El diseño ergonómico y la antropometría

El diseño ergonómico y la antropometría

Adaptando el espacio de trabajo a las personas
27 Marzo 2017

La antropometría es la ciencia que estudia las dimensiones del cuerpo humano y que nos permite diseñar espacios de trabajo adaptados a las personas. Por ejemplo, en relación a nuestra estatura diseñamos la altura de las puertas, o según nuestro alcance de brazos disponemos los accionamientos en una sala de control, o según la altura de nuestros ojos, ubicamos las mirillas de las puertas. 

Al diseñar un espacio o un equipo de trabajo tenemos las siguientes posibilidades: 1) diseñarlo para una persona específica, 2) diseñarlo para el promedio, 3) diseñarlo para los extremos o 4) diseñarlo para un intervalo ajustable.

La primera opción, diseño para una persona específica, representa un diseño a medida y por tanto, desde un punto de vista preventivo, es ideal. El principal inconveniente es que resulta muy caro, por lo que se aplica principalmente a personas cuyas medidas antropométricas son extremadamente grandes o extremadamente pequeñas: personas muy obesas, muy altas, muy bajitas, etc.

La segunda opción, considera el promedio de la dimensión antropométrica de la población para diseñar el espacio de trabajo. No es recomendable pues da lugar a posturas forzadas y a desajustes entre el puesto de trabajo y la persona. Por ejemplo si calculáramos las alturas de una puerta en base al promedio de estaturas, un 50 % de la población tendría que agacharse para atravesarlas. Se utiliza por tanto cuando cualquier otra solución es muy compleja o muy costosa o no es importante la precisión en las dimensiones espaciales.

La tercera opción, diseño para los extremos, se aplica para evitar que las personas con dimensiones antropométricas grandes o pequeñas tengan problemas en el uso de los espacios y equipos de trabajo. Para ello, disponemos de dos estrategias -el diseño para máximos y el diseño para mínimos- a elegir en función de la naturaleza del problema. Supongamos que quereremos ubicar un accionamiento en un panel de control. Las personas que pueden tener dificultades serán aquellas con el alcance del brazo extendido más pequeño. Sería un caso de diseño para mínimos. Si por el contrario, estamos diseñando el ancho de una puerta, deberíamos realizar un diseño de máximos, puesto que las personas de mayores dimensiones son las que podríán encontrarse con dificultades. 

La cuarta opción, combina los diseños para máximos y mínimos. Ejemplos de ello son la silla de operador de video terminales, el asiento del conductor, el sillón del dentista, etc. Este diseño es el idóneo porque el operario ajusta el objeto a sus necesidades, a su medida. No obstante, resulta también caro debido a los mecanismos de ajuste. 

Para cualquier diseño lo más acertado es medir a la población para la cual se diseña y calcular los percentiles. Dado que esto no es fácil ni rápido, se pueden utilizar datos de bases antropométricas ya publicadas siempre que éstos se ajusten a las características de la población de estudio. 

Estos contenidos forman parte del curso Ergonomía. Principios y aplicaciones que se imparte online desde el campus UPCplus.com del CERpIE-UPC (Universitat Politècnica de Catalunya)

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario