Por qué elegir tus debilidades

Por qué elegir tus debilidades

Cuando elegimos nuestras debilidades, escogimos nuestro enfoque; los genios no se destacan por ser lo mejor en todo, se destacan por ser excepcionales en algunas cosas.
12 Febrero 2017

Alrededor nuestro hay un tejido de intereses distintos. Nuestras sociedades y organizaciones ricas en diversidad e ideas innovadoras tienen prioridades diferentes. Sin embargo, a veces con el afán de ser y hacer todo, de complacer inversionistas y clientes, nos quedamos sintiendo mediocres. ¿Por qué será?

Si pensamos en una empresa o individuo excepcional, ellos no sólo se han enfocado en desarrollar un talento o idea que tenían sino también a decir “No” a cosas que les distraían de su visión. Steve Jobs decía que “la gente piensa que enfocarse significa decir “Sí” a aquello en lo que te enfocas, pero no es así. Significa decir no a otros cientos de ideas buenas que hay”.

Seguramente no nos faltan ideas o proyectos. No nos faltan prioridades o indicadores para mejorar. No obstante, si queremos realmente destacar en algo, la clave es escoger las cosas que vamos a considerar como debilidades. Suena extraño, pero es poderoso reconocer y escoger con sabiduría y conciencia “nuestras debilidades”.

Cuando elegimos nuestras debilidades, ganamos mediación en nuestras vidas y organizaciones porque estamos escogiendo qué hacemos, en que nos enfocamos, en que pensamos que es importante. Sólo reconociendo y eligiendo nuestras debilidades podemos hacer más de lo que nos guste o lo que realmente crea valor en nuestras organizaciones y sociedad. Luego consideramos como mitigar estos elementos que vamos a dejar a un lado: contratando gente o un servicio para encargarse de esto, buscando otras formas de hacer lo mismo, etc.

La gente perdona la imperfección. Lo ha hecho con Steve Jobs y Apple. Sabemos que no era el jefe que todos querían tener. Que tenía sus manías y sus malos días. Sin embargo, los genios no se destacan por ser lo mejor en todo, se destaca por ser lo mejor o excepcionales en algunas cosas. Saben cómo decir “No” o elegir sus debilidades.

Una persona o empresa exitosa escoge que es relevante para sus clientes o personas a su alrededor. Escoger implica no caer en la trampa de mediocridad tratando de ser todo para todos. Por eso que tenemos la diversidad para que nuestras debilidades puedan ser fortalezas de otras personas y nuestras fortalezas se complementen con las debilidades de los demás. Así construimos empresas y los movimientos -productos, servicios, proyectos- del futuro.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario