Datos definitivos de accidentes laborales de 2015.Se confirma el 3r año seguido de aumento.

Datos definitivos de accidentes laborales de 2015.Se confirma el 3r año seguido de aumento.

El MEYSS publica datos definitivos de los accidentes laborales (AL) 2015. En el tercer año seguido de aumento se registra un accidente por cada 11 trabajadores. Sobre 2012, el índice de incidencia de los AL con baja aumentó un 10,5% y los accidentes mortales un 4,3%, sin contar los 31 de Germanwings. (Si terminó la crisis lo ha hecho con porcentajes menores)
12 Julio 2016

En España existe la tendencia a disminuir las cifras de la siniestralidad laboral, tanto del total de accidentes como de los índices de accidentabilidad, que son los realmente importantes.

Poco se habla de los accidentes que no tienen baja laboral, causados también por falta de medidas preventivas. Además, se tiende a no considerar los accidentes in itínere, quizá porque el empresario no tiene responsabilidad en ellos, aunque le supone costes añadidos.

De los índices, el más utilizado es el índice de incidencia, que pondera el número de accidentes en relación con la población ocupada. Sin embargo este índice considera de la misma forma a los trabajadores a jornada o tiempo completo y a los trabajadores a jornada o tiempo parcial, cuando estos últimos por motivo de su menor jornada laboral tienen menos probabilidad de sufrir un accidente. En Alemania, por ejemplo, el índice de accidentabilidad hace referencia al equivalente de trabajadores a tiempo completo. De forma similar, en España existe el índice de frecuencia, que relaciona el número de accidentes con el total de horas trabajadas, aunque se usa poco. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MEYSS) sólo lo facilita en los datos anuales definitivos, los ahora publicados.

En este artículo mostraremos tanto el total de cifras como los dos índices, y su evolución desde 2012, año en el que se registró la menor accidentabilidad en España, a 2015.

En las cifras hemos descontado los 31 fallecidos en el accidente aéreo del 24 de marzo de 2015 en los Alpes franceses. Fueron desplazamientos en jornada laboral (en misión) pero las empresas de esas personas no pudieron tomar ninguna medida preventiva para evitarlos, por lo que consideramos que no procede incluirlos en las estadísticas, que deben servir para tomar decisiones y su inclusión las desvirtúa. A pesar de no contabilizarlos, los datos de fallecidos de 2015 son alarmantes, como veremos.

Accidentes laborales (AL)

En la tabla 1 constan el total de AL de 2012 a 2015 y las diferencias de unos años a otros. En el total del periodo los AL han aumentado un 6,6%, y los accidentes con baja laboral el 12,3%, cuando en el avance de datos publicado en febrero éstos últimos aumentaron un 10,1%. Ello es debido a los 8.800 AL que no constaban en el avance, lo que supone un 2% más.

No debe llevarnos a error la pequeña disminución de los AL en 2013, que se debió a la disminución de la población ocupada ese año, el último del periodo de recesión y de disminución de la población ocupada.

En la tabla 2 reproducimos el índice de incidencia, los AL sufridos por cada 100.000 trabajadores.

Observamos que el aumento de la accidentabilidad es algo menor al del total de AL, ello es debido al aumento de la población ocupada en este periodo (excepto en 2013).

También observamos que el índice de los accidentes sin baja disminuye en 2013 y 2015, al contrario de los accidentes con baja cuyo índice global aumenta por encima del 10%. Hay estudios que afirman que en la época de recesión los trabajadores prestaban más atención a no tener un accidente, y si lo tenían eran reacios a tramitar la baja laboral, por temor a perder el empleo. Esta tendencia también podría estar cambiando.

El total de 8.834 AL por cada 100.000 trabajadores nos da la cifra de 1 accidente por cada 11 trabajadores, un dato muy a tener en cuenta.

Aunque es un índice que se usa poco, el índice de frecuencia es el que mejor refleja la siniestralidad laboral, ya que relaciona los AL con el número de horas trabajadas (accidentes por 100 millones de horas trabajadas), por lo que no influye del tipo de contrato de las personas ocupadas sino el tiempo realmente trabajado.

El mayor aumento del índice de frecuencia sobre el índice de incidencia (12,7% frente al 10,5%) nos indica que en estos tres años han aumentado más los ocupados que las horas trabajadas, o lo que es lo mismo, que han aumentado los contratos a jornada o tiempo parcial en mayor medida que los contratos a jornada o tiempo completo.

Accidentes laborales mortales (AL-m)

En números absolutos destaca el aumento de accidentes mortales del 6,0% de 2012 a 2015, cuando en el avance de datos de febrero era del 2,3%. Ello es debido a los 21 fallecimientos que no se registraron en el avance de datos de 2015.

En el índice de incidencia este aumento se refleja tanto en el año 2015, en que casi no varía el índice sobre 2014 (-0,09%) como en un aumento del 4,3% desde 2012.

Debemos destacar que desde 1990 no se había registrado un aumento durante 3 años seguidos en el índice de incidencia de los accidentes mortales, como se aprecia en el siguiente gráfico.

Mayor aún es el aumento de la mortalidad laboral según el índice de frecuencia (muertos por horas trabajadas), que asciende al 7,7% de 2012 a 2015. Un aumento tan elevado es un claro indicador de que algo no se está haciendo bien.

Finalizamos con una gráfica del índice de frecuencia de los AL en jornada de 2006 a 2015, en que se aprecia con mayor claridad el aumento desde 2012 y el cambio de tendencia respecto de los años anteriores.

NOT: Puedes clicar en las tablas para verlas más grandes en otra pestaña.

.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario