Interrumpir el sueño después de unos minutos puede impulsar la creatividad.

Interrumpir el sueño después de unos minutos puede impulsar la creatividad.

Una técnica para interrumpir la primera etapa del sueño ayuda a las personas a resolver un problema matemático; el mismo enfoque fue utilizado por Thomas Edison y Salvador Dali
17 Diciembre 2021

¿De dónde viene la creatividad?

Según personas como el inventor estadounidense Thomas Edison, nuestra inventiva surge durante un estado mental inusual a medida que nos quedamos dormidos.

Un nuevo apoyo para esta idea proviene de un estudio que encuentra que las personas obtienen información sobre un problema matemático complicado si se les permite ingresar a las etapas iniciales del sueño y luego se despiertan.

Cuando las personas se duermen, pueden pasar unos minutos en un estado llamado hipnagogia o “N1”, a menudo caracterizado por sueños vívidos, aunque generalmente las personas progresan hacia un sueño profundo y olvidan los sueños cuando se despiertan.

Cuando se enfrentaba a problemas difíciles, Edison solía aprovechar este estado haciendo que se despertara antes de poder conciliar el sueño más profundamente. Hizo esto sosteniendo una bola de acero en cada mano mientras se alejaba. Cuando perdía el conocimiento y dejaba caer las bolas, el ruido lo despertaba de un tirón. Otros, como el artista español Salvador Dalí, también han utilizado sus conocimientos creativos de este estado medio dormido.

Delphine Oudiette, del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de París, ha estado interesada durante mucho tiempo en sus propias experiencias de hipnagogia, por lo que probó el vínculo con la creatividad de manera objetiva al hacer que las personas abordaran un problema matemático. Se les dio secuencias numéricas de ocho dígitos y tuvieron que manipularlas de cierta manera aplicando dos reglas, hasta que llegaron a una respuesta final. No se les dijo que un simple atajo también daría la respuesta correcta en todo momento.

El equipo de Oudiette pidió a 103 personas que realizaran la tarea de matemáticas, luego se les dio un descanso de 20 minutos en el que se les animó a cabecear recostándose en una silla reclinable en una habitación oscura con los ojos cerrados. Se excluyó al 16 por ciento de los participantes que resolvieron el atajo antes de la etapa de sueño del estudio.

De manera similar a la técnica de Edison, a las personas se les pedía que sostuvieran una botella en la mano, configurada para que si se quedaban dormidos y la dejaban caer, el ruido pudiera despertarlos. A los voluntarios también se les colocaron electrodos en el cuero cabelludo para que los investigadores supieran si realmente se quedaron dormidos.

Con este método, 24 personas tuvieron al menos un episodio de sueño N1 de 30 segundos durante su descanso; otros 14 pasaron por N1 a una etapa más profunda del sueño, mientras que el resto no se durmió en absoluto.

Después del descanso, estos voluntarios realizaron la tarea de matemáticas por segunda vez. En esta ocasión, el 83 por ciento de los que solo habían llegado a la etapa N1 resolvieron el atajo oculto. Las tasas de éxito para aquellos que permanecieron despiertos o progresaron al sueño N2 fueron del 31 por ciento y el 14 por ciento, respectivamente.

Oudiette cree que la etapa N1 del sueño conduce a ideas creativas porque es una etapa a medio camino entre estar despierto e inconsciente. "Podemos explorar, pero al mismo tiempo, potencialmente, identificar patrones que podrían ser útiles para nosotros", dice. "Es un buen equilibrio".

Adam Haar Horowitz, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, dice que el estudio encontró resultados emocionantes utilizando una tarea creativa bien definida. "La hipnagogia es realmente un nuevo tipo de conciencia que la gente no ha explorado", dice.

Haar Horowitz ha desarrollado un dispositivo de mano llamado Dormio que está diseñado para despertar a las personas cuando ingresan a la etapa N1.

¿Qué opinas de este artículo?