Las mujeres en el trabajo: tendencias 2016

Las mujeres en el trabajo: tendencias 2016

Un informe de la OIT de lectura imprescindible
21 Agosto 2017

En un mundo que está experimentando cambios profundos y se enfrenta a desafíos globales que afectan a las mujeres y a los hombres, urge emprender una acción transformadora que convierta los compromisos en realidades. No cabe excusa alguna para la discriminación u otras violaciones de los derechos humanos fundamentales, y los países, independientemente de su nivel de ingresos, no pueden permitirse seguir desperdiciando el potencial social y económico que entraña la igualdad de género. En este contexto, es necesario adoptar políticas ambiciosas que logren transformar las normas y las relaciones de género en la sociedad y en el trabajo, y combatir así la desigualdad estructural. Para lograr la igualdad de hecho contemplada en varios Objetivos de Desarrollo Sostenible, es indispensable crear más puestos de trabajo –y de calidad– para las mujeres, establecer un sistema de protección social universal y contar con medidas para reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

Para poner de relieve el compromiso de los constituyentes de la OIT con la igualdad de género, y ante la próxima celebración del centenario de la organización en 2019, he puesto en marcha la iniciativa sobre las mujeres en el trabajo a fin de hacer el balance de la situación y de las condiciones de las mujeres en el mundo laboral, e identificar acciones innovadoras que podrían dar un nuevo impulso al cometido de la OIT en igualdad de género y no discriminación. Esta iniciativa pretende que los constituyentes de la OIT, la sociedad civil y todas las mujeres y hombres participen en una acción conjunta para hacer realidad los principios de igualdad de género y no discriminación de forma plena y duradera. Así pues, esta iniciativa es fundamental de cara a materializar los objetivos de transformación que exige la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por las Naciones Unidas en 2015.

El presente informe es una importante contribución a esta iniciativa para el centenario. Ofrece un panorama del lugar que actualmente ocupan las mujeres y de cómo han progresado en el mundo del trabajo en los últimos veinte años, así como de la raíz de las desigualdades y la forma de abordarlas basándose en lo que funciona y en la orientación que proporcionan las normas internacionales del trabajo. Asimismo, el documento muestra que, pese a algunos avances alentadores, siguen existiendo grandes brechas de género en el trabajo. Una mayor igualdad de género en el nivel de formación no evita que las mujeres se concentren en ocupaciones de remuneración media y baja, lo cual refleja los estereotipos y las creencias tradicionales sobre las aspiraciones y las capacidades de mujeres y hombres.

Si bien la segregación sectorial y ocupacional y las diferencias en el tiempo de trabajo contribuyen a agrandar la brecha salarial por razón de género, el informe llama la atención sobre el papel de la discriminación en agravar aún más las desigualdades en el mercado de trabajo, incluidas las diferencias persistentes entre hombres y mujeres en el acceso a la protección social. Además, el informe analiza hasta qué punto las medidas dirigidas a reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidado no remunerados en las familias y las sociedades incide en las posibilidades de acceso de las mujeres a un trabajo de calidad y a la protección social. También muestra que alinear las políticas de conciliación del trabajo y la vida familiar a las normas internacionales del trabajo puede contribuir a subsanar las desigualdades y a transformar la división sexual del trabajo en el hogar.

Adjuntamos el informe en dos versiones, una resumida y otra completa, ambas en castellano.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario