BJORN LOMBORG: Conducción eficiente.. mejora la seguridad?

BJORN LOMBORG: Conducción eficiente.. mejora la seguridad?

No nos preocupa en el blog tanto el medioambiente (que también) sino la repercusión de las medidas de conducción eficiente en la seguridad vial. Creemos que hay beneficios comunes.
22 Abril 2015

Cuando Al Gore promovió su famosa documental sobre el calentamiento global del planeta que motivó su Premio Nóbel de la Paz, apuntó entre otras causas del problema al tráfico de vehículos. Curiosamente los ecologistas más recalcitrantes como el danés Bjorn Lomborg bombardearon las teorías del entonces vicepresidente de los Estados Unidos de América no tanto por sus objetivos sociales sino por “ser vos quien sois” y por entender que detrás habían intereses confesables o inconfesables del inevitable grupo de “hombres del puro” o grandes patrones del mundo capitalista. No hemos de entrar aquí en esta polémica que tiende a remover las vísceras.

Cuando Al Gore vino a nuestra UPC a explicarnos sus teorías de la progresiva contaminación y nos dedicó un “bon día Catalunya” de entremés, me dejé llevar por mi romanticismo territorial y acabé convencido de que tenía grandes razones humanas para ir por el mundo advirtiendo de los riesgos del CO2 y demás gases nocivos. Pero la reacción ecologista me ha dejado la duda. Si Bjorn Lomborg le encontró debilidades, yo por mi parte me he esforzado en ver si la mejora en la emisión de gases de los vehículos a motor con derivados del petróleo pueden tener réplica en la propia base social del transporte por carretera que la constituyen los conductores profesionales. Si éstos llegan a ejercer una conducción eficiente, económica, racional y sostenible, puede ello beneficiar o perjudicar a la seguridad vial?. La respuesta me sale siempre positiva por dos grandes argumentos:

 - Estar pendientes de una conducción eficiente significa ESTAR PENDIENTES DE LA CONDUCCIÓN y esto ya es sinónimo de mayor seguridad.
 - Las medidas que las Administraciones responsables del medioambiente propugnan aplicar para la conducción eficiente EN NINGÚN CASO GENERAN MAYOR RIESGO e seguridad de la conducción.

De un análisis del decálogo de aspectos clave para la conducción racional podemos comprender que son compatibles para la seguridad vial.

1. CARACTERÍSTICAS DEL MOTOR DEL VEHÍCULO:

Es de gran importancia el conocimiento por parte del conductor de los intervalos de revoluciones a los cuales el vehículo presenta el par máximo y la potencia máxima, así como de las curvas características propias del motor. En caso de no disponerse de esta información, conviene solicitarla al fabricante.

2. ARRANQUE DEL MOTOR:

Arrancar el motor sin pisar el acelerador. Colocar el disco-diagrama del tacógrafo e iniciar el movimiento del vehículo transcurrido un minuto (ya se tiene presión suficiente en los calderines).

3. INICIO DEL MOVIMIENTO DEL VEHÍCULO:

Se iniciará el movimiento del vehículo, con una relación de marchas acorde a cada situación y que no fuerce el funcionamiento del embrague de forma innecesaria. En fuertes pendientes ascendentes, se pondrá en movimiento el vehículo en 1ª corta o larga, según el vehículo y las condiciones de la vía.

4. REALIZACIÓN DE LOS CAMBIOS DE MARCHAS:

Realizar los cambios de marcha en la zona de par máximo de revoluciones del motor. Tras el cambio, el régimen del motor ha de quedar dentro de la zona de par máximo, es decir, dentro de la zona verde del cuentarrevoluciones. En condiciones favorables, se cambiará aproximadamente subiendo medias marchas, en torno a unas 1.400 r/min en motores grandes (de 10-12 litros). Subiendo marchas enteras, a unas 1.600 revoluciones en motores de 10-12 litros y entre las 1.700 y 1.900 r/min en motores de menores cilindradas. Realizar los cambios de forma rápida y acelerar tras la realización del cambio. No se realizará el doble embrague.

5. SALTOS DE MARCHAS:

Cuando se puedan llevar a cabo, se podrán saltar marchas, tanto en los procesos de aceleración,como en los de deceleración.

6. SELECCIÓN DE LA MARCHA DE LA CIRCULACIÓN:

Procurar seleccionar la marcha que permita al motor funcionar en la parte baja del intervalo de revoluciones de par máximo. Esto se consigue circulando en las marchas más largas con el pedal acelerador pisado a las 3/4 partes de su recorrido. En cajas automáticas, se procurará que la caja sincronice la marcha más larga posible a través de la utilización del pedal acelerador. La circulación se desarrollará aproximadamente: En torno a unas 1.100-1.300 r/min en motores grandes (de 10-12 litros).Entre unas 1.300-1.700 r/min en motores de menores cilindradas.

7. VELOCIDAD UNIFORME DE CIRCULACIÓN:

Intentar mantener una velocidad estable en la circulación evitando los acelerones y frenazos innecesarios.  Aprovechar las inercias del vehículo.

8. DECELERACIONES:

Ante cualquier deceleración u obstáculo que presente la vía, se levantará el pie del pedal acelerador,dejando rodar el vehículo por su propia inercia con la marcha en la que se circula engranada, o si es posible, en marchas más largas. En estas condiciones el consumo de carburante del vehículo es nulo (hasta regímenes muy bajos de revoluciones cercanos al de ralentí).Utilizar más el freno motor y evitar el uso innecesario del freno de servicio.

9. PARADAS Y ESTACIONAMIENTOS:

En las paradas prolongadas (por encima de 2 minutos de duración), apagar el motor, salvo en los vehículos que dependan del continuo funcionamiento de su motor para el correcto uso de sus servicios auxiliares. En las paradas, una vez realizado el estacionamiento del vehículo, ya se ha dado tiempo suficiente para que baje el turbo de revoluciones y se apagará el motor sin mayor dilación.

10. PREVISIÓN Y ANTICIPACIÓN:

Prever las circunstancias del tráfico y, ante las mismas, anticipar las acciones a llevar a cabo. Dejar suficiente distancia de seguridad con el vehículo precedente acelerando un poco menos que éste, para luego tener que frenar también en menor medida. Controlar visualmente varios vehículos por delante del propio.

CIRCUNSTANCIAS EXIGENTES:

En la mayoría de las situaciones son aplicables las anteriores reglas, pero existen determinadas circunstancias en las que se requieren acciones específicas distintas para que la seguridad no se vea afectada. En las circunstancias que lo requieran, se acelerará el vehículo revolucionando su motor en mayor medida, realizando los cambios de marchas en el entorno del intervalo de revoluciones de potencia máxima y con el pedal acelerador a plena carga.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario