Conducta segura. Cuestión de costes y beneficios.

Conducta segura. Cuestión de costes y beneficios.

¿Qué probabilidad hay de emisión de conductas seguras si resulta más cómodo realizar el trabajo emitiendo conductas de riesgo?
17 Diciembre 2013

En 1932, el psicólogo Tolman inicio los primeros trabajos en los que consideraba que las conductas de las personas estaban basadas en elecciones (por la propia persona) entre distintas alternativas con el objetivo de maximizar el placer y minimizar el dolor. Si este enunciado los trasladamos a la prevención de riesgos laborales y en concreto a la conducta segura frente a la conducta de riesgo, ¿Es posible determinar que el trabajador que emite una conducta de riesgo es porque le resulta más sencillo? Es decir, a la hora de elegir entre emitir conducta segura o conducta de riesgo, ¿Elige la que menos esfuerzo le va a suponer sin evaluar las consecuencias?. ¿Estamos hablando de costes – beneficios?.

En 1964, Victor Vroom fue un paso más allá y completando el trabajo de Tolman consideró que la conducta de las personas estaba dirigida por tres variables: (1) Expectativas; (2) Valencia; (3) Instrumentalidad. ¿Es posible que la probabilidad de emisión de conductas seguras frente a las de riesgo tenga que ver con estas variables?

La expectativa es la creencia que tiene la persona sobre si la realización de un determinado esfuerzo le llevará al resultado deseado. Ej. “Colocar la escalera inclinada me posibilita llegar a ese punto de la pared y no tengo la necesidad de ir a por otra escalera. Tendré cuidado al subirme.”

La valencia señala el valor que se da a los resultados. Ej. “Llego tarde a mi cita, me interesa acabar cuanto antes el trabajo.”

Instrumentalidad, la fuerza entre las relaciones de las variables anteriores. Ej. “Llego tarde a mi cita. Tengo que acabar el trabajo lo antes posible. La única manera de hacerlo es colocando esta escalera inclinada para llegar a la estantería y así me ahorro tener que ir a por otra. Subo con cuidado, total que me va a pasar.”

Como podemos apreciar, si el trabajador considera la conducta de riesgo como la más beneficiosa para sí (en función del resultado que pretenda con ello), no percibe el riesgo real existente, y si a la vez le supone un menor coste emitir dicha conducta, en este trabajador aumentará la probabilidad de emisión de conductas de riesgo.

Parece ser que tenemos otra clave para el inicio de conductas seguras. Si queremos que los trabajadores emitan conductas seguras en detrimento de las conductas de riesgo, debemos darle motivos para que lo haga. Y en este caso, aumentar el beneficio de la emisión de conductas seguras suponiendo con ello un esfuerzo mayor de la emisión de conductas de riesgo.

¿Y qué podemos hacer?. Por ejemplo:

  • Tener las herramientas adecuadas a mano para el trabajo a realizar.
  • Tener los equipos de protección individual al alcance del trabajador.
  • Hojas de instrucciones, procedimientos de trabajo, evaluaciones de riesgos en el puesto de trabajo para que puedan ser consultados en todo momento.
  • Formación, información y concienciación continua.
  • Refuerzo positivos en conductas seguras y recriminación en conductas de riesgo.
  • Etc

Observando y preguntando por que se hace lo que se hace comprenderemos los motivos que dan lugar a dichas conductas.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario