Riesgos laborales entre los recolectores del caucho: ataques de tigres

Riesgos laborales entre los recolectores del caucho: ataques de tigres

Una anécdota sobre el caucho natural de un médico ya jubilado, el Dr. J.T. Mets, durante su estancia en un Hospital en Sumatra, Indonesia, en el año 1959.
28 Noviembre 2014

Un riesgo laboral para los recolectores del caucho en los bosques de Sumatra, Indonesia, es el ser atacado por un tigre. La recogida de caucho se realiza haciendo una pequeña incisión en la corteza de un árbol, y luego fijando, justo debajo del corte, un pequeño canalón de metal que termina en una copa. El látex que gotea en el recipiente más tarde se recoge y se seca al sol para formar grandes planchas de goma.

Una mañana, mientras recogían el caucho, dos jóvenes fueron atacados por un tigre. El suceso ocurrió en un bosque, alejado del hospital a cuyo cargo me encontraba en aquel momento (1959); éste era un hospital perteneciente a la Shell Medical Services, bien equipado, y que contaba con el único quirófano en 200 kilómetros a la redonda.

A su llegada, una de las víctimas estaba semi-comatosa. El tigre le había golpeado en el lado derecho de su cabeza y le había causado una fractura del hueso temporal, con desplazamiento hacia el interior, desgarrándole la piel que le caía hasta la oreja. Abundante sangre y líquido cefalorraquídeo manaban a través de la herida.

Su colega nos contó cómo había ocurrido: su amigo se puso en cuclillas junto a un árbol para hacer sus necesidades, cuando un tigre, viniendo desde atrás, lo había atacado. El compañero había saltado en ayuda de su amigo y había golpeado al tigre con su pesado golok (un machete típico del sudeste asiático).

Entonces, el animal se había vuelto sobre él lanzándole un zarpazo que le desgarró la piel y el músculo de su hombro derecho, y le infligió una grave herida. Sus fuertes gritos alertaron a los otros recolectores y consiguió lograr que el tigre huyese en cuanto los otros compañeros vinieron en su ayuda.

¡Extraordinario el coraje de este joven para atacar al tigre, y así salvar la vida de su amigo!

Dos días les llevó a sus compañeros llegar a nuestro hospital, transportando las dos víctimas primero en barco, y luego a través de la carretera. La intervención quirúrgica del primer hombre consistió en la limpieza de la herida bajo anestesia general, levantar el fragmento del hueso temporal hasta volver a realinearlo, suturar la galea aponeurótica eliminando el tejido necrotizado y cerrar la herida, dejando un drenaje en su lugar. Tras recibir suero antitetánico y administrarle aureomicina por vía intravenosa durante algunos días, el hombre pronto recuperó la plena conciencia.

El otro joven fue tratado con limpieza de la herida, sutura de los músculos, fascia y piel, y administración de suero antitetánico y antibióticos durante unos días. Gracias a los esmerados cuidados de enfermería pronto se recuperó, y en una semana pudo ir a su casa. A su compañero, más grave, la recuperación le llevó mucho más tiempo. Cuando, finalmente, los amigos vinieron a recogerlo para regresar a casa, se alejó de nosotros con una brillante sonrisa en su rostro, al mismo tiempo que, agitando su mano, decía: ¡Terima Kasih Banyak! (¡Yo se lo agradezco mucho¡) una docena de veces!

¡Sin duda ambos hombres tendrán mucho tiempo para contar y disfrutar su fantástica historia ante sus familiares y amigos!
Dr. J.T. Mets

Nota: El caucho es un polímero que surge como una emulsión lechosa (conocida como látex) en la savia de varias plantas, pero que también puede ser producido sintéticamente. En la actualidad más de la mitad del caucho usado es sintético, pero aún se producen varios millones de toneladas de caucho natural anualmente (especialmente en plantaciones de las grandes industrias de los neumáticos).

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario