Fake Compliance

Fake Compliance

Sólo hay algo peor que no disponer de un modelo de Compliance: simular tenerlo
6 Enero 2017

La práctica de simular tener un modelo Compliance ha dado lugar a los términos “fake Compliance” (Compliance falso) or “make-up Compliance” (Compliance de maquillaje). Los poderes públicos se muestran cada vez menos tolerantes con las organizaciones que dicen hallarse alineadas con las mejores prácticas en cuanto a Compliance y, sin embargo, se ven envueltas en irregularidades de cumplimiento de grueso calibre. En tales casos, sus modelos de fake Compliance no aliviarán las consecuencias del incumplimiento ante la administración o la justicia, sino más bien todo lo contrario. En el fondo, publicitar la existencia de modelos de Compliance que finalmente resultan inexistentes o claramente inadecuados no dista mucho de ser una comunicación destinada a ocasionar confusión (misrepresentation), emitida por quienes encarnan a la organización.

La conducta de terceros puede verse condicionada por esas manifestaciones, lo que irremediablemente aumenta su gravedad. Sobre este particular, el nivel de sensibilidad social y jurídica aumenta a pasos agigantados, como demuestra la posición que está adoptando la autoridad regulatoria norteamericana, la Securities and Exchange Commission (SEC), al iniciar acciones contra altos cargos de empresas (corporate officers) por emitir documentos o certificados inadecuados en cuanto al alcance de los controles internos, aun cuando tales hechos carecieran de intención criminal (Caso Mark Sherman, 30 de julio de 2014). Es decir, que el mero hecho de realizar manifestaciones falsas en cuanto a las capacidades de los mecanismos de vigilancia y control tiende a tratarse como un fraude, con independencia de las consecuencias adicionales que pueda generar en los órdenes administrativos, civil o penal. 

Se trata de una tendencia que era previsible a la luz del redacto de la SarbanesOxley Act (2002), y que han seguido de forma todavía más explícita otras normas como la Finance Act británica (2009), al responsabilizar personalmente a determinados cargos (Senior Accounting Officer –SAO-) por el mero hecho de no presentar ciertos reportes o cuando estos incorporan inexactitudes. 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario