SEGURIDAD VIAL TESTIMONIAL.- Actuación 11 - LAS VICTIMAS COMO EPICENTRO DE LA PREVENCIÓN

SEGURIDAD VIAL TESTIMONIAL.- Actuación 11 - LAS VICTIMAS COMO EPICENTRO DE LA PREVENCIÓN

OBJETIVO: Disminuir el Nº de Victimas mortales o incapacitantes en accidente de tráfico con la participàción activa en el sistema educativo y preventivo de las propias víctimas y sus Asociaciones. PROPUESTAS.- 1ª.- Implicación en la educación vial de los testimonio directos o indirectos de los accidentes de tráfico. 2º.- Rol de las Asociaciones de víctimas y los centros de rehabilitación. 3º.- Formación de formadores para situaciones de riesgo vital. 4º.- Los sistemas de emergencias médicas para accidentados de tráfico y su integración en la seguridad vial.
2 Enero 2019

 “El precio que se paga por una víctima mortal o que tiene secuelas permanentes, es muy elevado. Lo es para quien lo sufre y lo es para los familiares, por el daño causado por el impacto sobre la estructura familiar, sentimental y psicológico y es un gravamen socio-económico para el país  pues el coste de una vida en términos económicos y de pérdida del valor profesional son muy elevados. Estos costes están muy relacionados con la edad.”

“Hay que poner todo el esfuerzo posible en evitar víctimas, lo que obviamente equivale a evitar accidentes.  En primer lugar deben disponerse los efectivos necesarios para la prevención primaria, es decir, para que no tenga lugar el accidente y por lo tanto no haya víctimas.  Pero esto no debe ser fruto del azar, si no fruto de un plan de prevención de accidentes. Pero una vez producido el accidente hay que minimizar al máximo las consecuencias, evitando muertes, incapacidades y lesiones permanentes incluyendo las psicológicas.”

1º.- IMPLICACIÓN EN LA EDUCACIÓN VIAL DE LOS TESTIMONIOS DE ACCIDENTES: VÍCTIMAS O FAMILIARES.

 “Todas las personas somos susceptibles de sufrir o presenciar un accidente de tráfico. Por tanto todos  deberíamos saber de que manera podemos ser mas útiles siempre colaborando y sobre todo no interfiriendo en la respuesta a las emergencias establecida en el lugar del accidente”.

“Por lo tanto, la educación vial, debe estar dirigida transversalmente a todos los colectivos implicados en la prevención primaria y secundaria de un accidente y a las posibles víctimas del mismo. Debe ser una educación que aunque vaya dirigida a  evitar muertes e incapacidades derivadas de accidentes de tráfico, se rentabilice al máximo para que los conocimientos se puedan aplicar en todo tipo de situaciones que supongan un riesgo  vital o grave”.

“Pero también las propias víctimas con sus vivencias y experiencias como testimonios directos del accidente y sus consecuencias, pueden ser y son, los mejores emisarios de los mensajes preventivos a los colectivos de personas que reciban los mensajes”.

“El reconocimiento de la importancia clave de la versión de los testimonios en las sesiones o cursos de sensibilización y recuperación de puntos en el impacto del infractor para conseguir un cambio de sus hábitos o actitudes de riesgo, es una muestra de la valoración que se da a esta intervención de las propias víctimas o familiares”.

“El rendimiento de la acción docente o didáctica de la intervención del testimonio en las sesiones de educación vial, se multiplica cuando el formador-testimonio tiene además, la preparación adecuada para poner el acento en los aspectos de mayor incidencia en el futuro comportamiento de los conductores receptores de sus mensajes”.

“El campo de la educación vial es amplio y su campo de acción puede ir desde los propios centros sanitarios o centros de rehabilitación, pasando por los centros escolares y universitarios, residencias de tercera edad o entre los propios trabajadores con riesgo vial en las empresas”.

“Es imprescindible sin embargo que la Agencia establezca pautas de integración de los testimonios en los cursos de los centros de formación vial a los que acuden aspirantes a obtener el permiso de conducir y también conductores en distintas situaciones que requieran reeducación o sensibilización”.

2º. -LAS ASOCIACIONES DE VÍCTIMAS Y LOS CENTROS DE REHABILITACIÓN

“El fuerte impacto social, emocional y familiar que envuelve la existencia de víctimas mortales o con secuelas incapacitantes como consecuencia de los accidentes de tráfico viene teniendo respuesta en la creación de entidades de apoyo a las propias víctimas que, además promueven con más vehemencia si cabe, la constante mejora de todos los aspectos de la seguridad vial”.

“Las propias Administraciones Públicas promueven la existencia de unidades de información y apoyo a víctimas y familiares para ayudarles en todo el proceso de salud y de trámites por el accidente en los que es frecuente la desorientación, el desánimo y las crisis familiares y económicas de todo tipo. Pero es la propia sociedad civil la que viene dando respuesta continuada con la creación de Asociaciones que ayudan en diferentes aspectos al entorno de personas afectadas por los accidentes con víctimas”.

“Las Asociaciones de víctimas y familiares de víctimas de accidentes de tráfico con su abrumadora razón y perseverancia han ido adquiriendo un especial protagonismo y credibilidad en las acciones de seguridad vial”

“Las Asociaciones pueden tener diferentes matices o planteamientos según sean de apoyo jurídico, sanitario, económico o social, o de todos los aspectos a la vez y tienden a especializarse o profesionalizarse para conseguir la máxima eficiencia en los resultados”.

“Las Asociaciones de víctimas tienden a conseguir líneas efectivas de ayuda psicológica para el enfermo y familiares con el fin de hacer más soportable el proceso colaborando en lo posible”.

3º.- FORMACIÓN DE FORMADORES PARA SITUACIONES DE RIESGO VITAL.

“Se trata de extender conocimientos sobre cómo actuar en situaciones súbitas o inesperadas en los que puede producirse la muerte de una persona en estado de shock producido por traumatismo u otras distintas causas”.

“La formación puede ser llevada a cabo por monitores formados según un protocolo avalado por universidades y/o sociedades científicas. Los formadores enseñan a formar siguiendo un formato audiovisual teórico/práctico  establecido”.

“Parece deseable que los alumnos para ser formadores serán de diferentes organizaciones, sociedades, relacionadas con la seguridad vial. Dado que se trata de accidentes de tráfico, un colectivo que parece prioritario y susceptible de ser formado para formador, es el de los profesores de escuelas de conducir así como los técnicos de prevención de riesgos laborales de las empresas con trabajadores con riesgo vial”.

“En principio se ven dos niveles de formación: Uno para profesionales que están relacionados o tienen muchas posibilidades de estar relacionados con accidentes de tráfico. Este nivel equivaldría al de primer actuante o respondiente (First responder) que pueden ser bomberos, policías, profesionales sanitarios y psicólogos de emergencias, conductores de autocares y camiones o sea profesionales del volante, empleados de gasolineras, areas de servicio, gruas, mantenimiento de carreteras y autopistas, etc. Un segundo nivel es para la población en general: alumnos de autoescuela, clubs, asociaciones, etc.”

“Hay que tener la máxima flexibilidad pero al mismo tiempo el máximo rigor en respetar el protocolo docente para que se aplique en un sitio u otro, se aplique exactamente igual”.

4º.- SISTEMAS DE EMERGENCIAS MÉDICAS: AVISO, TRASLADO, ELECCIÓN DEL CENTRO DE EVACUACIÓN 

“Los sistemas de emergencias médicas son dispositivos que tienen por objetivo asistir a todo tipo de emergencias  médicas o producidas por agentes externos como es el caso de los accidentes de tráfico y vienen teniendo dependencia de las Autoridades sanitarias, aunque en un proyecto como el de la Agencia de Seguridad Vial debe de ser tenido en consideración como pieza muy importante en el encaje general de actuaciones y prioridades”.

“Existen muchas variedades de sistemas pero todos incluyen un centro de recepción de llamadas de los usuarios y despacho de recursos. Tienen varias denominaciones pero su función es similar (call center, centro de coordinación, etc),  recursos móviles (ambulancias, medios aéreos y acuaticos) y sobre todo un personal especializado que en algunos sistemas es médico (sistemas medicalizados cuyo paradigma es el SAMU francés, belga y ahora también español ) y los sistemas no medicalizados, pero con personal paramédico específicamente capacitado (sistemas anglosajones EMS = SEM). Sea cual sea el modelo lo importante es que sea efectivo. Parece lógico pensar en un modelo mixto”.

“La estrategia de asistencia sanitaria a los accidentados de tráfico debe estar definida y extendida en todo el territorio y en las todas las fases del proceso:  Comunicación del accidente y sistema de aviso, Coordinación y movilización de recursos, Actuaciones en situ, Elección del sistema de traslado, Determinación del centro sanitario adecuado para la evacuación, Cadena de asistencia sanitaria, Sistema de información y garantía de calidad, Mantenimiento del sistema y Difusión y Divulgación, con la máxima coordinación entre Administraciones e Instituciones, la Integración del sistema sanitario y las Fórmulas de Financiación concretadas”

“Estos sistemas reciben la llamada, inmediatamente deciden un tipo de recurso en función de cada caso y despachan el recurso. La clave es el tiempo. Un centro muy sofisticado pero que tarde en despachar el recurso más que otros menos sofisticados, no sirve”.

“El equipo asistencial actua y confirma el  motivo de llamada y presunción diagnóstica. En función de esto  (o sea la patología y el nivel de urgencia) el enfermo/herido se traslada al lugar más adecuado a su caso”.

“El personal asistencial de un SEM / SAMU parece idóneo para impartir cursos de formación a la población”.

“Debería garantizarse la atención psicológica a las víctimas de accidentes de tráfico, durante la fase de emergencia y en estadios posteriores”.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario