Alemania, más cerca de regular el fracking

Alemania, más cerca de regular el fracking

Un informe de la Agencia Federal del Medio Ambiente (UBA) recomienda una regulación muy estricta
6 September 2014

El 30 de julio, Maria Krautzberger, la presidenta  de la Agencia Federal de Medio Ambiente de  Alemania (UBA), presentó en Berlín un nuevo informe sobre el fracking. Sus conclusiones fueron claras: "Mientras riesgos cruciales relacionados con esta tecnología no se puedan predecir ni se puedan controlar, el fracking no debe utilizarse en Alemania para extraer gas", dijo.

"El fracking es y sigue siendo una tecnología arriesgada. Por esta razón se requieren estrictas salvaguardias para proteger el medio ambiente y la salud", dijo Krautzberger en un comunicado.

El gas de esquisto obtenido mediante la fracturación hidráulica (fracking) es promocionado como una alternativa a los combustibles fósiles tradicionales. La tecnología está respaldada por las organizaciones de empresarios, que sostienen que la explotación del gas de esquisto en Europa puede reducir la dependencia del gas importado de Rusia en un momento en que las tensiones con Moscú están en su nivel más alto desde la Guerra Fría.

Pero los políticos alemanes, apoyados por un público ecológicamente consciente, están preocupados por los daños ambientales causados ​​por la fracturación hidráulica.

En un reciente documento conjunto, el ministro alemán de Asuntos Económicos Sigmar Gabriel, y la ministra de Medio Ambiente, Barbara Hendricks acordaron una moratoria hasta el año 2022, que cubre los yacimientos de gas no convencionales. El acuerdo contenía exenciones para los proyectos de investigación y desarrollo.

"Hasta ahora no tenemos unos requisitos legales claros para la tecnología de fracking. Esta es una situación muy insatisfactoria a la que se debe poner fin de inmediato por los legisladores", dijo Krautzberger.

La Agencia de Medio Ambiente recomienda una evaluación exhaustiva del riesgo de todos los proyectos de fracturación hidráulica para la extracción de gas y petróleo crudo, que también se aplicarían a los proyectos experimentales.

Estas evaluaciones deben ser un componente esencial de una evaluación de impacto ambiental, que debe ser estandarizada legalmente de acuerdo con las directrices de los ministerios alemanes de la economía y el medio ambiente.

Al igual que los ministerios, la UBA sigue insistiendo en la prohibición de toda forma de fracking no solo en las zonas de protección del agua y las zonas naturales protegidas, sino también en otras áreas sensibles como cuencas de drenaje de los mares y los embalses..

Fuente: Euractiv

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment