GESTIÓN INTEGRAL DE PROTECCIÓN DE PERSONAS Y RECURSOS. I PARTE.

GESTIÓN INTEGRAL DE PROTECCIÓN DE PERSONAS Y RECURSOS. I PARTE.

La gerencia debe ser concebida como una actividad compleja, en la que necesariamente debe tener cabida la Gestión Integral de Protección a la Personas y Recursos. Este concepto lleva en el mejor entendimiento, la noción que los fines de la empresa no solo se limitan a la...
4 Agosto 2014

GESTIÓN INTEGRAL DE PROTECCIÓN DE PERSONAS Y RECURSOS.

I PARTE.

Este trabajo adquiere relevancia en el día de hoy, dado que  su inspirador el Sr. Nelson Pizarro Contador, ha sido designado Gerente de la Estatal CODELCO una de las mineras de cobre de mayor envergadura a nivel global.

1.- INTRODUCCIÓN.-

La bibliografía chilena es escasa sobre una visión realista y objetiva de la suerte que corre la actividad productiva en materia de protección de personas y recursos. Más, aún si por este concepto las utilidades disminuyen entre un % 5 a un % 10 o más, lo que debiera significar una preocupación permanente de los empresarios y sus mandos gerenciales, aún en estas circunstancias existe una franciscana pobreza intelectual de escrituración discursiva sobre el asunto. No obstante, hay quienes se han preocupado del problema como lo es Don Nelson Pizarro Contador, quien en varios artículos ha demostrado la eficacia de la Gestión Integral de la Protección de las Personas y los Recursos.

Preocupados por que la economía alcance su madurez con efectos benéficos para todos los nacionales, creemos que es un deber estudiar y promover las ideas del conocido gerente impulsor de la Cultura Preventiva, probadas a lo largo de una brillante carrera en la máxima dirección de las más importantes empresas de la minería chilena, con el solo fin de reafirmar las que, a nuestro juicio, constituyen el pilar central o la base de un sólido crecimiento, que puede de alguna forma, dar un impulso a la economía nacional partiendo de la propia empresa.

2.- LOS PRINCIPIOS DE LA GESTIÓN INTEGRAL.-

 A.- MANAGEMENT Y PROTECCIÓN INTEGRAL DE LAS PERSONAS Y RECURSOS.

 La gerencia debe ser concebida como una actividad compleja, en la que necesariamente debe tener cabida la Gestión Integral de Protección a la Personas y Recursos. Este concepto lleva en el mejor entendimiento, la noción que los fines de la empresa no sólo se limitan a la producción, o mejor dicho a la producción con calidad, sino a todo efecto que pretenda maximizar la operatividad de los recursos y la protección de las personas, cuyo aporte es esencial a las metas o misión total del proyecto. Ello implica un necesario “esfuerzo gerencial que apunta hacia la completa satisfacción de la misión de la empresa”.

 En un diálogo periodístico, el estratega de la competitividad, expresa:

“--Aparte de la obligación legal de las empresas en materia de prevención, ¿usted entiende esta actividad como una ventaja competitiva o como un principio de responsabilidad social?

—Preservar la aptitud laboral y la salud ocupacional de nuestra gente tiene, en primer lugar, un sentido valórico y de respeto a las personas. Es un mandato ético ineludible y que en muchas políticas de grandes compañías mineras aparece ubicada dentro de las primeras declaraciones. Desde ese punto de vista, podríamos considerar a la prevención como una de las expresiones más básicas del concepto de responsabilidad social empresarial. Pero eso no es todo. A mi modo de ver, la prevención de pérdidas es un instrumento de gestión que nos permite asegurar a la empresa la calidad de su “performance”, creando riquezas al actuar y corregir las causas básicas que generan interrupciones, retrocesos, desviaciones mayores en la continuidad operacional, derroches y no conformidades en los procesos productivos.

Asimismo, la falta de prevención nos expone a fallas operacionales que repercuten en daños al medio ambiente, afectan negativamente la relación con las comunidades vecinas o dañan gravemente nuestra credibilidad ante las autoridades y la opinión pública. Al aplicar la metodología de la prevención de pérdidas, uno descubre y copa importantes espacios de mejoramiento en los procesos industriales, impactando positivamente en la productividad y en los resultados de la empresa. De esta manera, transformamos nuestro negocio en una actividad atractiva”.

B.- ENFOQUE TÉCNICO-ECONÓMICO

 La práctica inseparable de la gerenciación y la gestión integral, debe entenderse desde un punto de vista técnico y económico a la vez, dado que las ideas sobre la materia se ajustan perfectamente al campo y propósitos de la ingeniería industrial y es, al mismo tiempo, un eje estratégico que permite perfilar un modelo diferenciado de cualquier otro proyecto o negocio. Es, una forma efectiva de asumir una ventaja respecto de otras formas de hacer las cosas. Dicho en sus propias palabras: “Es un hecho que gran parte de las actividades gerenciales apuntan a satisfacer los compromisos de rentabilidad y producción que se contrae con los inversionistas, pero estoy convencido que ello no se puede hacer a costa de penurias de las personas o exponiéndolas a riesgos fuera de control, que en cualquier momento se traducen en pérdidas de su aptitud laboral.

Es preferible aprender a prevenir mediante estímulos positivos que a costa de la lesión o la muerte de las personas que nos ayudan a cumplir las metas que nos hemos trazado”.

C.- UN POTENCIAL COMPETITIVO

 Se presenta en dos visiones claramente definidas. La primera, considera la preocupación de la salud ocupacional y de la aptitud laboral como “valor esencial” en la cultura empresarial. La segunda, en cuanto la gestión integral de protección de las personas y los recursos, es un potencial de competitividad.

 Cada día la competencia es más dura. La técnica y nuevas formas de trabajo regulan y elevan los niveles de competencia haciendo más difícil la diferenciación. Entonces, en la gestión Integral de Protección de las Personas y los recursos se abren nuevos y vastos espacios, los que por regla general no han sido apreciados por los niveles gerenciales, pero, que la ocupación de ellos con la orientación correcta va a permitir la mejor oportunidad de crecer y avanzar en los resultados del negocio. Hay pues, razones valorativas y económicas concluyentes, por lo que constituye una inmadurez gerencial no poner en práctica este sistema de gestión integral.

 La opinión del estratega empresarial, tiene un alcance mayor, en cuanto, en su particular visión, no se encuentra ajeno el profundo sentido comercial y de beneficios corporativos y los fines de la empresa, en cuanto a hacer rentable la inversión y realizar los propósitos de ésta, que son estrictamente producir ganancias para sus dueños. En este sentido las palabras del gerente de la cultura preventiva son precisas y macizas al consignar, repetimos: “A mi modo de ver, la prevención de pérdidas es un instrumento de gestión que nos permite asegurar a la empresa la calidad de su “performance”, creando riquezas al actuar y corregir las causas básicas que generan interrupciones, retrocesos, desviaciones mayores en la continuidad operacional, derroches y no conformidades en los procesos productivos”.

D.- FACTOR CLAVE PARA PROTEGER LOS ACTIVOS

 Interesante es llegar al pensamiento de Nelson Pizarro Contador a través del concepto de activos de la empresa. Las nuevas tendencias en Gestión empresarial han determinado hoy, lo que éste gerente había percibido hace muchos años, que los recursos son unos y las personas que intervienen en la empresa es un factor distinto y de carácter superior. No se trata ya de describir el personal de una empresa como meros recursos, y al mismo tiempo, designar como recursos también a los elementos materiales. Los primeros son personas. Los segundos son objetos materiales. En esta diferenciación hay un aporte humanista de proporciones. Pero, asimismo, una designación absolutamente correcta y precisa, desde que el gerenciamiento en la gestión integral de la protección de estos activos, se debe dar una respuesta positiva al riesgo operacional, con el fin de adecuar el comportamiento de la empresa al incremento de la rentabilidad, precisamente, haciendo de la gestión integral de protección un factor clave. “Al aplicar la metodología de la prevención de pérdidas, uno descubre y copa importantes espacios de mejoramiento en los procesos industriales, impactando positivamente en la productividad y en los resultados de la empresa. De esta manera, transformamos nuestro negocio en una actividad atractiva.”

 De otro punto de vista, la omisión a las medidas correctas de gestión integral de protección de las personas y recursos, es decir, “la falta de prevención nos expone a fallas operacionales que repercuten en daños al medio ambiente, afectan negativamente la relación con las comunidades vecinas o dañan gravemente nuestra credibilidad ante las autoridades y la opinión pública”. Ello se concilia con la percepción que el fin de las empresas es rentabilizar los activos. Cualquier otra consideración es superflua e inútil frente al riesgo que el dueño toma al invertir su capital.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario