Envenenamiento ocupacional por monóxido de carbono en el estado de Washington

Envenenamiento ocupacional por monóxido de carbono en el estado de Washington

Os remito un trabajo sobre las intoxicaciones por monóxido de carbono en el estado de Washington durante el periodo 2000-2005. Adjunto un resumen del artículo y el original.
15 Mayo 2015

La exposición al monóxido de carbono (CO) sigue siendo una importante causa de morbilidad y mortalidad. Niveles excesivos de este gas se pueden encontrar tanto en el lugar de trabajo como en el hogar. Las campañas sobre los peligros potenciales de un mal mantenimiento de las instalaciones en el hogar no han eliminado los casos, que todavía se presentan en un número significativo. De igual forma, el riesgo en el lugar de trabajo ha sido ampliamente reconocido a través del establecimiento de un monitoreo biológico ambiental de la atmósfera de trabajo y a través de una biomonitorización interna de los trabajadores. En los EEUU se encontró que la principal fuente de intoxicación ocupacional por CO fue debida al uso de carretillas elevadoras alimentadas por motores de combustión, en espacios cerrados, sobre todo en cámaras frigoríficas.

El promedio de las emisiones de CO procedente de las carretillas elevadoras con motores de combustión de gasolina se ha cuantificado entre el 1 y el 8%, entre el 0,3 y 1% para aquellos accionados por propano y entre el 0,05 y 0,1% para los propulsados por diesel. Aunque ha habido varios enfoques para reducir o eliminar el riesgo, el más seguro sería utilizar sólo carretillas elevadoras con motor eléctrico en espacios cerrados.

Ante un episodio de dolor de cabeza, mareo, debilidad y náuseas relacionadas con el uso en interiores de las carretillas elevadoras, debe sospecharse la intoxicación por CO y deben hacerse las mediciones de carboxihemoglobina en sangre o la medición del CO en aire espirado.

Los datos de indemnizaciones recibidas por trabajadores del estado de Washington pueden ser usados para orientar los esfuerzos de prevención centrados en el envenenamiento ocupacional por monóxido de carbono. En un periodo de seis años, entre 2000 y 2005, un total de 221 reclamaciones individuales relacionadas con intoxicación por CO fueron identificadas. Ninguno de estos incidentes condujo al fallecimiento de ningún trabajador.

La industria de la construcción tuvo 43 incidentes (20%), seguido por el comercio al por mayor con 32 (15%) y la agricultura con 27 (12%). El combustible de las carretillas elevadoras causó el 29% de todos los incidentes, mientras que el de los automóviles, camiones y autobuses fue responsable del 26%.

Aunque este estudio usó múltiples datos médicos para identificar el envenenamiento por CO en los trabajadores, un sistema de vigilancia que no cuente con tantas fuentes de información puede basarse fundamentalmente en el test de carboxihemoglobina en sangre (COHb). El 67% de los reclamantes expuestos no tenían el control directo de la generación de CO, lo que tiene implicaciones para la prevención de la intoxicación y subraya la necesidad de que todos los empleados sean capacitados en el conocimiento y peligro que representa dicho gas. Además, los avances en la tecnología de los motores deberían ayudar a reducir el riesgo de envenenamiento por CO procedente del combustible de las carretillas elevadoras, especialmente las más antiguas, que están asociadas con altas emisiones de CO (8-10%). Las compensaciones a los trabajadores afectados fueron cifradas en 2.6 millones de dólares.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario