Relación del líder y el colaborador

Relación del líder y el colaborador

La relación del empleado con su organización pivota sobre dos puntales: el racional y el emocional.
5 October 2020

Redacción 

El primero, deriva del marco legal y transaccional por el que el trabajador presta sus conocimientos y su tiempo a cambio de una recompensa. El segundo, deriva de los vínculos de carácter psicológico que se establecen más allá del contrato laboral, en lo que se podría denominar un contrato psicológico.

La empresa espera del empleado un buen desempeño, una buena relación de este con sus compañeros y con sus jefes, y unos comportamientos facilitadores del consenso y la buena armonía, así como una actitud proactiva. Por otro lado, el empleado espera tener una consideración por parte de la empresa, tener posibilidades de crecimiento personal y profesional, un trato justo y equitativo y percibir el estar en aquella organización como un factor positivo en su trayectoria.

Este vínculo emocional entre empleado y empresa se materializa en gran parte por la relación empleado - líder. El empleado se compromete más con la empresa si percibe un buen clima de comunicación y una adecuada política de bienestar. Si el líder y el empleado tienen una buena relación, hay más compromiso del empleado. Este tiene una mejor percepción del clima existente en la organización.

Teoría sobre la relación líder-colaborador de George Graen

Graen considera que el líder establece una relación única con cada uno de sus empleados. A esta relación de intercambio líder-miembro la denomina LMX (Leader Member Exchange) y es la que determina el grado de satisfacción y efectividad tanto de los miembros del grupo como del propio grupo. Los miembros que tienen una relación de alta calidad con su líder tienen la moral más alta y son más productivos.

Este intercambio pasa por diversas fases o etapas:

Etapa 1. Asunción de roles. Se produce cuando los miembros del equipo se unen al grupo. El líder y el colaborador se evalúan mutuamente. Analizan las respectivas actitudes y expectativas. Valoran qué es lo que pueden intercambiar y en que se pueden beneficiar mutuamente.

Etapa 2. Ejecución de roles. Los nuevos miembros del grupo empiezan a trabajar en proyectos y tareas. El líder y colaborador se mueven en un clima de confianza, lealtad y respeto mutuo. El líder espera que los miembros del equipo trabajen duro, sean leales y fieles. Durante esta etapa, a menudo de forma insconsciente, los líderes clasifican a los colaboradores en dos grupos:

In-Group: formado por los miembros del equipo que se muestran leales, confiables y calificados. El líder confía más en ellos, les dedica mayor atención y les otorga trabajos desafiantes e interesantes y oportunidades de capacitación y promoción.

Out-Group: formado por los miembros del equipo que han traicionado la confianza del líder, se siente desmotivados o presentan cierta falta de competencia. El trabajo asignado al grupo suele ser limitado y poco gratificante, no desarrollan tanta relación con el líder y reciben escasas oportunidades de crecimiento o avance.

Etapa 3. Rutinización. En este estadio las rutinas entre ambas partes, líder y colaboradores, quedan establecidas. Los miembros del in-group trabajan duro para mantener la buena opinión del líder, mostrando confianza, respeto, empatía, paciencia y persistencia. Por otra parte, los miembros del out-group pueden empezar a sentir desconfianza o aversión hacia el líder y crecer su deseo de abandonar el equipo para empezar de nuevo.

Clasificación IN GROUP - OUT GROUP del modelo LMX

Esta teoría se utiliza para que los directivos sean conscientes de cómo perciben a los miembros de su equipo y se aseguren de ofrecerles a todos una oportunidad justa.

Para aplicarla, el directivo debe seguir los pasos siguientes:

  1. Identificar al out-group y analizar por qué ha clasificado a sus miembros en este grupo. Conviene analizar de forma imparcial cómo trabajan y comparar los hechos con las percepciones.
  2. Reestablecer la relación con los miembros del out-group, dedicando tiempo a conocer a cada miembro del equipo, sus objetivos personales y profesionales, y saber si están contentos con su trabajo.
  3. Ofrecer oportunidades de capacitación y desarrollo a los componentes del outgroup, empezando por oportunidades de bajo riesgo para probar y desarrollar sus habilidades.

El éxito del líder consiste en que sea capaz de llegar a la tercera etapa.

Los 5 Niveles de Liderazgo John C Maxwell

“El valor de un gran líder para cumplir su visión viene de la pasión, no de la posición”

“Un líder es aquel que conoce el camino, anda en el camino y muestra el camino”

John C. Maxwell

Según el Dr. John C. Maxwell, experto en liderazgo, el verdadero liderazgo no es cuestión de tener una determinada posición o título. De hecho, en su libro “Los Cinco Niveles de Liderazgo”, la posición es sólo el primero de los cinco niveles que los líderes eficaces consiguen.

Los 5 niveles de liderazgo John C Maxwell

Nivel 1. Posición

Corresponde al nivel de los derechos. La gente sigue al líder porque tiene que hacerlo. Es el nivel más básico de liderazgo para cualquier persona, se basa en un título o descripción de trabajo. Si la gente sigue a un líder sólo porque se le ha nombrado jefe o líder de equipo, ese es un líder por posición.

En este nivel, la influencia del líder no se extenderá más allá de lo que es la descripción de su puesto de trabajo. La única autoridad que posee es la que el título le da.

El liderazgo que se queda en este nivel por largo tiempo se debilita en vez de fortalecerse. El líder que quiere que otros lo sigan simplemente porque es el jefe, pronto pierde el respeto de la gente.

Aspectos a desarrollar para pasar al siguiente nivel

  1. Prepararse para estar un paso adelante en todo, asegurándose de conocer bien la empresa y su gente.
  2. Conocer bien las tareas y el equipo para generar confianza y guiar mejor al equipo.
  3. Conectar al equipo con los propósitos de la empresa para que sus miembros se sientan como parte de la familia, es importante que sepan bien qué función tienen y cómo pueden ayudar a mejorar su lugar de trabajo. La comunicación y la gestión de las relaciones son aspectos clave.

Nivel 2. Permiso

Es el nivel de las relaciones. Las personas siguen al líder porque confían en él y quieren hacerlo. Le seguirán más allá de su autoridad establecida. Le respetan y admiran, ganando facultad para influir sobre ellos. Este nivel ayuda a crear relaciones estrechas con los colaboradores a través del mismo desarrollo de su gente, así como relaciones estrechas y sentido de pertenencia. Pero sólo las relaciones positivas no son suficientemente fuertes para crear un liderazgo duradero. Para cosechar las recompensas de un liderazgo positivo, es necesario subir al siguiente nivel.

Aspectos a desarrollar para pasar al siguiente nivel

  1. Apreciar al equipo recordando que está formado por personas, con sus necesidades y proyecciones.
  2. Desarrollar el equipo de trabajo para que sus miembros crezcan junto con los logros alcanzados.
  3. Delegar tareas importantes en el equipo para mejorar su preparación, organización y espíritu de desarrollo.

Nivel 3. Producción

Es el nivel de los resultados. La gente sigue al líder por lo que ha hecho por la organización. En este nivel, la influencia se cimienta y el respeto por lo que el líder y sus seguidores logran juntos crece. El esfuerzo se traduce en resultados, los números son positivos, las ganancias aumentan, la productividad está al máximo y la mayoría de las personas perciben el éxito.

Es el momento donde las metas son alcanzadas y se plantean otras nuevas, más ambiciosas y difíciles, pero con la certeza de que el líder y su equipo podrán afrontarlas y conseguirlas. El éxito de un líder es beneficioso para todos sus seguidores y –por ende- para la organización.

En este nivel, el líder y los seguidores empiezan a disfrutar juntos del éxito, pero para alcanzar un impacto que cambia vidas y un éxito duradero, es necesario dar el salto al siguiente nivel.

Aspectos a desarrollar para pasar al siguiente nivel

  1. Aceptar el crecimiento de los miembros del equipo. Muchos de ellos comenzarán a escalar en jerarquía y otros se irán a mejores puestos, dentro y fuera de la compañía.
  2. Seguir desarrollando al equipo asegurando un ambiente siempre propicio para trabajar, mostrando apoyo y reconocimiento a quien se lo merezca.
  3. Aprender a ser agente del cambio para saber cuándo es importante modificar de rumbo, qué estrategias son mejores y qué o quienes no funcionan.

Nivel 4. Desarrollo de personas

Es el nivel de la reproducción. La gente sigue al líder por lo que ha hecho por ellos. Los mejores líderes ayudan a desplegar el potencial de los otros para que también lleguen a ser líderes. Cuando avanza hacia el nivel de facultar personas cambia su enfoque: de inspirar y dirigir seguidores, pasa a desarrollar y a dirigir líderes.

Cuando se convierte en un líder que desarrolla personas, se esfuerza por reproducir su liderazgo en otros y ayudar a la gente a alcanzar el desarrollo de su potencial. El tiempo que pase con personas es una inversión. Estas comienzan a reflejar grandes capacidades de liderazgo. Se crean lazos más firmes y fuertes, la lealtad es uno de ellos. Las personas dejan de ser el equipo y se convierten en su mano derecha. Como resultado, le respetan no sólo por lo que haya hecho por el equipo, sino también por lo que ha hecho por ellos como personas.

Aspectos a desarrollar para pasar al siguiente nivel

  1. Seguir desarrollando a la gente. Este es el secreto para lograr un liderazgo efectivo.
  2. Reconocer a la gente como el elemento más valioso de la empresa.
  3. Brindar oportunidades de crecimiento promoviendo a las personas.
  4. Atraer a otros ganadores, reclutando gente con grandes capacidades para lograr nuevas metas.

Nivel 5. Personalidad

El quinto y más elevado nivel de liderazgo es el nivel del Respeto. La gente sigue al líder por lo que es y lo que representa. Es el mejor de los mejores. El nivel al que cualquier líder quisiera llegar, donde sus méritos han rebasado expectativas y condiciones. Su reputación habla más que su trabajo y los colaboradores le respetan por cada logro cumplido. Se ha convertido en más que un líder, en un mentor.

Muy pocos líderes llegan a este escalón, reservado para líderes que han pasado años ayudando a otras personas y organizaciones a crecer. Como líder, no se puede aspirar a alcanzar el nivel cinco. Lo más que se puede hacer es abrirse paso a través de los primeros cuatro niveles con tantas personas como las que pueda con el propósito de agregar valor a sus vidas, y hacer de eso el todo en la vida del líder. El resto llegará solo.

Características de un gran líder

  • Cosecha lealtad.
  • Se ha convertido en un formador de líderes.
  • Es un mentor con amplia experiencia.
  • Sabe que el mayor propósito es desarrollar a su gente.
¿Qué opinas de este artículo?