ECHA propone restringir los microplásticos añadidos intencionalmente

ECHA propone restringir los microplásticos añadidos intencionalmente

Si se adopta, la restricción propuesta podría resultar en una reducción en las emisiones de microplásticos de alrededor de 400 mil toneladas durante 20 años
15 Marzo 2019

La ECHA ha evaluado los riesgos para la salud y el medio ambiente que representan los microplásticos agregados intencionalmente y ha concluido que se justificaría una restricción en toda la UE. Si se adopta, la restricción podría resultar en una reducción en las emisiones de microplásticos de alrededor de 400 mil toneladas durante 20 años.

La evaluación de ECHA encontró que los microplásticos agregados intencionalmente tienen más probabilidades de acumularse en ambientes terrestres, ya que las partículas se concentran en el lodo de aguas residuales que se aplica con frecuencia como fertilizante. Una proporción mucho menor de estos microplásticos se libera directamente al medio ambiente acuático.

La persistencia y el potencial de efectos adversos o bioacumulación de microplásticos es un motivo de preocupación. Una vez liberados, pueden ser extremadamente persistentes en el medio ambiente, durar miles de años y ser prácticamente imposibles de eliminar. Actualmente no es posible determinar el impacto de dicha exposición a largo plazo en el medio ambiente.

Los datos disponibles sobre los efectos son limitados, particularmente para el medio ambiente terrestre, lo que dificulta la evaluación de riesgos. Debido a su pequeño tamaño, los microplásticos y los nanoplásticos, incluso las partículas más pequeñas que se crean a partir de la degradación adicional de los microplásticos, pueden ingerirse fácilmente y, por lo tanto, ingresar a la cadena alimentaria. Los efectos potenciales sobre la salud humana aún no se conocen bien.

En general, el uso de microplásticos en productos que producen una liberación al medio ambiente no se controla adecuadamente.

Los objetivos de restricción propuestos por la ECHA apuntan a los microplásticos añadidos intencionalmente en productos de los que inevitablemente serán liberados al medio ambiente. La definición de microplástico es amplia, y abarca partículas poliméricas sintéticas pequeñas, típicamente microscópicas (menos de 5 mm) que resisten la bio degradación. Su empleo abarca una amplia gama de usos en productos de consumo y profesionales en múltiples sectores, incluidos productos cosméticos, detergentes y productos de mantenimiento, pinturas y recubrimientos, materiales de construcción y productos medicinales, así como diversos productos utilizados en la agricultura, horticultura y petróleo.

La ECHA ha evaluado el impacto socioeconómico de la restricción propuesta y es consciente de que es probable que la restricción genere costos diferentes según el tipo de producto afectado. Sin embargo, se espera que la implementación de la restricción sea rentable en todos los sectores, incluido el sector agrícola, identificado en la propuesta como la mayor fuente de microplásticos agregados intencionalmente.

Varios Estados miembros de la UE ya han introducido prohibiciones sobre el uso de microplásticos en ciertos tipos de productos, en gran parte con respecto a los productos cosméticos de lavado.

Adjuntamos el texto completo de la propuesta y su anexo

Fuente. ECHA

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario