El cambio climático implica inundaciones de primavera más tempranas en unas partes de Europa y más tardías para otras

El cambio climático implica inundaciones de primavera más tempranas en unas partes de Europa y más tardías para otras

Las inundaciones fluviales son el riesgo natural que afecta a más personas en todo el mundo, con pérdidas globales anuales estimadas en 104.000 millones de dólares
7 Octubre 2017

El análisis cinco décadas de datos revela que el cambio climático está alterando el calendario de inundaciones fluviales de Europa. Los resultados, publicados el 11 de agosto en la revista Science (adjuntamos el texto completo) muestran que durante la primavera los ríos se desbordan antes en las regiones del oeste y el noreste del continente, pero con la estación ya más avanzada alrededor del mar del Norte y en determinados sectores de la costa Mediterránea.

Las inundaciones fluviales son el riesgo natural que afecta a más personas en todo el mundo, con pérdidas globales anuales estimadas en 104.000 millones de dólares. Se prevé que estos costes aumentarán a causa del crecimiento económico continuado y del cambio climático. En esta ocasión, Günter Blöschl y sus colegas han analizado datos recogidos en más de 4200 estaciones hidrométricas de 38 países europeos entre 1960 y 2010.

Además, compararon datos de precipitaciones, humedad del suelo y temperatura para explorar los potenciales impulsores de los cambios en las inundaciones. Los cambios notables se produjeron en Europa occidental, a lo largo de la costa del Atlántico Norte, desde Portugal hasta Inglaterra, donde el 50 % de las estaciones registraron un cambio hacia inundaciones más tempranas en al menos 15 días durante el período de 50 años. Los autores atribuyen este cambio en gran medida a la naturaleza del suelo (en concreto, a su capacidad de retener la humedad) en esta región.

Casi todas las estaciones del noreste de Europa registraron igualmente un cambio hacia inundaciones tempranas, con un desplazamiento superior a 8 días en la mitad de ellas; estos cambios se deben en gran medida al aumento del deshielo en un clima más cálido. Alrededor del Mar del Norte, cerca de la mitad de estaciones registraron un cambio hacia un retraso en las inundaciones superior a ocho días, lo que los autores atribuyen a las precipitaciones extremas que tienen lugar durante el invierno y a los cambios en la oscilación del Atlántico Norte.

En un estudio de Perspective relacionado, Louise J. Slater y Robert L. Wilby señalan: "Sin adaptaciones, estos cambios en la estacionalidad de las inundaciones pueden afectar profundamente a los rendimientos agrícolas, a la seguridad y a la operación de infraestructuras, a la producción de energía hidroeléctrica, al abastecimiento de agua y a la gestión del agua. El estudio, por tanto, plantea preguntas importantes sobre la previsibilidad de las inundaciones ".

Fuente: Eurekalert

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario