1 de Mayo Día del Trabajador

1 de Mayo Día del Trabajador

En el primer congreso de la Segunda Internacional, en 1889, se decidió conmemorar el 1 de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores.
1 Mayo 2018

La Segunda Internacional estuvo integrada en su mayoría por organizaciones de trabajadores europeos, cuyas ideologías predominantes fueron el comunismo y socialismo. Uno de sus objetivos era rendir homenaje a los mártires de Chicago. Era el 1 de mayo de 1886. Los trabajadores sabían que era inevitable renunciar a la vida. Que un salario no debía arrebatar el derecho a contemplar una flor en mitad del camino, los atardeceres, las sonrisas de un hijo. Y la no resignación llevó a la huelga. Sin embargo, las protestas se extendieron hasta el 4 mayo.

Luego, un estallido causó la muerte de un policía. Nunca se supo cómo sucedió, pero el Estado debía señalar. Porque detrás de esas culpas, Estados Unidos despreciaría las consignas de los obreros. Sin las suficientes pruebas, fueron condenados a la horca cinco trabajadores anarquistas y anarcocomunistas, el 11 noviembre de 1887: George Engel, August Spies, Albert Parsons y Adolph Fischer. Louis Lingg explotó una cápsula de dinamita en su boca, antes de ir al cadalso y su agonía duró seis horas. Samuel Fielden, Michael Schwab y Oscar Neebey fueron condenados a prisión.

El pensador cubano José Martí presenció aquel suceso. Era corresponsal del diario argentino La Nación. “El obrero, que es hombre y aspira, resiste, con la sabiduría de la naturaleza, la idea de un mundo donde queda aniquilado el hombre; pero cuando, fusilado en granel por pedir una hora libre para ver a la luz del sol a sus hijos, se levanta del charco mortal apartándose de la frente, como dos cortinas rojas, las crenchas de sangre”, escribió, y tituló su crónica “Los mártires de Chicago”.

El reclamo de los trabajadores era claro: un pedido de reducción de la jornada laboral a 8 horas, cuando lo "normal" era trabajar entre 12 y 16 horas. La protesta, llevada a cabo inicialmente por 80.000 trabajadores, pronto desembocó en una poderosa huelga nacional que afectó a numerosas fábricas de los Estados Unidos. La fuerza demostrada por los obreros en su reclamo marcó un antes y después en la historia de todos los trabajadores, instaurándose aquella fecha como el "Día del Trabajador".

El 1° de mayo se conmemora en todo el mundo el Día Internacional del Trabajador en homenaje a los llamados Mártires de Chicago, grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886. Ese mismo año, la Noble Order of the Knights of Labor, una organización de trabajadores, logró que el sector empresarial cediese ante la presión de las huelgas por todo el país.

Entonces, el presidente de Estados Unidos, Andrew Johnson, promulgó la ley estableciendo ocho horas de trabajo diario. Como los empleadores se negaron a acatarla, los trabajadores de la ciudad industrial de Chicago iniciaron una huelga el 1º de mayo, que comenzó con una manifestación de más de 80.000 trabajadores liderados por Albert Pearsons.

Ese movimiento había sido calificado como “indignante e irrespetuoso”, “delirio de lunáticos poco patriotas”, y manifestando que era “lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo”.

A partir de allí, el conflicto se fue extendiendo a otras ciudades norteamericanas, logrando que más de 400.000 obreros pararan en 5.000 huelgas simultáneas. La magnitud del conflicto causó preocupación al gobierno y al sector empresarial, que creyeron ver en las manifestaciones y huelgas el inicio de una revolución anarquista.

Sin embargo, la fábrica McCormick de Chicago no reconoció la victoria de los trabajadores y el 1º de mayo de aquel año la policía disparó contra los manifestantes que, a las puertas de la fábrica, reivindicaban el nuevo acuerdo. Durante los siguientes días murieron más trabajadores, hasta que el día 4 una bomba estalló contra las fuerzas policiales, suceso conocido como “el atentado de Haymarket”.

El 21 de junio de 1886 comenzó el juicio a 31 obreros acusados de haber sido los promotores del conflicto. Todos fueron condenados, dos de ellos a cadena perpetua, uno a 15 años de trabajos forzados y cinco a la muerte en la horca. La culpabilidad de los condenados nunca fue probada.

En la actualidad, muchos países rememoran el 1º de mayo como el origen del movimiento obrero moderno. Hay algunos que no lo hacen –en general, países de colonización británica–, como Estados Unidos y Canadá, que celebran el Labor Day (Día del Trabajo) el primer lunes de septiembre.

Al volver la vista hacia el Chicago de 1886, lo único que parece claro es que hoy tenemos tantas razones para salir a la calle como aquella jornada laboral de ocho horas que unió a nuestros tatarabuelos. Ya sabes: no más deberes sin derechos, ningún derecho sin deber.

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Añadir nuevo comentario