ISAAC ASIMOV, sus leyes de la robótica y la seguridad laboral y vial

ISAAC ASIMOV, sus leyes de la robótica y la seguridad laboral y vial

La solvencia de los escritores no está tanto en su profundidad científica sino en sus reflexiones inteligentes sobre la evolución de la tecnología y su influencia en la calidad de vida de las personas. El periodista Josep María Ganyet hizo en su momento una comparación entre dos noticias extraídas del periódico "The Verge" en las que destacaba dos hechos producidos en USA en los que un robot había lesionado a un niño y a un manifestante, respectivamente, lo que lo enmarcaba en los criterios que Isaac Asimov hizo en su momento en su libro "Yo robot", donde fluía un mensaje PRECURSOR de la seguridad laboral y vial en el futuro inmediato.
18 Abril 2018

En su libro "Yo robot", Isaac Asimov exploraba la relación que tendríamos los humanos con los robots en la evolución del Siglo XXI en el que ya en sus primeras dos décadas nos están invadiendo los avances tecnológicos con una rapidez que supera ampliamente a la capacidad del hombre, sus instituciones, sus organizaciones y sus Administraciones para digerirlo y para gestionarlo. Unos robots que casi siempre sustituyen a los trabajadores y conductores para evitar que sufran riesgos y accidentes, pero que, cuidado, no garantizan al 100% la seguridad y la prevención de los riesgos.

Pronunciaba Asimov sus tres leyes de la robótica:

1.- Un robot no puede hacer daño a un ser humano o por inacción, no puede permitir que un humano se haga daño durante su acción.

2.- Un robot tiene que obedecer las órdenes de los seres humanso, siempre que no entren en conflicto con la primera ley.

3.- Un robot tiene que proteger su propia existencia siempre que eso no entre en conflcito con las primera o la segunda ley.

Se mostraba escéptico Canyet pues ante los dos accidentes humanos con robots en USA dice no creer que ninguno de los dos robots lesionadores violara ninguna de las tres leyes de la robótica de Asimov más de las que viola un coche que atropella a un peatón aun disponiendo el coche automatismos como sensores, cámaras, chips, inteligencia artificial y también está guiado por personas, aun reconociendo que los vehículos circulantes convencionales no pueden entrar en la consideración de robots. Pero todo le hace pensar al periodista que esto está a punto de cambiar y que los dos millones de kilómetros de los vehículos sin conductor de Google respetando escrupulosamente la primera ley de Asimov  son un  buen aval como para creer que pronto tendremos vehículos que, aunque lo quisiera su conductor, no podrán poner en peligro vidas humanas. Un objetivo coincidente con la famosa "Visión Cero" europea que prevé los cero muertos en accidente de tráfico para el 2050 y que todos estamos de acuerdo que la robótica nos permitirá hablar de ello para el 2030 extendiendo la "Visión Cero" a los accidentes laborales.

Las dificultades o facilidadespara alcanzar los objetivos de cero muertos están en los costes de los robots y en las posibilidades de asumir y extender la tecnificación asimoviana de la economía de mercado. Ya se habla de períodos de transición, que quiere decir que se tardará en la tecnificación infinita que garantice la seguridad total,... cuántos años'.... cuántas vidas?... 

L

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario