PREVENCIÓN POST-PANDEMIA.

PREVENCIÓN POST-PANDEMIA.

las nuevas formas de llevar adelante lo procedimientos son propiedad de todos los interesados, desde el Gerente General al último trabajador recién contratado, y es esto, lo que siempre debió ocurrir, pues, la etapa post-pandemia, requerirá del esfuerzo consciente de todos los trabajadores, de todos los profesionales, de todos los niveles gerenciales, y esta, será la única manera de enfrentar los distintos riesgos de accidentes y enfermedades que rondarán con mayor intensidad el futuro de la producción.
13 Mayo 2020

PREVENCIÓN POST-PANDEMIA.

La actividad productiva es de carácter operacional, es decir, se requiere la presencia del trabajador operando la maquinaria con sus propias manos y en base al conocimiento de los procesos productivos.

En Chile, se encuentra aún lejana la posibilidad del trabajo a distancia, o tele trabajo, sin perjuicio que para ciertos profesionales ello es posible, dado que no se requiere su actuación presencial. Me refiero a planificadores, ingenieros, calculistas, diagramadores, dibujantes técnicos y muchos otros.

Por ello, no nos referiremos en esta oportunidad a las medidas de prevención de tales trabajadores. Seguimos remitiéndonos al trabajador operativo cuya presencia es indispensable en los procesos de creación de bienes y servicios.

¿Cómo será la prevención post-pandemia?

Como lo señalamos en el documento anterior el cambio en esta materia, y ciertamente en muchas otras, es impajaritable, aunque ello resulte molesto a los conservadores de los sistemas actuales de prevención.

Hace muchos años, en una obra titulada “Prevención de Riesgos una nueva Cultura”, había tratado sobre una serie de manifestaciones modernas de los sistemas de Salud y Seguridad Ocupacional, posteriormente, reiteré estas mismas ideas con algunos agregados in dispensables en el libro “Accidentes del Trabajo, Gestión y Responsabilidad”.

Tal vez, tales ideas sean las que se planteen en la nueva etapa de la prevención laboral, como necesarias para las etapas de crisis a las que nos enfrentaremos en el futuro.

Debemos establecer que, si bien es cierto, hay un sistema social, uno colectivo y uno individual de prevención, todos ellos deben dirigirse u orientarse hacia un mismo fin.

Socialmente, es el Estado (no el gobierno de turno), el que en sus bases constitucionales debe tener una preocupación profunda por la seguridad de un estamento necesario e indispensable para mantener en pie la creación de bienes y servicios: los Trabajadores.

De hecho, así ocurre en el mundo de hoy, desde que casi todas las constituciones políticas, donde se consignan las normas básicas de la institucionalidad, hay un capítulo para la defensa de los derechos inherentes a la persona humana que se concreta en un estatuto jurídico sobre defensa de la Vida y la Integridad, física y psíquica. Asimismo, se complementan con normas constitucionales sobre la obligación de entregar salud, educación y protección al trabajo.

En lo empresarial, los niveles gerenciales se encuentran obligados a mantener, aplicar y ejecutar las disposiciones legales, que regulan las materias sobre salud, higiene y seguridad en las faenas. Se trata en este caso de asumir las obligaciones en relación a los riesgos colectivos o, dicho de otro modo, de la unidad productiva.

Finalmente, en esta trilogía, la participación consciente, del trabajador es absolutamente necesaria, tanto desde el punto de vista de su responsabilidad, como de la obligación de lealtad emanada del contrato de trabajo, que le obliga a cuidarse en la medida de su inteligencia y capacitación, dentro de los procedimientos productivos. Es por ello, que la consideración de riesgos personales debe ser atacada en forma profesional por los laborangtes.

Sin embargo, no es todo. Pues, en la etapa post-pandemia, la organización de la unidad productiva, debe necesariamente constar con equipos multidisciplinarios que como lo expresé alguna vez, caben perfectamente dentro del Departamento de Prevención de Riesgos de la Empresa. Es necesario, por cuanto, en la nueva época habrá que considerar con entusiasmo realista, no meramente educativo, la aplicación de herramientas preventivas como la del trabajo en equipo, lo que implica una nueva idiosincrasia gerencial, limpia, amplia, sin vanidades de poder, que realmente lleve a la masa trabajadora a buscar su realización en el trabajo.

Lo anterior implica un liderazgo real, un gerente con proposiciones, no con látigo, que sepa realmente cual es la diferencia entre Jefe y Líder.

La ausencia de vanidad gerencial, establecerá como necesaria el instrumento de la “comunicación”, absolutamente necesaria, para permitir que la prevención de riesgos no se haga solo por expertos, sino, que toda la empresa tenga la responsabilidad de ella, bajo el principio que NO HAY PRODUCCIÓN, SIN PREVENCIÓN.

En este discurso especulativo, pues, hablamos de lo que deberá suceder post-pandemia, las matrices, proyectos, estudios y procedimientos no podrán ser secretos o constituir carpetas que desbordan los cajones de las oficinas, pues, se requerirá una comunicación de los procesos, una discusión integral publicitada.

Lo que deseo enfatizar es que la nueva época de la prevención laboral, va más allá del  experto, del Comité Paritario, incluso de la Gerencia y del Directorio.

Las ganancias del trabajo colectivo será como siempre para los dueños de la empresa, pero, las nuevas formas de llevar adelante lo procedimientos son propiedad de todos los interesados, desde el Gerente General al último trabajador recién contratado, y es esto, lo que siempre debió ocurrir, pues, la etapa post-pandemia, requerirá del esfuerzo consciente de todos los trabajadores, de todos los profesionales, de todos los niveles gerenciales, y esta, será la única manera de enfrentar los distintos riesgos de accidentes y enfermedades que rondarán con mayor intensidad el futuro de la producción.

1°.- En concreto, se deberá tener en el Comité Paritario y en el Departamento de Prevención, según el caso, equipos de crisis, donde se visualicen las que pueden provenir de riesgos sociales, colectivos o individuales.

2. Deberá contar la empresa con un procedimiento o protocolo de publicidad, comunicación en información, no solo de los factores de la crisis, sino, también de las medidas que se deben tomar para permitir la continuidad de las labores.

Eso es lo que no ocurrió en esta crisis que nos devasta, por lo que se hace necesario aprender de ella.

3. Mantener el clima laboral en condiciones que se preserve el bienestar físico y psíquico de los trabajadores.

4. El Covid19, se mantendrá por largo tiempo entre nosotros, y es posible que otros virus o enfermedades ataquen a la sociedad. Por ello, la planificación de la producción y de la prevención deben tener respuestas para esos periodos, de tal modo, que la producción no se interrumpa en términos catastróficos.

5. Lo anterior implica tener presente las dificultades en materia energética, de provisión de insumos y de trabajo con terceros, a quienes se les deberá exigir iguales medidas.  

6. El olvidado principio de Responsabilidad Social Empresarial, debe renacer para la seguridad de la empresa y del sistema productivo. Ello es una cuestión de carácter político que, con la llegada del neoliberalismo, fue desechado por la política empresarial, aludiendo que las empresas no son mutuales de socorros mutuos.

Esta orientación es la que ha provocado el estado de indignación global y, corresponde, tomar nota para no caer nuevamente en este vicio.

Las empresas, insertas en una sociedad, insertas en el seno social, tienen el deber moral de producir en beneficio de esta, no solo vigilando la calidad de los bienes y servicios que producen, también preocupándose del bienestar de la población, de sus trabajadores, además, de contribuir con los impuestos que corresponda.

Es la ética desechada por el neoliberalismo, que debe ser recuperado por los dueños de los medios de producción.

La responsabilidad social de la corporación, es una respuesta ética, a los requerimientos sociales.

Ya no se puede pensar que las ganancias son única y exclusivamente para los accionistas. Ello constituye la única forma de estrategias de desarrollo sostenible en la toma de decisiones.

7. Siempre he sostenido que el tratamiento de la nómina de trabajadores es y ha sido, absolutamente inadecuado. Se requiere de un plan de tratamiento de los recursos humanos, a fin de precaver en los riesgos colectivos todas aquellas condiciones que pueden contribuir al desequilibro del medio laboral, sea en lo físico o procedimientos de trabajo, o en lo psíquico, o sea, en las condiciones del sujeto trabajador.

¿Quién tiene un cuaderno de vida o una carpeta personal de cada trabajador donde se consignen todas las condiciones personales?

8. Es cierto, que ello implica apartar de las utilidades una parte de ellas para los efectos de la prevención de riesgo en los tres aspectos.

En ello tendrá el Estado una participación importante, pues, todo lo referente, aplicado y comprobado, en relación a la prevención, constituye inversión, y los mejoramientos vía inversión, no son generadores de impuestos.

9. La pregunta es ¿cuántas empresas, especialmente pequeñas y medianas, se habrán visto con problemas serios, primero como consecuencia de la indignación social global, que en Chile tuvo especiales característica, más aún, cuantas han mirado  hacia de quiebra como fórmula de salvamento?

En Chile, ello, ha sido consecuencia de la imprevisión, de estimar que el oasis económico era verdadero, que la realidad nos hacía los pumas de América. Fantasía que el 18 de Agosto del 2019, comenzó a derrumbarse, poniendo la pandemia, la cruz y el obituario.

10. Reitero, ´pues me parece de suma importancia. Se olvidó que la empresa es parte de una unidad social y que sigue la suerte de ella.

En consecuencia, en el tiempo de renovación, necesariamente, la política económica y la gestión empresarial, deberán considerar el sostenimiento adecuado, permanente, en justicia de la masa de trabajo que realiza la operación de crear la riqueza.

SOSTENEMOS, COMO CONCLUSIÓN, QUE LOS NUEVOS CONCEPTOS DE PREVENCIÓN DE RIESGOS INVOLUCRAN AL ESTADO, A LA EMPRESA Y A LOS TRABAJADORES, EN UN PROYECTO UNITARIO, SINCERO Y JUSTO.

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Añadir nuevo comentario