Eso que llamamos trabajo…

Eso que llamamos trabajo…

Nuevo lugar de encuentro para la reflexión sobre el trabajo y el papel que desempeñará en la existencia misma del individuo.
12 Abril 2016

Abrimos este blog como lugar de encuentro para la reflexión sobre el trabajo y el papel que desempeñará en la existencia misma del individuo. El blog nace con vocación inclusiva, y en él caben definiciones, enfoques y dudas, estudios retrospectivos y prospectivos; y, por la misma razón, se tratarán desde conceptos abstractos hasta problemas concretos. Únicamente se establece un límite, para centrar su contenido: el impacto directo e indirecto de estas reflexiones sobre la persona y el trabajo.

La promoción de este blog es responsabilidad de un grupo de  curiosos que nos venimos dedicando a investigar, discutir y reflexionar precisamente sobre el bienestar del trabajador en todas sus dimensiones. Esta obra colectiva, de autoría discutible, en la que en ocasiones nos referiremos a sus creadores como el grupo TT/π (Grupo de reflexión o Think Tank desde prevencionintegral.com), somos nosotros, empezando por ti, que nos estás leyendo mientras redactas mentalmente tu aportación, la escribes y la incorporas. Y no es intención de los autores que se lean estos escritos como capítulos o como un continuo, antes bien cada entrada es en sí mismo cerrada e independiente.

Cada nueva aparición se debe considerar y por lo tanto leer como un aleph o aparición en una reflexión de café, como un momento de zozobra –si lo prefieren de marasmo intelectual- y por tanto nadie debe buscar coherencia o vigilancia epistemológica entre una y otra entrada del blog; al contrario es intención presentar polos, antagonismos, contradicciones, incoherencias… y defenderlas con la misma pasión, intensidad y vigor. 

En ocasiones, para animar su participación y su desarrollo utilizaremos la técnica de la provocación. O, dicho de otro modo, el desafío o reto extremo. La razón es obvia, el ser humano tiende a conservar aquello con lo que se encuentra cómodo, porque lo conoce y se resiste al cambio. Con la provocación se pretende alterar esta comodidad presentando amenazas y también oportunidades que inciten a pensar diferente.

La idea de la provocación no es nueva, la red DARPA de los EE.UU. anunció en el año 2002 su primer gran desafío: construir un vehículo completamente autónomo que pudiese recorrer 150 millas por el Desierto del Mojave. En el año 2004, quince participantes se animaron a probar sus prototipos, con un resultado que la mayoría de los medios calificaron de completo fracaso. Hoy en día sabemos que la provocación fue un éxito completo, no sólo a partir de 2010 cuando Google presentó su prototipo sino, sobre todo con los recientes lanzamientos de iniciativas comerciales.

Los temas a debate seguro que han sido tratados por personas con más inteligencia y obviamente más diligentes, “ya lo habrán hecho con anterioridad...” nos decimos frecuentemente. Pero eso no nos debe frenar, aportamos nuestro punto de vista, aunque surja desde la incoherencia, la irreflexión o la sinrazón…  Pero lo haremos con la bondad y el sentido humanista que nos caracteriza… Y que quede claro desde ya, y no volveremos a ello (aunque en alguna entrada pueda parecer lo contrario), que nos mueve la pasión de creer que “la persona sigue siendo la medida de todas las cosas” y que nada tiene sentido en la creación humana si no hemos puesto en el epicentro del proyecto a la persona, si no buscamos su felicidad y su autodesarrollo en esos momentos en que ocupa su tiempo y lo dedica a generar bienestar para los demás. Vale…, vale…, digámoslo sin tapujos, en esos momentos que nuestra sociedad ha tipificado y hemos denominado tiempo de trabajo.

Pero, ¿de qué vamos a escribir?… temas como ética y nuevo trabajo, exoesqueleto y traumatismos repetitivos, dosis de trabajo a lo largo de la vida, interacción persona robot, modificación intencional del ADN y trabajadores del futuro, esperanza de vida y actividad profesional, trabajos para un futuro apasionante, aprendizaje después de los cien años, las edades y las tareas, el diseño transgeneracional, ¿qué era eso del paro?, los nuevos luditas, la desaparición de las empresas de más de 7 colaboradores, el fin de la muerte, las ideas fuerza del futuro empresarial, trabajadores sin trabajo, la empresa como agencia de viajes, el fin de la pobreza, ilusióname -el nicho de trabajo del futuro-, el boom de los creadores digitales, poetas, escritores, compositores y pintores, ¿qué era un accidente de trabajo?, el estudio del error humano como fuente de creación de productos y servicios, sin dinero y sin necesidades…

Como podrás ver, los temas no te dejarán indiferente y tus aportaciones ayudarán a generar un debate que necesitamos si queremos configurar una sociedad que tienda a la felicidad.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario