Ai Weiwei y sus semillas de porcelana: evaluación del riesgo y medidas de seguridad en una sala de exposiciones

Ai Weiwei y sus semillas de porcelana: evaluación del riesgo y medidas de seguridad en una sala de exposiciones

Un poco de historia, arte y toxicología
4 Agosto 2017

Augusto el Fuerte, el príncipe elector de Sajonia y rey de Polonia (1670-1733), fue un apasionado coleccionista.

Durante los últimos 20 años de su vida amasó más de 24.000 piezas de porcelana china y japonesa. Describió su pasión por el precioso y frágil material como la “enfermedad de la porcelana". De todas formas, incluso él se hubiese visto sorprendido por la exposición del artista chino, Ai Weiwei, que se exhibió en la Galería Tate Modern de Londres, en el año 2010.

En la vasta galería, el artista chino (creador del estadio de los juegos olímpicos de Beijng, el “Nido de Pájaro”) creó una gran alfombra de 100 millones de réplicas de semillas de girasol, todas ellas de porcelana pintadas a mano, con un peso de alrededor de 150 toneladas y que cubría un área de 1.000 m3. Casi 1600 personas participaron en su fabricación en pequeños talleres de porcelana de Jingdezhen (la ciudad por excelencia de la porcelana china), donde la neumoconiosis es bien conocida. Después de pintarlas con arcilla negra, las semillas fueron cocidas, lavadas, pesadas, empacadas y enviadas a Londres.

La exposición abrió el 11 octubre de 2010 pero se tuvo que cerrar tres días más tarde debido a los elevados niveles de polvo de sílice que generaban las piezas de cerámica al ser pisadas por el público asistente, provocando que un importante número de personas se quejasen de problemas respiratorios (foto 1). La decisión del artista de no utilizar el esmalte típico de la porcelana, con el fin de crear una semilla de aspecto “más natural”, provocó una mayor propensión a generar polvo.

Tras este revuelo, el mensaje detrás de la sugerente obra de Ai Weiwei se ha perdido. “¿Qué significa ser un individuo en la sociedad materialista de hoy en día?” Weiwei lo describe como “la realización de un trabajo repetitivo, de producción en masa, que acumula el esfuerzo de innumerables personas para finalmente convertirlo en una pieza enorme y completamente inútil”.

Parece razonable suponer que habría sido relativamente fácil controlar los niveles de polvo en la Tate Galery para minimizar los riesgos potenciales tanto para el personal de la galería como para el público visitante. Si una exposición de esa relevancia se clausura, razón de más para tomar conciencia de la carga que supone para la sociedad la neumoconiosis por sílice, y que es nuestra obligación hacer todos los esfuerzos para que se produzca una reducción significativa de su incidencia.

Nota: En la actualidad, una parte (cinco toneladas) de las 150 fabricadas, se encuentra expuesta en la antigua Capilla de Colón, en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla (hasta el 30 de junio del 2013). Para evitar que se repitan los problemas de Londres, la obra debe contemplarse atendiendo a las medidas de seguridad impuestas (una valla de cristal marca la distancia, tal y como se muestra en la foto 2).

Ai Weiwei es hoy día el artista chino con mayor proyección internacional. Nacido en Beijing (1957), estudió cine en su ciudad natal, donde fundó el grupo de vanguardia Xing Xing (Las Estrellas) en los años 70. En 1983 se trasladó a Estados Unidos, donde continuó sus estudios en arte y diseño y se convirtió en una figura destacada dentro de la comunidad de intelectuales chinos en el exilio y de la escena cultural neoyorquina. En 1993 regresó a China, donde ha desarrollado proyectos como comisario de exposiciones, arquitecto y una prolífica actividad en internet, especialmente a partir de su blog. En los últimos años se ha convertido en una de las voces críticas con el régimen chino más conocidas internacionalmente, lo que le supuso en 2011 ser arrestado por parte de las autoridades de su país.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario