GAS STATION, 1940. Edward Hooper (1882-1967). The Museum of Modern Art, New York

GAS STATION, 1940. Edward Hooper (1882-1967). The Museum of Modern Art, New York

Son las operaciones de suministro de combustible para la automoción la principal fuente de contaminación por benceno en las grandes ciudades, especialmente durante la operación de rellenado de los tanques que abastecen a los surtidores desde las cisternas de transporte.
12 Noviembre 2013

En la época en que Hopper pintó este cuadro, 1940, el artista padecía un severo proceso de depresión y había sido sometido a una intervención quirúrgica. Hopper fue un pintor obsesionado por plasmar de una manera realista la bulliciosa vida norteamericana. Daba igual que el objeto de su pintura fuese una estación de tren, un bar, un restaurante o una estación de servicio, como en este caso. Hopper pintó su país tal y como lo veía, con un estilo visual altamente poético. La composición parece un fotograma a punto de convertirse en una imagen animada. Una larga carretera se adentra en una inquietante oscuridad que parece formar un túnel y que contrasta magníficamente con los amables tonos de los surtidores y del edificio blanco del garaje. La luz natural del cielo también contrasta admirablemente con la luz artificial de la gasolinera.

El pintor estadounidense Edward Hopper fue uno de los principales representantes del realismo del siglo XX. A pesar de que durante gran parte de su vida su obra pictórica no recibió la atención de la crítica ni del público y se vio obligado a trabajar como ilustrador para subsistir, en la actualidad sus obras se han convertido en iconos de la vida y la sociedad moderna. 

Edward Hopper nació el 22 de julio de 1882 en Nyack, Nueva York. Estudió en la New York School of Art con William Merrit Chase y Robert Henri. Realizó varios viajes a Europa, y desde muy pronto se interesó por la cultura y el arte europeos, en especial por la obra de Edgar Degas y de Édouard Manet. Desde 1910 residió de forma permanente en Nueva York, en su casa de Washington Square. En 1924 se casó con Jo Nivinson, quien no sólo posó para él en numerosas ocasiones, sino que además elaboró durante toda su vida un detallado registro de su obra. Su producción artística es relativamente escasa, ya que fue un pintor de ejecución lenta y pausada. En un primer momento se relacionó con la denominada American Scene, un grupo heterogéneo de artistas que compartían un mismo interés por los temas propios de América, pero pronto Hopper desarrolló su personal estilo pictórico. Su carácter taciturno y sus formas austeras tuvieron un fuerte reflejo en su obra, que se caracteriza en su conjunto por la simplificada representa
ción de la realidad y por la perfecta captación de la soledad del hombre contemporáneo. A través de su pintura nos acercamos a la América de la Gran Depresión, que para él simbolizaba la crisis de la vida moderna. 

El tratamiento cinematográfico de las escenas y el personal empleo de la luz son los principales elementos diferenciadores de su pintura. Aunque pintó algunos paisajes y escenas al aire libre, la mayoría de sus temas pictóricos representan lugares públicos, como bares, moteles, hoteles, estaciones, trenes, todos ellos prácticamente vacíos para subrayar la soledad del personaje representado, acentuando el efecto dramático a través de los fuertes contrastes de luces y sombras.

Aunque hacia 1930 aumentó considerablemente su fama, realmente su fortuna crítica comenzó a crecer a partir de su muerte, el 15 de mayo de 1967 (Nueva York), cuando empezó a ser reconocido como uno de los grandes maestros del arte del siglo XX.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario