Dos trabajadores muertos y dos heridos al derrumbarse parte de un hotel en construcción

Dos trabajadores muertos y dos heridos al derrumbarse parte de un hotel en construcción

La dirección de la obra ordenó quitar el encofrado cinco días después de instalarlo y sin la consistencia suficiente
14 Octubre 2015

Dos trabajadores murieron el 21 de setiembre al derrumbarse parte de un edificio en construcción en el barrio de s´Arenal, en Palma de Mallorca.  Las dos víctimas, encofradores de 56 y 31años de edad  y nacionalidad española, no pudieron ser rescatados y pese a los esfuerzos de  los sanitarios   por mantenerles con vida, ambos murieron debido a las graves heridas sufridas en el derrumbe. Otros dos operarios, de 33 y 35 años, también resultaron heridos leves  y fueron trasladados a la Clínica Juaneda donde están siendo atendidos.

El accidente se produjo mientras trabajaban en el voladizo del futuro porche de la planta baja. Una zona que, según aseguraron varios testigos, se había encofrado el pasado jueves. Así lo reconocieron también tras su visita tanto el alcalde de Palma, José Hila, como el jefe de los Bomberos de Palma, Manuel Nieto. Sin embargo, los dos empleados recibieron ayer el encargo de recoger esta estructura de soporte. Así, mientras retiraban los puntales y las maderas utilizadas, la placa de hormigón, que no había alcanzado la consistencia suficiente, se vino abajo.

La caída del voladizo, de entre 25 y 36 metros cuadrados y 50 toneladas de peso, acabó con la vida de los dos empleados al instante, llegando a seccionar uno de los cuerpos. Una situación «extraña», según el primer edil, tras la que Urbanismo investiga si tanto las obras como las empresas involucradas tenían todos los permisos y la documentación necesaria.

«Se ha venido abajo, tío, se ha caído al suelo y los ha pillado», resumía con voz entrecortada un amigo de uno de los fallecidos a la puerta del futuro Hotel Llaüt Palace. Apenas diez minutos antes de la tragedia, habían estado hablando por teléfono. Él, 31 años, y Pepe G., de 56, empezaban la jornada con una tarea extraña: retirar el encofrado de un voladizo de hormigón que habían colocado el jueves pasado. Cinco días, frente a los 21 que se exigen de forma habitual, que no fueron suficientes para consolidar la estructura. Una placa de 50 toneladas cayó sobre los dos obreros y acabó con su vida.

«Es una locura, ¿cómo van a desencofrar? El jueves seguían poniendo hormigón. No tiene sentido», repetían numerosos trabajadores tanto de la obra afectada como de otras construcciones en marcha en la zona de Playa de Palma. Compartían los cafés a media mañana y los bocatas en el bar de la esquina. «Y las prisas, siempre nos están metiendo prisa. Si pueden abrir el hotel antes, mejor», denunciaban ayer.

La explicación unánime ofrecida por los obreros ayer frente al número 2 de la Avenida de América fue la de una retirada prematura del encofrado. «Ni siquiera habían estirado los tensores que están dentro del hormigón», aseguraba un encofrador. Se trata de unas piezas de acero que, según explicó el experto, se tensan con maquinaria hidráulica para asegurar la consistencia de la placa. Tras ceder el hormigón -que acabó doblado y formando una rampa en forma de tobogán-, estos tubos quedaron a la vista.

Las mismas fuentes señalaban ayer que el encofrado debe mantenerse durante unos 21 o 28 días, mientras que en el Hotel Llaüt Palace se retiró en apenas cinco. En este sentido, explicaron que los empleados ni siquiera habían podido realizar la primera cata para comprobar la dureza del hormigón, que se practica a la semana de su instalación.

Fuente: Diario de Mallorca y El Mundo

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario