Acto inseguro. ¿Acción razonada?

Acto inseguro. ¿Acción razonada?

¿Qué tipo de razonamiento se puede interpretar de quien emite una conducta de riesgo?. ¿Es posible que sea un razonamiento coherente?. Y de serlo, ¿Coherente con qué?
21 Septiembre 2014

Razonar puede ser definido como un ordenamiento de ideas para llegar a una conclusión (R.A.E., 2014). Al ver cometer un acto inseguro, lo que primero que pensamos es si esta persona ha medido las consecuencias de su conducta. Si ha ordenado lo suficientemente bien las ideas como para saber que la conclusión o resultado de su conducta es la esperada. Y sobre todo, ¿qué intención tiene al emitirla?. Al determinar, por ejemplo, que un accidente fue debido al error humano, ¿Estamos seguros que fue así?. Una persona que “intencionadamente” comete un acto inseguro que finaliza en accidente, ¿Cometió un error?. Según esta cuestión me atrevo a decir que incluso un accidente como resultado directo de un acto inseguro (a ojos del observador) fue una “acción razonada”.

El concepto de la “acción razonada”, para ser más exactos la teoría de la acción razonada (Ajzen y Fishbein, 1980; Fishbein y Ajzen, 1975), está basada en la relación existente entre las expectativas y el valor que se dé al resultado de la conducta. La intención es un aspecto clave para explicar la conducta, estando determinada esta intención por una actitud y una norma o presión social. Imaginemos a un trabajador que cree que la seguridad laboral no es importante ya que a su alrededor la normativa vigente al respecto se obvia; y que además, la única variable por la que será evaluado son los resultados de su trabajo (y no cómo los ha conseguido). Es decir, un trabajador que fija su objetivo en la meta y no en el proceso (el fin justifica los medios). Este trabajador supone que su supervisor espera de él precisamente esto (una producción sin considerar cómo se consiguió) con lo cual, los motivos que le mueven están más dirigidos por el supervisor que por él mismo. En esta situación, la actitud del trabajador basada en creencias está reforzada por una norma subjetiva (mi jefe espera de mí…….). Por tanto, la intención de este trabajador es conseguir satisfacer las expectativas que otros han puesto en él y si para ello tiene que emitir conductas de riesgo, así lo hará. ¿Es un razonamiento coherente? Si lo pensamos fríamente, podemos decir que sí. Si el resultado que buscaba el trabajador era satisfacer al supervisor, evidentemente el camino elegido era el adecuado.

Como vemos, en muchas ocasiones, nuestra conducta está dirigida en mayor medida por las intenciones de las personas significativas que están a nuestro alrededor. En psicología, el denominado locus de control hace referencia a un determinado estilo de atribución sobre los resultados que obtenemos, es decir se atribuye la participación en los resultados en función de si dependen de nosotros o de agentes externos. Una persona con locus de control interno alto considera que él ha tenido mucho que ver en los resultados obtenidos. De la misma manera, una persona con locus de control externo atribuirá el resultado, por ejemplo, a la mala suerte. Las personas que emiten conductas de riesgo “razonadas”, ¿están dejando a la suerte su seguridad y salud?. Este tipo de conductas razonadas, ¿son dependientes de agentes externos?

Es evidente que si nuestro objetivo es satisfacer a los demás sin anteponer nuestra propia seguridad y salud es que no nos queremos demasiado. La dependencia emocional servirá de alimento a la intencionalidad que tengan los agentes externos sobre nosotros mismos y nuestras conductas. Un liderazgo basado en dependencia es manipulación y no tanto influencia. Este tipo de liderazgo, más pronto que tarde, abrirá paso a reforzamientos de conductas inseguras que en función de la intencionalidad de satisfacer a este tipo liderazgo serán acciones coherentemente razonadas, pero muy distantes de la esencia de la seguridad y prevención de los riesgos laborales.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo del trabajo. Seguridad y Salud psicosocial.

Para citar este artículo:

Herrán Gamarra, Fco. Javier. (2014, 21 de septiembre). “Acto inseguro. ¿Acción razonada?”. www.prevencionintegral.com. Disponible en: http://www.prevencionintegral.com/comunidad/blog/psicoprevencioncom

¿Qué opinas de este artículo? Afegeix un nou comentari a aquesta pàgina.

Añadir nuevo comentario