Samsung ofrece una compensación a sus trabajadores enfermos de leucemia

Samsung ofrece una compensación a sus trabajadores enfermos de leucemia

El vicepresidente de la empresa admite que algunos exempleados en Corea tienen cáncer
11 Junio 2014

Los trabajadores que demandaron al gigante coreano Samsung Electronics han ganado parte de la batalla que mantienen con la empresa para que les compense económicamente por las leucemias y otros cánceres que han contraído algunos empleados y que, aseguran, tienen que ver con las condiciones laborales de la planta de semiconductores en la que trabajaban. Los semiconductores son materiales utilizados en la fabricación de productos electrónicos como los teléfonos móviles.

La compañía presentó de manera oficial disculpas y prometió pagar una indemnización. Pero no llegó a admitir un vínculo entre las condiciones de trabajo y el desarrollo de enfermedades. “Varios trabajadores en nuestras plantas de producción sufrieron leucemia y otras enfermedades incurables, lo que también llevó a algunas muertes”, dice en un comunicado que cita la agencia surcoreana Yonhap y leído en una rueda de prensa, el consejero delegado de Samsung Electronics, Kwon Oh-hyun. “Deberíamos haber resuelto este asunto antes, y estamos profundamente entristecidos de que no logramos hacerlo. Expresamos nuestras profundas disculpas”.

La compañía buscará un mediador con el que estén de acuerdo las víctimas y sus familiares y que establezca las indemnizaciones necesarias. Samsung se ha comprometido a resolver el asunto “con sinceridad y dedicación”.

El anuncio se produjo apenas días después de que el presidente de Samsung Electronics, Lee Kun-hee, de 72 años, se sometiera este fin de semana a una intervención quirúrgica tras sufrir un infarto de miocardio.

El caso había comenzado en 2007, tras la muerte de Hwang Yu-mi, una antigua trabajadora de la planta de Giheung del gigante de la electrónica, cuyos familiares aseguraron que la leucemia que acabó con ella a los 23 años tenía su origen en el contacto que había mantenido con productos químicos a lo largo de los cinco años que trabajó en la fábrica. Tres años más tarde, la familia de Hwang Yu-mi se sumó a otros cuatro trabajadores también enfermos de leucemia, para exigir que se les reconociera como víctimas de accidentes industriales, y en 2011 un tribunal de Seúl se pronunció en favor de Hwang y otro de los demandantes. Un año más tarde, otro caso de cáncer de mama en una trabajadora también se clasificó como accidente industrial.

A finales de 2012, la asociación que defiende a los afectados calculaba en 160 el número de víctimas directas, de las que 60 habían muerto. El año pasado comenzó a negociar con Samsung el posible pago de indemnizaciones, a lo que en un principio la compañía se negó al considerar que no existía relación entre el cáncer y las condiciones laborales.

Los casos cobraron actualidad de nuevo con el estreno en febrero de este año de la película Otra Promesa, basada en el caso de Hwang y que conmovió a la opinión pública.

En abril, la diputada de la oposición Sim Sang-jung se unió a los familiares de las víctimas para exigir a Samsung que asumiera responsabilidades y pagara indemnizaciones. Sim presentó una propuesta en el Parlamento en la que pedía que se reconociera que 114 de 243 trabajadores que enfermaron desde finales de los años noventa habían trabajado en plantas de Samsung para la fabricación de semiconductores.

Fuente: EL PAÍS

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario