Unespa: “Habrá que ir a reformas que hagan entrar a las pensiones en el caudal general de impuestos”

Unespa: “Habrá que ir a reformas que hagan entrar a las pensiones en el caudal general de impuestos”

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, intervino hoy en la VI Jornada Institucional de Previsión organizada por BBVA.
28 Septiembre 2016

En su discurso, señaló que “el debate sobre las pensiones es en realidad dos debates: qué haremos en el corto plazo y qué haremos en el largo plazo. Es importante dirimir de qué se está hablando en cada momento porque el sistema de pensiones presenta problemas diferentes según el plazo. Buena parte de las reformas de sostenibilidad en el largo plazo no tienen efectividad en el corto. Por ejemplo, la solución italiana, que es implantar un sistema de cuentas nocionales para los nuevos trabajadores, nuevos futuros pensionistas para ser exactos, ayuda a hacer sostenible el sistema cuando esos trabajadores cobren; pero introduce poca estabilidad frente a las tensiones que hoy está sufriendo el mismo sistema”.

Así, explicó que “en el corto plazo, parece obvio que habrá que ir a reformas que, de una forma o de otra, supondrán hacer entrar en el juego de las pensiones al caudal general de impuestos. Digo de una forma de otra porque esto lo podemos hacer de una forma explícita, por ejemplo creando un impuesto específico para financiar parte del gasto en pensiones; o podemos hacerlo de una forma más implícita, pasando a trasladar al caudal de impuestos subsistemas hoy financiados con cotizaciones, como la viudedad. En esencia, será siempre lo mismo. Esto es así porque la vía de incrementar las cotizaciones la considero cegada por el encarecimiento que supondría sobre el empleo, que ya es una mercancía desgraciadamente demasiado escasa. La idea de destopar las contribuciones sin elevación paralela de prestaciones (en términos técnicos, alimentar el activo incrementando en menor medida el pasivo) tiene serias contraindicaciones sociales y muchas limitaciones en su eficiencia”.

Asimismo, señaló que “lo que para mí debe quedar claro es que todo recurso externo a las cotizaciones supone un indeseable paso atrás en eso que el Pacto de Toledo llamó la clarificación de las fuentes de financiación. Por lo tanto, todo mecanismo de este tipo debiera estar presidido por dos características: la primera, la transparencia. La segunda, la provisionalidad”.  

Para el largo plazo, propuso “diseñar sistemas para que esa caída se compense por otro lado. Y en este punto, irónicamente, la buena noticia es que, en materia de ahorro capitalizado, en España no hemos hecho gran cosa a día de hoy. Buena noticia, digo, porque todavía nos queda desarrollarlo, pero si lo hacemos encontraremos la solución a nuestro sudoku. Al lado del pilar de reparto, que hoy está solo, tiene que haber un pilar de capitalización. ¿de qué tamaño? Como digo, hay ejemplos: en Reino Unido, el sistema actual de segundo pilar fue diseñado para sostener, en el largo plazo, unos 35 puntos de tasa de sustitución de la pensión de reparto que ésta es susceptible de perder por razón de las tensiones demográficas. Éste es el mensaje que debemos mandarle a la sociedad española, notablemente a la joven: esto tiene solución, lo que pasa es que tienes que empezar a poner de tu parte ya para que esa solución se produzca”.

Sinceridad social

Según González de Frutos, “debemos sentarnos y mirarnos a los ojos. Hablar de datos, no de ideologías o sentimientos. Entender que nuestro sistema de reparto va a perder generosidad, y dialogar sobre cómo equilibraremos esa pérdida, de forma que todos nos beneficiemos de dicho equilibrio. Si no hacemos eso, si no hablamos, ¿saben lo que pasará? Pues pasará, simple y llanamente, que los trabajadores de grandes empresas, probablemente, verán su problema resuelto con los años. Pero la inmensa mayoría de los trabajadores españoles, los que trabajan en start-ups, en pequeñas empresas de servicios, en restaurantes, en pequeñas explotaciones ganaderas, en despachos, y así un largo etcétera, no tendrán nada.

Por eso, abogó “por un sistema de cuasiobligatoriedad en el que todo trabajador por cuenta ajena se vea introducido en un sistema de ahorro, reteniendo su derecho a tomar la opción última de salirse. Un sistema flexible, que tenga en cuenta las muchas casuísticas que hay en un mercado, casuísticas de trabajador, de empresa, de empresario. Un sistema que cree nuevo ahorro y que le ofrezca al trabajador español la posibilidad de ser un pensionista próspero y tranquilo”. 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario