Presentación y primer número del Coleccionable El románico de la Cerdanya

Presentación y primer número del Coleccionable El románico de la Cerdanya

El coleccionable se entregará cada martes en formato pdf descargable, en castellano o catalán, para que pueda imprimir y completar su colección de dos tomos.
21 Abril 2015

Corría el año 1956 cuando por primera vez pisé la Cerdanya, después de doce largas horas de viaje desde Sitges, lugar donde nací y residíamos, hasta Puigcerdá para hacer noche en una casa de La Costa, que por cierto aún existe, y al día siguiente dirigirnos a vía La Tour de Carol a Auzat, un pequeño pueblo del Ariege a donde había huido mi tía, por motivos políticos, al finalizar la Guerra Civil Española.

Tenía siete años y aunque vagos, conservo algún recuerdo de aquel viaje, lo que no es tan vago es que en los sucesivos viajes anuales quede enamorado del lugar y, después de las innumerables vueltas que da una vida, en 1987 fije en Llívia mi segunda residencia que en la actualidad, después de mi jubilación, se ha convertido en mi lugar de residencia.

Creo que los antecedentes son necesarios para, de algún modo, matizar la vehemencia de quien, enamorado de la tierra, les presenta este trabajo sobre el Románico de la Cerdanya dividido en dos volúmenes y que, basado en los textos que aparecen en la página Web del Consell Comarcal de la Cerdanya, pone imágenes a las iglesias románicas existentes, aunque de algunas solo quedan las ruinas, y las obras de arte que se conservan en los distintos museos.

El objetivo de este trabajo, que ha ocupado dos años de mi vida, no es otro que dar a conocer, a través de la imagen, el patrimonio románico de la Cerdanya y divulgarlo, de forma gratuita, para su mayor conocimiento.
No quiero terminar sin expresar mi agradecimiento a los propietarios de la Iglesias privadas de Sant Manet d’Ánes y Santa Magdalena de Mendrat por las facilidades que me han dado para fotografiar sus propiedades y hacer extensivo dicho agradecimiento a los ayuntamientos franceses de Iravals, Dporres, Angostrina, Estevar, Eina y Palau de Cerdanya por las facilidades que me han dado para poder fotografiar los interiores de sus iglesias. Para finalizar quiero hacer una especial mención de la colaboración recibida del MUSEU NACIONAL D´ART DE CATALUNYA y que han permitido que este trabajo pueda mostrar, entre otras obras, las pinturas calcinadas en la Guerra Civil del ábside de Santa María de Mosoll.

Si el objetivo de este enamorado de la Cerdanya y amante de la fotografía era la divulgación del patrimonio románico de esta tierra era necesario encontrar un medio de divulgación masivo y, después de algún intento frustrado, Prevención Integral, portal de Prevención de Riesgos Laborales de la Escola Técnica Superior d´Enginers Industrial de Barcelona, UPC me brindó la oportunidad de poner a disposición de quien pueda interesar estos dos volúmenes y que, pudiéndose imprimir, cumplir el objetivo que me fije al iniciar el
trabajo.

Si la visualización del patrimonio románico existente hace que alguno de ustedes se decida a visitarlo y conocer mejor esta bella comarca, el trabajo habrá valido la pena.

Salvador Dalmau
Llívia Abril 2015

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario