Más de 2.500 personas que trabajaron en la Zona Cero del 11-S tienen algún tipo de cáncer

Más de 2.500 personas que trabajaron en la Zona Cero del 11-S tienen algún tipo de cáncer

Un número creciente está entablando causas legales para ser indemnizados
25 Agosto 2014

Más de 2.500 personas que trabajaron en la Zona Cero después del derrumbe de las Torres Gemelas, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, sufren o han sufrido cáncer, según los datos publicados por el diario ‘New York Post’. En dicha información, destaca además el número creciente de personas que está entablando causas legales para ser indemnizados.

Tal y como publica el medio, las estimaciones sobre el balance de personas a las que le fue diagnosticado un tumor como consecuencia de las toxinas que inhalaron en la zona del World Trade Center, han incrementado sobremanera en relación al año pasado, cuando se contabilizaron cerca de 1.140 casos.

Según los datos contabilizados por un programa especial del Hospital Monte Sinaí de Nueva York (World Trade Center Health Program), del alrededor de 37.000 policías, trabajadores de sanidad, otros empleados municipales y voluntarios que trabajaron en las labores de emergencia para responder a la tragedia, 1.665 se enfermaron de cáncer. El balance aumenta a 2.518 personas si se contabilizan también los empleados del Departamento de bomberos.

Tras varios estudios realizados, las personas que trabajaron en ese fatídico día y posteriores en la tragedia de las Torres Gemelas, han padecido varios tipos de cáncer, siendo los de leucemia, próstata y tiroides los más comunes.

Las autoridades federales tienen en marcha un Fondo de Compensación de Víctimas del 9/11, que a 30 de junio pasado habían recibido 1.145 solicitudes de afectados por el cáncer. Según el ‘New York Post’, 881 solicitudes han recibido ya luz verde para que sean indemnizadas, mientras que el resto aún están bajo revisión. Hasta ahora, como informó el Fondo, 115 enfermos de cáncer han recibido un total de 50,5 millones dólares, con cantidades individuales que oscilan entre los 400.000 dólares y 4,1 millones.

Uno de los casos más recientes ha sido el de un capitán de bomberos jubilado de 62 años, que trabajó sin descanso durante una semana después del atentado, y que en total pasó varios meses entre los escombros de las Torres. En 2008 fue obligado a jubilares a causa de los dificultades que tenía en los pulmones y que le impedían desempeñar su trabajo, y el año pasado le fue diagnosticado el cáncer de páncreas. Finalmente ha recibido una indemnización de 1,5 millones de dólares del Fondo de Compensación por sufrir enfermedades pulmonares y cáncer de páncreas inoperable.

Fuente: isanidad

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario