Vuelo 797

Vuelo 797

Suceso relacionado con el gas cloro y el ácido cianhídrico (vuelo 797), que ha obligado a cambiar la legislación en el sector aéreo.
13 Febrero 2015

El vuelo 797 de Air Canadá (foto 1) despegó del Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth a las 4:20 pm del día 2 de junio de 1983, con destino al Aeropuerto Internacional de Montreal, Canadá. El avión transportaba 41 pasajeros y una tripulación compuesta por tres auxiliares y dos pilotos.

Dos horas más tarde, comienzan los problemas a bordo. Una azafata, Judy Davidson, huele a quemado en el baño trasero del avión. Con la ayuda del sobrecargo, Sergio Benetti, se intenta extinguir el fuego, pero no sirve de nada; al mismo tiempo, la azafata Laura Kayama, ordena a los pasajeros que estaban en la parte trasera que se sitúen junto con los pasajeros de la parte delantera, cerca de las salidas de emergencia. Minutos después, los sistemas eléctricos del DC9 comienzan a fallar. Los pilotos toman la decisión de tomar tierra en el aeropuerto más cercano y, a las 7:20 pm, el capitán Donald Cameron y el primer oficial Claude Ouimet logran aterrizar el avión en elAeropuerto Internacional de Cincinnati, Ohio. Pero, al abrir las puertas de emergencia para evacuar el aparato, una súbita entrada de aire invade el aparato haciendo que los gases tóxicos generados en el avión, literalmente lo barran por dentro. Un piloto de la compañía Delta Airlines que volaba en círculos sobre el aeropuerto pudo ver con claridad lo que sucedía y tomó la fotografía que se adjunta (foto 2). A pesar de encontrarse a unos metros de la salida, 23 pasajeros fallecieron a causa del humo provocado por el incendio. Las autopsias revelaron altos niveles de monóxido de carbono y, especialmente,de ácido cianhídrico.

Tras la investigación por parte de la National Transportation Safety Board (NTSB), se comprobó que se había producido un cortocircuito y que los materiales plásticos generaron gases extremadamente tóxicos, de forma especial el ácido cianhídrico.

A raíz de este suceso la legislación aérea ha cambiado radicalmente con respecto a la evacuación (obligación de detectores de humo en los baños de los aviones y extintores automáticos, iluminación de emergencia del suelo para la salida hacia las puertas de emergencia, formación de las tripulaciones para la evacuación en un tiempo no superior a 90 segundos) y, especialmente, con el tipo de materiales que incorporan plásticos (cableado eléctrico, moquetas, etc…), precisamente para evitar la generación de gases tóxicos. El éxito de tales medidas se comprobó el 20 de agosto del 2007 cuando el vuelo 129 de China Airlines (un Boeing 737-809) se incendió después de aterrizar en el aeropuerto de Naha, Okinawa, Japón. Todos los pasajeros y tripulantes (165) resultaron ilesos.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario