GESTIÓN INTEGRAL DE PROTECCIÓN DE PERSONAS Y RECURSOS. II PARTE.

GESTIÓN INTEGRAL DE PROTECCIÓN DE PERSONAS Y RECURSOS. II PARTE.

consecuencia de lo anterior la Cultura preventiva en la dirección de la protección integral de las personas y recursos constituye una obligación país, derivada de los propios Tratados de Libre Comercio y a los que las empresas deben someterse
6 Agosto 2014

E.- PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS

 Uno de los pilares de la gestión integral de protección, es la que dice se refiere a la administración y protección de las personas y los recursos..En esta materia se trata de una idea de cambio sustancial de conceptos, en el que, como todo cambio, se desecha lo antiguo, el viejo modo de hacer seguridad y se cambia por el control integral de pérdidas. Este instrumento de gestión provoca el desarrollo de las personas que laboran en la empresa, con una orientación neta hacia el fin, objetivo o razón de ser de ella, mediante desarrollo de la automatización; el trabajo y la colaboración de externos por medio del outsourcing.

 Concentrando el trabajo de la empresa en lo que es su tarea principal y abriéndose al mercado, entregando posibilidades a otros empresarios. El sistema se desarrolla entregando mayor responsabilidad a la propia gente de la empresa quienes manejan los activos del dueño con una mejor visión de sus metas logrando hacer efectiva la idea que “el mayor capital de la empresa es su gente”.

 Es así, como la Ley (20.123) en el día de hoy percibe la entidad económica.

 Dice Pizarro Contador: “La tendencia observada en los últimos años en las empresas mineras indica que estas tienden a concentrarse en las actividades propias de su negocio y externalizar las funciones ajenas a su giro. Con ello, se provoca el desarrollo de empresas regionales y nacionales en rubros como ingeniería, servicios, construcción, asesorías profesionales, producción de insumos, energía, alimentación y seguridad, entre otros. Este es el encadenamiento productivo que se genera a partir de la minería”.

F.- PARTICIPACIÓN DE LA GENTE

 La empresa chilena se ha caracterizado por su estilo de gestión paternalista, recargada de burocracia e inhibidora de las perspectivas de creatividad. El cambio debe producirse orientada a la participación de las personas, a fin que entreguen su conocimiento y experiencia en los procesos productivos. Se requiere frente a esta necesidad, aprender a comunicar lo relacionado con la política de la empresa, sus valores corporativos, transparentar sus objetivos esenciales o su giro, extendiendo este concepto a la noción de trabajo compartido, con una visión compartida. Es interesantísima la visión futurista y la proyección que los gerentes deben dar a su gente, pues, ella se requiere para un largo plazo, eliminando la inmediatez oportunista y en cambio, mirar a metas que se deseen alcanzar en el plazo de a lo menos veinticinco años.

 Lograda la etapa de la comunicación se puede ya realizar análisis comparativos con otras empresas, observar las diferencias, los proyectos que se necesitan para alcanzar las metas,

En este esquema, Pizarro Contador, nos entrega la idea de responsabilidad en la supervisión de los trabajos y en la educación y conducta de los trabajadores. Dice: “la supervisión es la responsable de inducir, entrenar y alinear a su equipo de trabajo en la filosofía de la prevención, de tal manera de asegurar en todo instante un comportamiento acorde con los valores normas y procedimientos establecidos. Me atrevo a afirmar que la conducta laboral de un trabajador es el mejor reflejo del control directivo ejercido por la línea.

 Un trabajador seguro, eficiente, productivo y respetuoso del ambiente, significa que tiene un jefe que ejerce un control directivo inspirado en la ética de la prevención”.

 Es precisamente lo que hemos estado tratando de hacer entender a los niveles superiores desde lel aula universitaria, sin que hayamos logrado ser oidos por quienes deben atender las proposiciones nuevas, aun que sea por el hecho de someterlas a discusión. En esta VIII Región, es posible llegar a sospechar que el gerenciamiento ha renunciado a dar una rentabilidad a los recursos de la empresa, en especial, a las personas. Pero, desgraciadamente este vicio se ha transformado en una institución incluso de la administración pública, que comparativamente hablando, manifiestas serias deficiencias en la Gestión Integral de las Personas, constituyendo la contradicción más elemental en lo valórico y en lo legal, desde que con ello se violentan los claros Principios Constitucionales consignados en el primer artículo de la Carta Fundamental.

 Entonces, cogito, ¿si el Estado-Administrador, no reconoce los derechos fundamentales de sus trabajadores, como este mismo ente de derecho público puede supervigilar que los privados los reconozcan y sancionarlos en caso contrario?

G.- MAXIMIZAR EL VALOR NETO POTENCIAL DE FLUJOS ECONÓMICOS

 Para ello, se recomienda realizar “una serie de impulsos estratégicos”, cuyos resultados deben ser recogidos en un plazo determinado. En este campo debe tenerse presente que el dueño de la empresa, su directorio o su gerente, se incentivarán en la medida que el resultado sea positivo respecto del valor de las acciones finales del periodo. Toda empresa, por regla general, especialmente en el caso de las empresas de producción de bienes no renovable, tiende invariablemente al aumento de los costo y a las dificultades en la producción, entre ellas la más determinante, el conocimiento que dichos bienes no renovables son finitos.

La empresa podrá ser mucho más competitiva si disminuye su costo o los hace decrecientes, lo que las obliga a estar preparadas para la baja del precio del producto.

H.- ADMINISTRACIÓN Y PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS

 Además, de lo ya dicho en cuanto a la limpieza interna de actividades que no son estrictamente las del giro, otra estrategia fundamental dice relación con la gestión integral de protección a las personas y los recursos. Ello deriva de la comprensión del hombre-trabajador como ser integral, es decir, con necesidades esenciales conforme a su propia esencia, ubicado en una familia, en una sociedad y en un lugar geográfico, de donde debe obtener los medios suficientes para dar cumplimiento al objetivo propio del ser humano: el derecho a ser feliz, en términos objetivos, lo que implica la existencia de medios y posibilidades, no una apreciación subjetiva o romántica.

 La protección de las personas significa valorar y rentabilizar este activo de la empieza, hoy, en concepto de los especialistas el más importante, atendida la experiencia ganada, el conocimiento y las destrezas incorporadas a su formación laboral empírica y práctica.

 La dura competencia internacional ha llegado a los ámbitos internos de nuestra nación, aún más, en el cumplimiento de los tratados internacionales, se ha introducido en los aspectos internos, propios de la soberanía de la empresa y en los que antes nadie podía invadir. Como consecuencia de lo anterior la Cultura preventiva en la dirección de la protección integral de las personas y recursos constituye una obligación país, derivada de los propios Tratados de Libre Comercio y a los que las empresas deben someterse obligatoriamente, si pretenden hacer uso de los beneficios que conllevan.

 Una vez más, debemos repetir que el concepto de toda la doctrina de gerenciamiento de Nelson Pizarro Contador implica una preocupación seria que se asienta en el hecho, ya incuestionable, que la producción no puede ir separada de la prevención, en cuanto como Cultura Preventiva, constituye una ventaja competitiva y económica muy potente, en especial, si esta tiene el objetivo de convertirse en un eje estratégico de la competitividad de la empresa.

I.- PARADIGMA DE LA PRODUCCIÓN ANTES QUE TODO

 Luego de lo expresado, es comprensible para todos que, el concepto de producir con la cabeza gacha y los ojos vendados, es un paradigma gerencial de magnitud, el que debe ser resuelto por el estudio y la preocupación de las nuevas doctrinas y pensamientos, como el de Pizarro Contador, con el objeto de dar una respuesta de resultado positivo y competitivo, dentro del periodo de producción. En efecto, muchas empresas y muchos gerentes, no han puesto sus ojos en la pérdida y deterioro de importantes activos de la empresa como son las personas y los recursos. Despreciando o “pato cojo”, desde que todo o gran parte de lo que se gana con el aumento de la producción, se pierde o disminuye por los costos directos en perjuicios a las personas y daños a los recursos. Un accidente laboral, no solo implica pérdida inmediata por responsabilidad ante el siniestro que afecta a un trabajador. Puede presentar, y de hecho así es, pérdidas de maquinarias, producción, disminución de la productividad, inseguridad de los trabajadores, temor en producir y ello durará por varios días, aumentando de ese modo los costos generales de producción.

 Este Gerente, antes que nadie en Chile, percibió en la práctica la verdad de este principio de gestión, pero desgraciadamente, aun, cuando ha sido probado fehacientemente los beneficios de la Cultura Preventiva, muchas empresas en el área pesquera, forestal o de la construcción, aparecen con altos porcentajes de siniestralidad, de la que solo la falla de una Gestión Integral de Protección alas Personas y Recursos es la responsable, y ello, solo depende de la agudeza gerencial, no de los trabajadores.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario