JHON BOYT DUNLOP: La imaginación neumática de los escoceses.

JHON BOYT DUNLOP: La imaginación neumática de los escoceses.

Los neumáticos con cámara de aire y cubierta de goma-caucho son si duda el más importante invento para la seguridad vial desde la aparición de los vehículos a motor. Dos escoceses lideraron el proceso de presentación del mejor prototipo.
19 Noviembre 2014

Con permiso de las bielas y los pistones de los motores de explosión y de combustión, que sufren el enorme desgaste de la transformación de la energía química en mecánica y se erigen como los grandes elementos resistentes del vehículo de tracción mecánica, nadie pone en duda que el neumático convencional es el elemento más fuerte de todo el complejo mundo de la seguridad activa de los vehículos que circulan por nuestras vías públicas, y no tanto por ser el eterno elemento sufridor del reparto del peso de la carga de la carrocería más sus ocupantes sino porque, finalmente, es la rueda la que está siempre en el extremo de la cadena cinemática y la que constantemente lucha con la rugosidad del pavimento para acelerar, decelerar o para acoplar la adherencia adecuada en todo momento. Es el neumático el que nos mantiene sobre el firme cuando nos acercamos a la velocidad crítica de una curva y es su diseño, sus componentes y su dibujo el que nos garantiza un coeficiente de rozamiento adecuado para evitar deslizamientos y derrapes.

 La demostración más clara son las carreras de Fórmula 1, cada vez más influidas por el uso de neumáticos duros o blandos o medios según sea el tipo de pavimento o su nivel de humedad. Su desgaste o resistencia acaba decidiendo los Mundiales: ya no es correr más sino detenerse lo mínimo en los boxes para el cambio de neumáticos.

Los reconstructores de accidentes de tráfico sabemos que si en la inspección ocular hay alguna rueda reventada es que ha habido gran violencia en el impacto de la colisión, un factor mucho más convincente que incluso la cota de deformación de la chapa metálica de la parte de la carrocería colisionada.

En 1888, el veterinario e inventor escocés, John Boyd Dunlop, desarrolló el primer neumático con cámara de aire para el triciclo que su hijo de nueve años de edad usaba para ir a la escuela por las calles bacheadas de Belfast donde entonces residía. Para resolver el problema del traqueteo, Dunlop aplicó aire a unos tubos de goma con una bomba de doméstica que usaban parapara inflar balones. Después envolvió los tubos de goma con una lona para protegerlos y los pegó sobre las llantas de las ruedas del triciclo. Hasta entonces, la mayoría de las ruedas tenían llantas con goma maciza, pero los neumáticos permitían una marcha notablemente más suave. Desarrolló la idea y patentó el neumático con cámara el 7 de diciembre de 1889. Sin embargo, dos años después de que le concedieran la patente, Dunlop fue informado oficialmente de que la patente fue invalidada por el inventor, también escocés, Robert William Thomson, quien había patentado la idea en Francia en 1847 y en Estados Unidos en 1891.  Dunlop ganó una batalla legal contra Robert William Thomson y revalidó su patente.

El desarrollo del neumático con cámara de Dunlop llegó en un momento crucial durante la expansión del transporte terrestre, con la construcción de nuevas bicicletas y automóviles. Y bien pronto las cadenas de producción incorporaron y perfeccionaron los neumáticos en los modelos del mercado. Una línea a la que no tardaron de apuntarse los italianos de Pirelli y los franceses de Michelin que quizás han sabido aprovechar mejor el efecto comercial de la marca.

Los escoceses siguen teniendo siempre ese peldaño de ventaja dentro de la plataforma anglosajona del Reino Unido y la Commonwhealth. Y no solo Alex Salmond y Cutty Sark con sus respectivos objetivos sino también con los neumáticos.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario