JORNADA NUEVAS TECNOLOGÍAS APLICADAS PARA UN REGRESO SEGURO A LA EMPRESA

test

JORNADA NUEVAS TECNOLOGÍAS APLICADAS PARA UN REGRESO SEGURO A LA EMPRESA

Si te perdiste la JORNADA NUEVAS TECNOLOGÍAS APLICADAS PARA UN REGRESO SEGURO A LA EMPRESA puedes verla aquí
29 Mayo 2020

En la “normalidad” aspirábamos a crear una Cultura de la Prevención que mantuviera a las personas en una buena disposición a realizar conductas positivas en el entorno de la Seguridad y Salud Laboral. Esto contribuiría a adquirir costumbres, conductas y hábitos seguros en el trabajo, y que estos se extendieran más allá de los espacios laborales. Actitudes, en definitiva, que impregnaran todas las conductas de los individuos en su vida social.

Sin renunciar a esta búsqueda de la Cultura de Prevención, ni mucho menos, pero en la situación de nueva normalidad (nn) y ante la premura de tiempo para cambiar conductas, y a sabiendas de que los cambios conductuales que necesitamos con inmediatez, acostumbran a demorarse en el proceso de adquisición y adopción, nos vemos forzados, por la necesaria incorporación inmediata al puesto de trabajo, a reducir el tiempo de aprendizaje y la modificación de conductas. En algunos casos de forma radical buscando el resultado idóneo de Zero errores.

Somos conscientes de que estas nuevas formas de actuar y relacionarse con los colegas de trabajo, con los clientes, con las personas del entorno… debido a este “extraño enemigo”, provoca que debamos proveernos de gadgets, accesorios, y tecnología al uso, para no caer en comportamientos que antes eran normales y que hoy se han convertido en conductas de riesgo: saludar estrechando la mano, llevar el café a los colegas, apoyarnos en el escritorio de un compañero son algunas de ellas.

Por lo tanto, necesitamos nuevos modelos conductuales de relación, y deberemos echar mano de la tecnología para utilizarla de forma instrumental y racional, para que nos ayude a cometer los mínimos errores.

Por ejemplo, si no hemos seguido el protocolo de limpieza en el área de trabajo o en los accesos, pongamos una barrera de bioseguridad que nos evite el contagio. Si hemos contraído la enfermedad, que podamos revisar nuestros contactos en el trabajo, para actuar y generar las medidas de cuarentena precisas con aquellos compañeros con los que tuvimos relación cercana. Que podamos generar sistemas de detección temprana de cambios en la salud de los trabajadores para avisar de que una persona es o puede ser un potencial foco de contagio. Y, por supuesto, mediante la explotación inteligente de los datos, que podamos anticipar y corregir posibles situaciones de riesgo.

Este impacto de las nuevas tecnologías en las formas de organización productiva, que teníamos reservado para un cambio radical en los sistemas de producción de la industria 4.0, como podían ser las apps diseñadas para el_ work on demand_ deben tener ahora un doble valor. Por un lado cambiar la esencia misma del trabajo; y por otro, convertirse en un aliado tecnológico para tener controlada la situación de crisis de salud actual. Todos necesitamos tener las situaciones bajo control y espacios de trabajo seguros para seguir trabajando de forma sana y eficiente.

¿Qué opinas de este artículo?