Dolor lumbar: mitos y realidades

Dolor lumbar: mitos y realidades

Qué es lo que se debe y lo que NO se debe hacer cuando se padece dolor lumbar
10 Diciembre 2013

Aunque no es muy reciente (la última edición es de 2010), este folleto elaborado por el Institute for Work&Health de Toronto (Canadá) resume de una forma clara y al alcance de cualquier persona los aspectos fundamentales del dolor lumbar y de cuáles son las formas más sensatas de abordar el problema desde el punto de vista de la persona que lo padece. También puede ser útil para quienes se enfrentan a él desde otras posiciones, como son las de los empresarios o la de los técnicos de prevención.

En primer lugar el folleto intenta desdramatizar el problema: aunque un episodio de dolor lumbar agudo pueda hacer pensar que se padece un problema de salud grave, en general ello no es cierto. En general el problema se mitiga en un par de semanas y mejora sustancialmente en, aproximadamente, un mes.

En segundo lugar, hace una lista de los mitos que existen alrededor del dolor lumbar y explica las razones por las que carecen de fundamento:

  • Apenas puedo moverme. Debe ser un problema grave: en general el dolor de espalda no es un síntoma de un problema de salud serio, aunque pueda resultar muy invalidante, impidiendo la realización de las tareas habituales en el trabajo o el hogar.
  • Si descanso una semana en cama o sentado en el sofá, seguramente se me pasará:  la inactividad no suele ser beneficiosa. Es mejor mantenerse activo en la medida de lo posible, aunque se sienta algo de dolor; ello contribuye a la mejoría.
  • Si vuelvo a trabajar demasiado pronto la recuperación se alargará: La mayor parte de la gente que sufre dolor lumbar mejora más aprisa si vuelve a trabajar aunque no se sienta completamente bien aunque en algunos casos sea necesario efectuar algunas modificaciones en la tarea, para evitar cargas pesadas, por ejemplo.
  • Seguro que es necesario que me hagan una radiografía: en la mayoría de casos el dolor de espalda tiene que ver con los músculos y los ligamentos, que no se ven en las radiografías, que en estos casos no suelen ser de utilidad

En conjunto, un documento cuya lectura es sumamente esclarecedora y que podría servir de ejemplo para la elaboración de otros similares.

Fuente: IWH

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario