Decirle adiós a la oficina convencional

Decirle adiós a la oficina convencional

En los últimos años, restaurantes, cafés y centros comerciales han abierto zonas y espacios destinados para que las personas encuentren un lugar apropiado para trabajar. Se trata de áreas cómodas, dotadas con sillas y mesas compartidas, acceso a internet y conexiones eléctricas.
5 December 2019

Cafeterías, centros comerciales y restaurantes hoy son la sede de trabajo de muchas personas en el mundo

La diferencia con los espacios de coworking tiene que ver con el costo (el espacio en centros comerciales es gratuito) y con la ausencia de un community builder o gestor de comunidad. “Los coworking activan esas relaciones entre trabajadores, a través de la gestión. Es más que un espacio con oficinas, es un lugar donde surgen alianzas y proyectos colaborativos porque hay personas que lo hacen posible”, afirma Julián Arango, creador de Workia.

Lo anterior no significa que los profesionales que van a trabajar a centros comerciales o cafés no puedan gestar ideas en conjunto, sin embargo se trata de algo espontáneo. “En Rituales Café no somos un coworking, somos un café experiencial. Nuestro espacio es un lugar muy tranquilo para trabajar, por eso el 80 % de nuestro público son extranjeros que vienen en busca de un café de calidad y que, al mismo tiempo, desean trabajar desde aquí. Es un público tan frecuente que han surgido alianzas y amistades entre ellos, pero eso no nos define como coworking ”, afirma Yeniffer Bravo, cofundadora de Rituales Café.

Otros modelos 

WeWork es una de las empresas más asociadas como un coworking, pero realmente no se consideran así. Se definen como una compañía global, que ofrece los espacios de trabajo, los servicios y las comunidades necesarias para que las empresas y sus colaboradores crezcan juntos. 

Mauricio Ucros, gerente de asuntos públicos de WeWork, afirma que se diferencian de los espacios de coworking porque sus edificios tienen una capacidad promedio para 1.200 miembros, y no más del 8 % son puestos flotantes en zonas abiertas. El resto son oficinas privadas que pueden tomar las empresas para tener equipos de 1 o 500 personas.

“Lo que tenemos denominado como coworking no alcanza a ser ni el 10 % de toda nuestra comunidad, que en el mundo ya es de 420.000 personas, en 27 países y 101 ciudades. Con una membresía de WeWork, una empresa puede tener oficina en cualquiera de esas ciudades. Es un aliado para que las grandes empresas se adapten a las dinámicas planteado por las nuevas generaciones con respecto a cómo quieren vivir su trabajo”, expresa Mauricio Ucros.

Cuentan con oficinas privadas, espacios abiertos, cabinas telefónicas, cocinas equipadas y zonas de descanso. Con la membresía mensual, los usuarios reciben seguridad 24/7, aseo, internet de alta velocidad, salas de juntas y papelería. “La idea es que las empresas se concentren en hacer lo que aman, mientras nosotros nos encargamos del resto, reduciendo sus gastos administrativos significativamente”, agrega.

Actualmente, algunas empresas como Latam Airlines, Kellog´s, Unilever y Colsubsidio hacen parte de la comunidad de WeWork en Colombia.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Add new comment