De una sociedad que envejece a una economía de la longevidad

De una sociedad que envejece a una economía de la longevidad

El tan anunciado envejecimiento de la población mundial está ya muy avanzado.
27 March 2022

Vivimos en un mundo en el que, por primera vez en la historia de la humanidad, hay más personas vivas mayores de 65 años que menores de 5 años.

La disminución de las tasas de natalidad y el aumento de las personas que viven hasta edades avanzadas hacen que en todo el mundo aumente el número y la proporción de personas mayores de 65 y 80 años. Según la ONU, en 2020 el 9,3% de la población mundial tenía más de 65 años y se prevé que esta cifra alcance el 22,6% en 2100. Tampoco es un problema exclusivo de los países de renta alta. De los 728 millones de personas mayores de 65 años que viven hoy en día, alrededor de una cuarta parte vive en países de renta baja y media. 

Una transición hacia la longevidad 

Sin embargo, además de este cambio en la estructura de edad de las poblaciones, está ocurriendo algo más. La transición demográfica se ha convertido en una transición de la longevidad, ya que el aumento de la esperanza de vida se produce cada vez más en los últimos años. En los países de renta alta, la mayor parte del aumento de la esperanza de vida se produce ahora en los años posteriores a los 80. Si la sociedad se está adaptando a un cambio en el número de personas mayores, también tiene que adaptarse al hecho de que la mayoría de los niños nacidos hoy en día en las naciones más ricas pueden esperar vivir hasta su novena década, si no más.  

Esta transición de la longevidad no sólo representa una nueva etapa de transición demográfica, sino que también crea una nueva transición epidemiológica. Una vida más larga y un mayor número de cohortes de personas mayores significan que la lucha contra una amplia gama de enfermedades relacionadas con la edad (como el cáncer, la demencia, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la artritis, etc.) dominará cada vez más la investigación y los sistemas médicos. 

Y lo que es más importante, representa un nuevo reto para la humanidad. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad se ha esperado que sólo una minoría llegara a edades avanzadas.

Sin embargo, esto ya no es así, por lo que se ha creado un nuevo imperativo humano: la importancia de envejecer bien.

No se trata de una tarea que comienza cuando las personas envejecen, sino que requiere cambios a lo largo de toda la vida. Si una sociedad que envejece se ocupa de satisfacer las necesidades y los retos de una proporción creciente de personas mayores, la longevidad requiere centrarse en toda la vida y no sólo en el final de la misma.  

La consecuencia es que esta transición de la longevidad crea un nuevo reto para los individuos y la sociedad.

El aumento de la esperanza de vida debe ir acompañado de mejoras en la esperanza de vida saludable y de carreras más largas y productivas.

Si estas tres mejoras pueden lograrse simultáneamente, se obtendrá un dividendo de longevidad. 

La conquista de este dividendo de la longevidad requiere cambios importantes en la estructuración de la vida, en el apoyo a los trabajadores por parte de las empresas, en la estructuración de los sistemas sanitarios y en la visión del empleo por parte de los gobiernos. En el pasado, las reducciones de la mortalidad y la salud condujeron a importantes ganancias en la esperanza de vida al reducir la mortalidad infantil y la de mediana edad. Todas estas ganancias en materia de salud se tradujeron en ganancias económicas, ya que una mayor proporción de trabajadores sanos y educados impulsó la economía. Lograr un dividendo de longevidad garantizará que el mismo impulso económico surja de las mejoras en la mortalidad y la salud también a edades más avanzadas. 

Más tiempo y la maleabilidad de la edad 

La clave para hacer realidad este dividendo de la longevidad será maximizar las oportunidades que surgen de dos características de las vidas más largas. La primera es el hecho de que una vida más larga implica más tiempo en el futuro. Esto significa que a cada edad hay más incentivos para invertir en la salud, las habilidades, las relaciones y el sentido de la vida. La segunda es reconocer la maleabilidad de la edad: la forma en que envejecemos no es determinista, sino que puede estar influida por una amplia gama de comportamientos, políticas y cambios en nuestro entorno. 

Estas dos características -más tiempo y maleabilidad de la edad- están ausentes en la narrativa habitual.

La narrativa sobre el envejecimiento de la sociedad se centra en los cambios en la estructura y en las medidas cronológicas de la edad. Sin embargo, las medidas cronológicas de la edad hacen abstracción de estas dos características clave de la longevidad.

Al centrarse en el tiempo transcurrido desde el nacimiento, la edad cronológica no pone de relieve el futuro más largo que conllevan las vidas más largas. Además, al medir la edad de forma cronológica se descarta la noción de maleabilidad de la edad. Por ello, la narrativa de la sociedad que envejece es incompleta y no tiene en cuenta la positividad del dividendo de la longevidad.   

La presencia de un futuro prolongado y la maleabilidad de la edad también implica que la demografía no es el destino. Aunque los cambios en la estructura de edad de la población tendrán un impacto importante en las sociedades, los cambios en la forma de envejecer pueden tener un efecto compensatorio. La magnitud del efecto del envejecimiento de la sociedad varía enormemente de un país a otro. En naciones como China y Singapur, donde la tasa de natalidad ha disminuido drásticamente, la proporción de personas mayores está aumentando rápidamente. En otros países, en los que la natalidad ha descendido menos y más lentamente, este efecto de envejecimiento de la sociedad es menos dramático. Aunque aprovechar el dividendo de la longevidad es importante para todos los países, en algunos la necesidad es más urgente.  

Envejecimiento saludable 

Aumentar la esperanza de vida saludable requiere un cambio importante hacia la salud preventiva. Para lograrlo, los gobiernos deben elevar la importancia de la esperanza de vida saludable como objetivo.

A medida que la sociedad envejece, la carga de la enfermedad se desplaza hacia las enfermedades crónicas y no infecciosas, lo que hace que la intervención sea costosa y menos eficaz. Es mucho mejor centrarse en la prevención. Esto, a su vez, requerirá importantes reasignaciones de los presupuestos sanitarios existentes. También requerirá un sistema sanitario que vaya más allá de los componentes convencionales de los hospitales y los médicos locales. A medida que aumente la importancia de envejecer bien y la necesidad de invertir en salud preventiva, es de esperar que crezca el número de empresas que ofrezcan productos de apoyo al envejecimiento saludable. Desde los cosméticos hasta los dispositivos portátiles, pasando por los macrodatos y los alimentos y suplementos, el sector de la salud está llamado a crecer considerablemente.  

El nuevo imperativo de envejecer bien da prioridad al envejecimiento saludable. En particular, lograr una compresión de la morbilidad -en la que la duración de la salud coincida con la de la vida- es de suma importancia. Para lograrlo, los gobiernos deben elevar la importancia de la esperanza de vida saludable como objetivo. Con una proporción creciente de la población que supera la edad de trabajar, una sociedad que envejece requiere diferentes medidas de bienestar que van más allá del PIB. Cuanto más consigan los gobiernos aumentar la esperanza de vida con buena salud, más se beneficiará la economía en términos de reducción de los costes sanitarios y prolongación de las carreras profesionales. Centrarse en las medidas de la esperanza de vida saludable también requerirá una mayor atención a la reducción de las desigualdades sanitarias. 

Envejecimiento productivo   

La tercera dimensión del dividendo de la longevidad exige garantizar que las vidas saludables más largas sean también productivas. En ausencia de un crecimiento salarial sustancial, las vidas más largas requieren carreras laborales más largas. Debido a la presión sobre las finanzas públicas, los gobiernos de la OCDE ya están tomando medidas para aumentar la edad a la que se paga la pensión estatal. El resultado es un aumento de la proporción de trabajadores mayores de 65 años en los países de la OCDE. Como muestra el gráfico 1, el aumento de los trabajadores de más edad explica la mayor parte del crecimiento del empleo en la OCDE en los últimos diez años. Alrededor del 40% de este aumento de los trabajadores de más edad puede explicarse por su creciente número, pero la mayor parte se explica por la creciente probabilidad de que las personas mayores sigan participando en el mercado laboral.  

 Fuente: OECD 

Esta contribución de los trabajadores de más edad es un ejemplo de dividendo de la longevidad, pero demasiado debate en torno a una sociedad que envejece se centra en la cuestión de la edad de jubilación. A medida que la vida se alarga, las carreras laborales deben prolongarse, pero también es probable que cambien su estructura. En el siglo XX surgió una vida en tres etapas: educación, trabajo y jubilación. Sin embargo, a medida que la esperanza de vida aumenta y la probabilidad de vivir hasta los 100 años se convierte en un escenario plausible para muchos, simplemente alargar una vida de tres etapas retrasando la edad de jubilación no es la mejor opción (Gratton y Scott (2016) "The 100 Year Life - Living and Working in an Age of Longevity"). En su lugar, es probable que surjan carreras de varias etapas a medida que los trabajadores mayores sigan trabajando durante más tiempo, pero en diferentes funciones, potencialmente en diferentes sectores y haciendo un mayor uso del trabajo a tiempo parcial y flexible. Las carreras se alargarán en respuesta a la mayor esperanza de vida y se caracterizarán por más transiciones y más etapas.  

A medida que la esperanza de vida aumenta y la probabilidad de vivir hasta los 100 años se convierte en un escenario plausible para muchos, simplemente alargar una vida de tres etapas retrasando la edad de jubilación no es la mejor opción

Las consecuencias de esto son numerosas. En primer lugar, la jubilación como un simple fenómeno por el que todo el mundo, a una determinada edad, se detiene repentinamente en términos de empleo, está desapareciendo rápidamente. Cada vez hay más personas que trabajan más allá de la edad de jubilación, la edad a la que se deja de trabajar varía considerablemente y, en la mayoría de los casos, el cambio no es una parada repentina, sino un cambio hacia el trabajo flexible y a tiempo parcial. Los trabajadores de mayor edad, en particular, son más propensos a participar en la economía colaborativa. 

La segunda implicación tiene que ver con la educación y las habilidades. A medida que las carreras se alargan y la amenaza de la disrupción tecnológica se acelera, aumenta la necesidad de centrarse en la educación en la vejez. Parte de esta educación de adultos se centrará en la mejora de las competencias existentes para conservar el empleo actual. También será necesario volver a capacitarse cuando las personas aprendan nuevas habilidades para nuevos roles a medida que hacen la transición a nuevos trabajos, ya sea voluntariamente o como resultado de la disrupción tecnológica.

La tercera implicación gira en torno a las necesidades y motivaciones de las personas mayores en el lugar de trabajo y al tipo de funciones que buscan y en las que sus habilidades son más valiosas. El fomento del empleo de los trabajadores de más edad consistirá en la creación de puestos de trabajo con características favorables a la edad, por ejemplo, en relación con la flexibilidad, el tiempo parcial y las exigencias en materia de salud, así como de funciones que hagan hincapié en la ventaja comparativa de los trabajadores de más edad.  

La implicación final gira en torno a la importancia reducida de la jubilación. Durante la mayor parte del siglo XX, el aumento de la esperanza de vida se tradujo en un aumento del ocio después de la jubilación. Como el aumento de la esperanza de vida se produce cada vez más en los últimos años de la vida y como la jubilación se prolonga en respuesta, es probable que haya más ocio antes de la edad de jubilación. Esto se verá apoyado por carreras de varias etapas, con cambios entre el trabajo a tiempo completo y a tiempo parcial y brechas en la carrera durante las transiciones.  

Figura 2 - Tasas de participación de la población activa (%) por edad, 2019 

Fuente : OIT 

Todo esto tiene importantes implicaciones para lograr la tercera parte del dividendo de la longevidad: el envejecimiento productivo. Como se muestra en la Figura 2, el empleo empieza a caer a partir de los 50 años, mucho antes de la jubilación. Una prioridad urgente es apoyar carreras laborales más largas, no sólo después de la edad de jubilación estatal, sino a partir de los 50 años. Esto implica abordar los problemas de salud y la desigualdad sanitaria, para que la mala salud no sea una razón para retirarse del mercado laboral. Supondrá una amplia oferta de educación para adultos de una forma fácilmente accesible que garantice que no sólo se benefician los que tienen un alto nivel de educación en el pasado. Parte de esta oferta masiva de educación para adultos debería incluir planes que ayuden a las personas a evaluar sus capacidades, su salud y sus finanzas, así como su preparación para los años venideros. También es necesario un mejor acceso al trabajo flexible para ayudar a quienes, por razones familiares, tienen que cuidar a sus parientes. También será necesario prestar más atención a la lucha contra la discriminación por edad, especialmente en lo que respecta a la contratación.  

Las políticas del mercado de trabajo centradas en el aumento de las tasas de empleo de los mayores de 50 años son, por tanto, un motor clave para el crecimiento económico, reduciendo los retos económicos de una sociedad que envejece y apoyando el dividendo de la longevidad.  

Las anteriores mejoras de la salud y la esperanza de vida en los grupos de edad más tempranos han permitido aumentar el bienestar y han apoyado el crecimiento económico. La prioridad es ahora conseguir lo mismo, ya que la transición demográfica se convierte en una transición de la longevidad. Apoyar el envejecimiento saludable es clave para que las vidas más longevas sean más saludables. El envejecimiento saludable es crucial para aprovechar las ganancias de bienestar de las vidas más largas. El envejecimiento saludable también es necesario para apoyar una vida productiva más larga. Mientras que se presta una atención considerable al retraso de la edad de jubilación, la cuestión más urgente para los países de renta alta es apoyar el aumento del empleo entre los mayores de 50 años. La cuestión clave es qué políticas aplicar para conseguirlo. 

Apoyar el envejecimiento saludable es clave para que las vidas más longevas sean más saludables. El envejecimiento saludable es crucial para aprovechar las ganancias de bienestar de las vidas más largas y también es necesario para apoyar una vida productiva más larga.

¿Qué opinas de este artículo?