Para saber lo que comemos sin saberlo

Para saber lo que comemos sin saberlo

La Comisión Europea lanza un programa informático para estimar la exposición individual a aditivos y aromas alimentarios
19 Diciembre 2013

El 9 de diciembre de 2013, el Centro Común de Investigación (Joint Research Center, JRC) de la Unión Europea lanzó FACET, un programa informático descargable para estimar la exposición de los consumidores de la UE a aromatizantes, aditivos y materiales de contacto contenidos en los alimentos, un recurso muy adecuado para moderar los excesos navideños. La descarga es gratuita pero requiere registro.

FACET contiene las bases de datos de las concentraciones de sustancias químicas utilizadas en los aromas y aditivos alimentarios, datos de la industria sobre la composición de los envases de venta al público, datos sobre la presencia estimada de productos químicos, y los datos diarios de consumo de alimentos, que luego se combinan en modelos probabilísticos de exposición.

Esta herramienta se puede utilizar para medir cómo los diferentes grupos de población (edad, sexo, personas fieles a una marca determinada, o aficionadas a cambiar de marca) están expuestos a diferentes tipos de aditivos alimentarios, aromatizantes o sustancias de envasado. También ofrece la opción de comparar la exposición a los tipos específicos de alimentos (que contienen diferentes agentes aromatizantes, por ejemplo) o en el envase (por ejemplo latas frente a envases de vidrio), o para saber todos los tipos de alimentos en los que un producto químico determinado podría estar presente. Esto permite detectar los llamados "motores de la exposición": por ejemplo, los alimentos en conserva, como el pescado en aceite, se puede encontrar con mayor frecuencia envasado en vidrio en los países nórdicos, en comparación con las latas en otros países, por lo que la exposición de las diferentes poblaciones a los diferentes tipos de envases y por lo tanto a sus constituyentes, pueden ser diferentes .

Además , FACET también puede ser utilizado por la industria para investigar el impacto en su actividad de las modificaciones en los patrones de uso de los diferentes productos alimenticios que contienen diferentes aditivos, los aromas y los envases, e incluso para explorar el impacto de la introducción de nuevas sustancias en el mercado, lo que puede ayudar a desarrollar nuevos productos (aditivos, aromatizantes) o nuevos envases .

FACET ayudará a proteger a los consumidores mediante la reducción de las incertidumbres actuales de exposición relacionados con aromas, aditivos y materiales en contacto con alimentos. También puede conducir a fomentar la innovación en la cadena alimentaria. La exploración de los cambios en los niveles de uso o patrones de las sustancias existentes, junto con la exposición a nuevos aromas, aditivos o materiales en contacto con alimentos, por ejemplo, podría resultar en una mejor conservación de los alimentos, cualidades mejoradas, una vida útil más larga, etc.

Fuente: JRC

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario