Madrid es la segunda capital europea con más contaminación atmosférica por detrás de Sofía

Madrid es la segunda capital europea con más contaminación atmosférica por detrás de Sofía

Duplica el número de días que ha sobrepasado el nivel permitido respecto a Sevilla y triplica los de Barcelona
18 June 2014

Un informe publicado el año pasado por la Agencia Europea de Medioambiente subrayaba que nueve de cada diez ciudadanos de la UE respiran partículas contaminantes atmosféricas en niveles nocivos para la salud, según los parámetros marcados por la Organización  Mundial de la Salud. No obstante, hay muchas diferencias según dónde se viva en la UE, y la capital de España es uno de los peores sitios.

Un informe publicado el 5 de junio con motivo del Día Mundial del Medioambiente por la asociación francesa Respire y la revista ‘We Demain’ ha establecido un ranking  de calidad del aire en las 100 mayores ciudades europeas, donde Madrid queda como la segunda capital con más polución, por detrás de Sofía.

La clasificación se ha establecido con datos de Airbase, la base estadística de la Agencia Europea de Medioambiente, que recoge las cifras aportadas por las estaciones de medida de calidad del aire que tienen las ciudades. La clasificación se completa sumando los días que se superaron los límites en 2011 (últimos datos oficiales) de tres de los contaminantes más nocivos para la salud: PM10, que refiere a las partículas con diámetro inferior a 10 micras, el dióxido de nitrógeno y el ozono.

La clasificación establecida por Respire asigna a Madrid 188 días en los que superó  los límites permitidos, frente a los 157 de Roma, 150 de Londres o 139 de París, 96 de Praga, 92 de Lisboa, etc.

Respecto a otras grandes ciudades españolas las diferencias son tremendas. Sevilla es la segunda más contaminada, con 88 días superando los límites,  Bilbao y Barcelona  marcan 59 y 57 días respectivamente, mientras que Alicante, Murcia, Zaragoza, Las Palmas, Valladolid , Valencia y Málaga registran niveles siempre inferiores a 35 días.

En cualquier caso, la falta de uniformidad en los sensores colocados, por número y localización, es un grave problema para conseguir resultados suficientemente fiables. De hecho, en Madrid se cambiaron los sensores de lugar hace pocos años, acercándolos a zonas más limpias para rebajar los niveles hechos públicos.

Un parque de automóviles con alto nivel de motores diésel y territorios urbanizados para uso intensivo del automóvil, como es el caso de Madrid, generan un cóctel explosivo para la contaminación atmosférica. La alcaldesa Ana Botella considera que en Madrid sólo hay en estos momentos un problema contaminante en lo que respecta al dióxido de nitrógeno. La capital lleva cuatro años consecutivos superando los límites legales, nada menos que en un tercio de las estaciones de medida.

A pesar del constante incumplimiento de los límites legales de contaminación, que apenas se alcanzan cuando la climatología es muy favorable, el Ayuntamiento de Madrid no ha tomado nunca medidas drásticas restrictivas. La memoria del año pasado, con una presentación triunfalista de los datos,  muestra la escasa voluntad de conseguir resultados relevantes en la lucha contra la contaminación atmosférica, a pesar de que es el mayor riesgo para la salud de los ciudadanos.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Add new comment