La iniciativa ciudadana europea contra el glifosato aspira a ser la primera que fuerce un cambio legislativo en la UE

La iniciativa ciudadana europea contra el glifosato aspira a ser la primera que fuerce un cambio legislativo en la UE

Decenas de las organizaciones civiles europeas más notables apoyan la recogida de firmas que durará un año
24 Marzo 2017

Varias capitales europeas, Bruselas, París, Madrid, Roma y Berlín, fueron recientemente escenario del lanzamiento público de la Iniciativa Ciudadana Europea registrada oficialmente el pasado 25 de enero en la UE para que “la Comisión Europea proponga a los Estados miembros la prohibición del glifosato, la reforma del procedimiento de aprobación de pesticidas y el establecimiento de objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE”.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de decenas de ONG, entre ellas las más relevantes dedicadas al cuidado medioambiental y la salud de los ciudadanos, como Greenpeace, Health Environment Alliance, Generations Futures, WeMove.EU , las españolas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción o las fundaciones Vivo Sano y Alborada. Para la recogida del millón de firmas que deben validar la iniciativa,con un mínimo repartidas en al menos siete países (45.000 en España), con el fin de que la Comisión Europea deba responder si decide iniciar un proceso legislativo para atenderla o en caso contrario justificar su posición, hay de plazo un año.

Los ciudadanos europeos mayores de edad que quieran firmar esta iniciativa lo pueden hacer a través de la web stopglyphosate.org, con formularios preparados por los organizadores para esta acción. Los mayores contribuyentes a esta campaña civil han sido Campact, la ong alemana creadora de una red de participación política por internet, que ha destinado 100.000 euros, y el movimiento ciudadano europeo We Move Europe, que ha aportado 50.000 euros.

Si esta iniciativa ciudadana europea tuviera éxito y la Comisión Europea decidiera por fin prohibir el herbicida que creó Monsanto, sería la primera vez que esta herramienta de participación democrática popular, instaurada en 2012  con el fin de ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de influir en el trabajo de la Comisión Europea, fuera efectiva. Hasta ahora más de 50 veces ha sido utilizada por los grupos de presión civiles (ONG fundamentalmente), pero sólo en tres ocasiones (Stop Vivisection, Uno de Nosotros y El Derecho al Agua) han conseguido superar las barreras de admisión, pero en ningún caso forzaron la adopción de una ley.

En septiembre de 2014, la Comisión Europea no aceptó la iniciativa Stop TTIP, contra la negociación del tratado de libre comercio de la UE y Estados Unidos, que contó con más de 3 millones de firmas. La Comisión alegó jurídicamente que un mandato de negociación de un tratado comercial no es un acto legal de la Unión Europea, y que por esa razón no puede ser impugnado por una iniciativa ciudadana.

La que se ha estrenado contra el glifosato y los pesticidas tóxicos es la respuesta a una decisión muy controvertida tomada por la Comisión en junio del año pasado, la de prolongar temporalmente la comercialización del herbicida, comercializado masivamente con el nombre de ‘Roundup’, basándose en parte en la opinión de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, una institución a la que se acusa de ser parcial, ya que en los últimos años se han denunciado situaciones de conflicto de interés en buena parte de sus miembros (ver enlace más abajo a la nota de la Comisión sobre este asunto) . Para rebajar las sospechas y aumentar la transparencia, la Agencia acaba de realizar una invitación a los grupos de interés para que se integren en el grupo consultivo de identificación de los disruptores endocrinos en pesticidas y biocidas (ver más abajo enlace de la invitación).

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario