OIT: Los trabajadores domésticos deben tener derecho al descanso

OIT: Los trabajadores domésticos deben tener derecho al descanso

Más de la mitad de los trabajadores domésticos a nivel mundial no tiene acceso al derecho de gozar de horas limitadas de trabajo por semana
28 Mayo 2016

Más de la mitad de los trabajadores domésticos del mundo aún no tienen ningún derecho legal a un límite en las horas de trabajo semanales. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) defiende el derecho de un descanso suficiente para los trabajadores domésticos.

Una hoja de datos de la OIT (ver enlace) muestra la sombría realidad que enfrentan muchos trabajadores domésticos en todo el mundo en relación al tiempo que pasan trabajando. En particular, se concentra en las difíciles condiciones de los trabajadores domésticos residentes en el domicilio del empleador quienes, en algunos países, trabajan más de 60 horas semanales y no disponen de ninguna legislación que regule su derecho a un descanso adecuado.

Los especialistas de la OIT destacan los efectos negativos sobre la salud de los trabajadores domésticos que trabajan horas excesivamente largas, con poco o ningún descanso, algunas veces asociado a horas de sueño insuficientes o con interrupciones. Señalan además que la investigación demuestra que puede causar un incremento del riesgo de la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y depresión, por mencionar sólo algunas de los efectos.

Los autores de la hoja de datos indican que la fatiga física y mental consecuencia de trabajar horas excesivamente largas no sólo afecta la capacidad de los trabajadores de realizar sus tareas, además puede incrementar el riesgo de accidentes en el trabajo. “Trabajar largas horas hace que sea difícil mantener un equilibro entre el trabajo y la vida personal”, agregaron.

La publicación de la OIT saca a la luz las situaciones difíciles que experimentan los trabajadores que residen en el domicilio del empleador, a quienes con frecuencia se les exige que estén disponibles las 24 horas del día para satisfacer las diversas necesidades de sus empleadores.

“A los trabajadores domésticos residentes ni siquiera se les garantiza una noche de descanso ininterrumpida, en particular los que tienen responsabilidades de cuidar a niños, ancianos o miembros de la familia enfermos o con discapacidad, quienes con frecuencia tienen que interrumpir su descanso nocturno para proporcionar servicios de atención no programados además de sus tareas cotidianas”, señala.

“Los trabajadores domésticos son un ejemplo patente de una categoría de trabajadores que aún carece de este derecho humano que es el derecho a descansar”, explicó Philippe Marcadent, Jefe del Servicio de mercados laborales inclusivos, relaciones laborales y condiciones de trabajo.

“Reglamentar el tiempo de trabajo de los trabajadores domésticos puede ser complicado debido a que con frecuencia su lugar de trabajo es una vivienda privada. El Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189)  constituye un gran avance para mejorar los derechos de los trabajadores domésticos”, agregó.

Conforme al Convenio núm. 189 , los trabajadores domésticos deben beneficiarse de la igualdad de trato como los otros trabajadores en relación al respeto de las horas de trabajo, incluyendo el derecho a descansar. Un mínimo de 24 horas consecutivas de descanso semanal les debe ser garantizado.

La orientación de la Directiva de la UE sobre el tiempo de trabajo, que establece una norma mínima de 11 horas de descanso consecutivas al día, puede servir de base para mejorar. La introducción de esta “norma 11/24” a nivel nacional puede ser un primer paso hacia la protección efectiva del derecho al descanso de los trabajadores domésticos.

La publicación de la OIT incluye un infográfico y proporciona otros ejemplos de buenas prácticas. En Chile, por ejemplo, los trabajadores domésticos residentes ahora tienen el derecho a 12 horas diarias de descanso, de las cuales 9 deben ser consecutivas, y sábado y domingo libres. Las horas de trabajo de los trabajadores domésticos que no residen con sus empleadores están limitadas a 45 horas semanales, con un máximo de 6 días de trabajo por semana.

La OIT actualmente realiza una investigación sobre las buenas prácticas a nivel nacional. Esta investigación debería llevar a la publicación de un documento de orientaciones de política con sugerencias concretas para proteger eficazmente el derecho al descanso de los trabajadores domésticos.

Para abril 2016, el Convenio núm. 189 de la OIT ha sido ratificado por 22 países., entre los que no se encuentra España.

Fuente: OIT

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Maria Ss

Para empezar debería prohibirse el régimen de "internas" pues el hecho de que estés ahí siempre posibilita el abuso, sobre todo porque lo de "interna" permite a los empleadores impunemente pagar un salario ridículamente bajo con el pretexto de que ya tienen comida y alojamiento. Es necesaria una residencia separada y un horario de entrada y salida regulado, con el máximo de 48 horas que se permite a un empleado a nivel de cotización, como mínimo para que se respeten los derechos humanos de la empleada de hogar. Y legalizar que cuando se trabaja para un solo empleador el mínimo de horas seguidas de trabajo sea de cuatro, para así garantizar en primer lugar un horario de trabajo respetable que permita una conciliación de vida personal y laboral, y también legalizar que se cumpla como en otros convenios que por cada seis horas de trabajo seguidas corresponde media hora de descanso (retribuida o no). ¿Dónde está el sindicato de las empleadas de hogar, dónde están esos sindicatos reivindicativos que tanto hablan de derechos laborales, que ninguno siente interés en proteger este colectivo?
Y los grandes dirigentes, que son los que regulan y los que pueden permitir tener internas y externas: en casa del herrero cuchillo de palo, consejos vendo y para mí no tengo, ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Añadir nuevo comentario