CRISIS EN LA SEGURIDAD VIAL: No es un repunte, es una tendencia.

CRISIS EN LA SEGURIDAD VIAL: No es un repunte, es una tendencia.

Los responsables de la seguridad vial europea ven con gran preocupación que sus objetivos de disminución de mortalidad de tráfico que se iban cumpliendo matemáticamente desde el año 2000, se han truncado a partir del 2013 de manera generalizada y año tras año hasta este 2018, la evolución descendente no solo se ha paralizado sino que se ha iniciado un incremento continuado y extendido en todo el territorio que no se ven capaces de detener.
3 Octubre 2018

La Unión Europea se fijó la meta de bajar la cifra de muertos en accidente de tráfico a la mitad en un período de 10 años entre el año 2000 y el 2010 y aunque no se cumplió plenamente con el objetivo de rebajar el 50% de víctimas mortales, si se acercó al 43% global.. Con distintos matices, los países miembros se aplicaron en potenciar medidas de control del tráfico y del comportamiento de los conductores, rigorizando las normativas nacionales en los aspectos que las estadísticas respectivas de siniestralidad mostraban una mayor incidencia en la causalidad en los accidentes con víctimas, no solo en carretera sino también en zona urbana.    

Del indudable éxito del cumplimiento de objetivos en la primera década del Siglo XXI, la UE se propuso fijar de nuevo el mismo proyecto para el período 2010 al 2020 de reducir la cifra de victimas mortales en carretera de nuevo a la mitad. Y tras un inicio esperanzador de descensos hasta el 2013 se entró en una bajada muy poco significativa hasta que en 2015, datos que confirmaban un alejamiento claro del ritmo necesario para el cumplimiento del objetivo y a partir de 2016 se ha iniciado un incremento de mortalidad lo que ha hecho sonar todas las alarmas porque lo que parecía un repunte imprevisto en 2017, se viene manteniendo incluso incrementado en 2018. Una situación que ya entra dentro de la calificación de tendencia.

Es cierto que hay una gran heterogeneidad tanto en el problema de la accidentalidad como en las políticas de prevención vial en los países de la Unión.   España está en el grupo de los Estados con menos víctimas por millón de habitantes (37), la misma tasa que Dinamarca y que solo mejoran Suecia (27), Reino Unido (28) y Países Bajos (33). Pero los números que presentan países como Bulgaria (99), Rumanía (97), Letonia (80) y Polonia (79) suben mucho el promedio. Y, de ellos, solo Letonia redujo de manera destacable la cifra de accidentes de un año a otro: un 16%. Pero con cada patrón coyuntural y social de los países miembros, lo cierto es que los objetivos europeos globales han entrado en crisis, y dentro de ello, la crisis se detecta y agiganta mes a mes, en los análisis que se llevan a efecto en cada territorio.

Esta es la situación. Y ahora qué?. Todos sabemos que hay muchísimas cosas que hacer para detener esta pandemia de las víctimas de tráfico (muertos y lesionados de todo tipo).

En nuestro Blog, sin ánimo de ser dogmáticos, pero con la libertad, la experiencia y el rigor que nos da el marco de las Universidades y los Colegios Profesionales, abrimos un espacio global de artículos bajo el título “ACCIONES NECESARIAS PARA ACABAR CON LA ESCALADA DE ACCIDENTES DE TRÁFICO” en el que no improvisaremos sino que fundamentaremos una a una las medidas que entendemos son imprescindibles considerar, no solo para salir del bache actual de inseguridad sino para intentar priorizar a los niveles que corresponda  las actuaciones que consideramos deben de aplicar preferentemente los responsables públicos, las entidades privadas, los poderes politicos y económicos y los agentes sociales en sus respectivos ámbitos de influencia para llegar a incidir en la disminución del riesgo individual.

.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de HERNAN FERNANDEZ ORDOÑEZ

Profesor:
Muchas gracias por compartir la reflexión. Personalmente pienso que conceptualmente la siniestralidad vial debe abordarse como un problema COMPLEJO

Imagen de JLPedragosa

La complejidad que mencionas se ha incrementado con el abordaje de las nuevas tecnologías, no tanto del automóvil o vehículo a motor, sino del entorno de la circulación que ha quedado acorralado por la inundación de información que reciben los conductores y demás usuarios del tráfico, muy superior a la capacidad de atención sobre los riesgos inherentes al trabajo desde dentro del vehículo. Hay medios tecnológicos para afrontar esta crisis mediante el control de vehículos y conductores vía satélite, pero los paises que aun tienen como responsables a Departamentos policiales o de Interior no están preparados para un cambio de modelo en la gestión del tráfico.... En mi mismo blog iremos revisando estas soluciones... aunque hará falta coraje político para asumir el cambio...

Añadir nuevo comentario