La igualdad de oportunidades, optimizando los recursos humanos

La igualdad de oportunidades, optimizando los recursos humanos

La empresa igualitaria optimiza sus recursos humanos para incrementar su eficiencia y competitividad
21 Octubre 2019

En la situación de cambio constante, la innovación tecnológica, la búsqueda de nuevas formas de organización del trabajo, el énfasis cada vez mayor en aspectos como la calidad, el servicio a la clientela, la fidelización y la lucha por conseguir una mayor competitividad, ponen el acento en la necesidad de una buena gestión de los recursos humanos.

Una política eficiente de recursos humanos es aquella que sabe utilizar al 100% el potencial de su plantilla. Desaprovechar las actitudes de una persona por cuestiones ajenas a las necesidades propias del trabajo que debe realizarse supone una pérdida de capital humano injustificable en términos empresariales. Por el contrario, una política de personal basada en la Igualdad de Oportunidades, resulta rentablemente económica para la empresa.

La adopción de políticas de igualdad de oportunidades constituye una forma de optimizar los recursos humanos

La puesta en práctica de medidas de igualdad permitirá a la empresa sacar el máximo partido de las potencialidades del conjunto del personal y aprovechar los conocimientos, talentos y capacidades de toda la plantilla. Puede abrir, además, a muchas mujeres la posibilidad de desarrollar su carrera profesional, de formarse y de reciclarse, lo cual, redundará también en beneficios para la empresa.

La inversión que implica la puesta en práctica de medidas de igualdad para las empresas es mucho menor que los costes que puede suponer el no realizarlas

Por ejemplo, la implantación de medidas que permitan tanto a las mujeres como a los hombres conciliar sus responsabilidades profesionales y familiares, asegurará su permanencia dentro de la empresa. Difícilmente la inversión que supone la puesta en práctica de esas medidas superará el coste que implicarían la selección y la formación de nuevo personal.

La apuesta de la empresa por la igualdad de oportunidades genera mejor clima laboral

La implantación de políticas de Igualdad de Oportunidades facilitará un entorno laboral más saludable y una mayor implicación en el trabajo, lo cual redundará a su vez, en una mayor productividad.

La puesta en práctica de medidas de igualdad permite una mayor capacidad de innovación y de adaptación al cambio de las empresas

La participación equitativa de mujeres y hombres en los procesos de toma de decisiones permitirá tener en cuenta una mayor diversidad de necesidades y situaciones.

La necesidad constante de adaptación y cambio, obliga a las empresas a buscar nuevas formas de organización del trabajo que les permitan un equilibrio entre su trabajo, sus responsabilidades y sus aficiones extralaborales. Las medidas de acción positiva pueden ofrecer soluciones imaginativas que permitan satisfacer ambas necesidades de forma sencilla y eficaz.

Las empresas se enfrentan hoy a una serie de retos en el área de los recursos humanos que deben afrontar:

  • Cambio en las prioridades de las personas trabajadoras. Hoy las empresas deben ofrecer a toda la plantilla otros atractivos diferentes a una buena remuneración, ya que se comienzan a priorizar otros valores.
  • Falta de movilidad. En España, es muy baja la disponibilidad de las trabajadoras y los trabajadores al cambio de domicilio por trabajo. Según el estudio “Derecho del Trabajo, Cambios Económicos y Nueva Sociedad” de la Universidad Carlos III (2008), se concluía que eran necesarias distintas medidas para estimular la movilidad geográfica, por ejemplo, mediante ayudas de alquiler por parte de los poderes públicos, al tiempo que propone la dinamización de centros públicos y gratuitos de acceso a Internet, reformas normativas que faciliten un sistema de “movilidad protegida” en el empleo.
  • Cultura de largas horas de trabajo. Las jornadas laborales se prolongan más allá de las establecidas por contrato. Sin embargo, esto no significa mayor productividad, más bien al contrario, pero la cultura del presentismo en el trabajo está ampliamente admitida en las empresas españolas. Según los datos de la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, las y los españoles trabajan 1.815,8 horas al año, 161,6 horas más que la media de la UE.
  • Interrupción de trayectorias profesionales de las mujeres por tener hijos o hijas. Esta es una realidad, analizando estadísticas, al valorar la tasa de actividad por edades; vemos como desciende en los años en los que las mujeres tienen descendencia y cómo no se ve afectada por cuestiones de paternidad.
  • Pérdida de talento femenino. La articulación actual del mercado de trabajo está incidiendo directamente en la pérdida del talento femenino como capital humano de las empresas. Un capital humano, altamente formado y cualificado que se pierde entre las barreras del desempleo, la conciliación y las dificultades de crecimiento profesional del actual mercado de trabajo.
  • Estrés. El estrés laboral está considerado por la Unión Europea como el segundo problema de salud más frecuente tras los trastornos de músculoesqueléticos. Su coste anual en Europa se ha llegado a cifrar en 20.000 millones de euros. El estrés puede causar depresión, ansiedad, apatía, falta de concentración, problemas con el alcohol o con las drogas y problemas endocrinos. También puede inducir al desencadenamiento de numerosas enfermedades, siendo las más típicas: las afecciones cardiovasculares, las digestivas, las respiratorias, las neurológicas y el cáncer. Laboralmente incrementa el absentismo y el riesgo de accidentes laborales. La población femenina trabajadora está padeciendo especialmente esta dolencia ya que, como hemos visto, su jornada laboral se prolonga con las responsabilidades familiares y del trabajo doméstico, en lo que se denomina doble jornada.
  • Absentismo. Las bajas por enfermedad y la desmotivación son dos de las causas que las empresas podrían combatir con medidas encaminadas a conciliar, que reduzcan el estrés laboral, incidan en una salud laboral preventiva y una mayor motivación del personal, pudiendo llegar a reducir, según los estudios, en un 40% el absentismo.
  • Rotación. La baja fidelización de los empleados y empleadas con las empresas, la desmotivación, la insatisfacción laboral y las políticas empresariales poco favorables y facilitadoras están incrementando de manera importante la rotación laboral, lo que supone un alto coste en los procesos de selección y formación de las empresas.

Estos contenidos forman parte del curso Agente de Igualdad para Organizaciones Empresariales que se imparte online desde el campus UPCplus.com del CERpIE-UPC (Universitat Politècnica de Catalunya)

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario