El primer tejido que se adapta a si una persona tiene frío o calor

El primer tejido que se adapta a si una persona tiene frío o calor

Puede llegar a modular en un 35% la irradiación de calor del cuerpo humano
16 Agosto 2019

Imagine vestirse simplemente con una camiseta y olvidarse de ponerse o quitarse capas de abrigo con los cambios de temperatura. En un primer paso hacia esa idea de ciencia ficción, una investigación liderada desde la Universidad de Maryland en College Park (EE.UU.) ha desarrollado por primera vez un tejido que es capaz de regular automáticamente la temperatura de quien lo viste en función de si tiene frío o calor, o si está sudando. Los resultados se presentan en la revista Science (adjuntamos enlace).

Los intentos hasta ahora de desarrollar ropa para regular la temperatura corporal habían desembocado en tejidos capaces de disipar el calor más rápido de lo normal, pero ningún prototipo lo hacía en función de las condiciones ambientales. Tampoco existe ningún tejido que ayude a guardar mejor el calor si hace más frío.

Los investigadores de Maryland han creado unas fibras de polímero recubiertas de nanotubos de carbono, un nanomaterial con propiedades de metal. Estas fibras sensibles a la radiación infrarroja, la que produce calor, y por lo tanto son capaces de responder a los cambios de temperatura. La estructura de las fibras también las hace sensibles a la humedad.

Si las fibras se calientan o se humedecen, como puede ocurrir si una persona tiene calor y suda, se contraen. Eso ensancha los espacios entre hilos y permite que se disipe más rápido el calor corporal.

Si, por el contrario, las fibras están frías y secas, el hilo se expande y se cierran los espacios entre fibras. Así, el tejido evita que se escape el calor corporal.

“El cuerpo humano es un perfecto radiador. Emite calor muy rápido”, declara en un comunicado Min Ouyang, coautor de la investigación y profesor en la Universidad de Maryland. “Durante toda nuestra historia, la única forma de regular ese radiador ha sido ponernos o quitarnos ropa”.

Al poner el tejido a prueba, los científicos han comprobado que este puede llegar a modular en un 35% la irradiación de calor del cuerpo humano. La reacción de las fibras es inmediata, por lo que, según afirman los investigadores, al calentarse empieza a enfriar el cuerpo antes de que quien lo viste se de cuenta de que tiene calor.

Las fibras se pueden tejer, teñir y lavar de forma similar a otros tejidos que se utilizan para fabricar ropa a nivel comercial.

Fuente: LA VANGUARDIA

Foto: Fay Levine. University of Maryland

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario