asimismo en este sentido figura el reto de la movilidad en las ciudades y el de los accesos a las grandes capitales. El actual equipo de Fomento anunció al término de la anterior legislatura la voluntad de promover una Ley de Movilidad en colaboración con otros Ministerios. “Somos consciente de que ahora el mundo va  por otro lado: las inversiones son necesarias y habrá que seguir haciéndolas, pero estamos abordando el reto de alinear las prioridades del Ministerio a los grandes retos internacionales” aseguró la alto cargo de Fomento en la Asamblea de ASTIC. Según Rallo la nueva denominación de Fomento responderá al hecho de concebir la movilidad como un derecho para las personas, como un elemento de crecimiento económico para las empresas a través del transporte de mercancías y como un elemento de cohesión social.”

Ante esta noticia no podemos dejar de recordar que no es la primera vez que la sensibilidad político-administrativa decide dar rango de Ministerio al Transporte. Hace muchos años y en épocas de los primeros gobiernos tecnócratas españoles, se decidió crear un Ministerio de Transportes y su titular fue el Sr. Salvador Sanchez Terán, el cual tuvo la triste andadura de verse superado en las actuaciones por el Ministerio de Obras Públicas en las vías, por el Ministerio de Industria en los vehículos y por el Ministerio del Interior en las personas y en el tráfico en general. Puede hablarse de fracaso porque nació un Ministerio con un nombre pero vacío de las celosas competencias que defendían otros Ministerios. No hubo voluntad compartida. No se coordinó la actuación interministerial y el celo competencial de cada uno llevó al ministerio de Transportes a su desaparición.

El nombre que se anuncia ahora de Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana abre el enfoque competencial pero NECESITA INCORPORAR A LA DGT (Dirección General de Tráfico) en su organización aunque sea manteniendo su personalidad de Organismo Autónomo de carácter administrativo con presupuesto propio, pero dejando a un lado su sello policial o de orden público de Interior para pasar a dirigir y controlar la circulación con los medios técnicos adecuados, pasando eso sí a la Policía de tráfico en Interior los antecedentes de los conductores peligrosos para su seguimiento. Un buen momento porque el actual Director general de Tráfico, es Ingeniero Industrial, conoce las nuevas tecnologías y entenderá perfectamente las posibilidades de operatividad del control total del tráfico para acercarse a la “Visión Cero” europea aprovechando el Proyecto Galileo de seguimiento de vehículos y personas vía satélite, justo en el momento en que los vehículos europeos de transporte incorporan el tacógrafo de última generación a los de nueva matriculación. Además el actual Director de la DGT es perfecto conocedor de la movilidad urbana pues antes de ser director de la DGT fue responsable de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona y como Ingeniero Industrial de nuestra Universidad UPC conoce perfectamente de la existencia, posibilidades y prestaciones del macroordenador Mare Nostrum elegido a nivel europeo para proyectos de interés continental y con capacidad de recibir, ordenar y gestionar todo el movimiento de vehículos y personas sobre las vías públicas españolas. En nuestra opinión puede ser un gran Ministro del Superministerio en ciernes con visión urbana e interurbana, de vía-vehículo-persona y de ordenamiento del transporte de mercancías y viajeros en el contexto necesario de descontaminación. Es la gran oportunidad. Esperemos que no sea un "sueño de una noche de verano".

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario