Ideas originales para mejorar el buen ambiente en su compañía

Ideas originales para mejorar el buen ambiente en su compañía

Las pymes que realizan acciones para favorecer el bienestar de los empleados refuerzan su compromiso con la compañía, pero deben impulsar iniciativas que atraigan a la mayor parte de la plantilla y tengan un coste reducido.
17 Julio 2017

La consultora de innovación Oppino apuesta por tener a sus empleados motivados y satisfechos para lo que, además de los planes de carrera individuales, realiza dos grandes acciones destinadas a mejorar el buen ambiente en la compañía. En verano, para potenciar la comunicación entre los diferentes departamentos e incrementar el sentido de pertenencia a la empresa, se organizan encuentros fuera de la oficina con actividades como una carrera de rallies. Cuando llega el invierno es el momento de reconocer el esfuerzo de los trabajadores, para lo que se celebra un acto de entrega de premios similar a los Oscar.

Como en este caso, las pymes pueden impulsar actividades que permitan mejorar el buen ambiente dentro de la organización. De esta forma, conseguirán que sus trabajadores estén más motivados y comprometidos con la compañía; además de posicionarse como un destino atractivo para atraer talento. No obstante, "estas iniciativas deben estar alineadas con la filosofía de la compañía", recuerda Manuel Bermejo, experto en gestión empresarial de IE. Esto implica que no deben ser algo aislado, sino formar parte de una estrategia más amplia para cuidar a los empleados. Guido Stein, profesor del departamento de dirección de personas de IESE, añade que este tipo de acciones "son especialmente eficaces con trabajadores jóvenes, que valoran estar en un compañía que les resulte atractiva y divertida". En cualquier caso, conviene seguir una buena planificación para organizar estas actividades:

  • Idea. Cuando la empresa diseña una iniciativa de este tipo, debe pensar acciones que sean transversales e interesen al mayor número posible de empleados. Para ello, conviene conocer las preferencias de la plantilla y preguntar directamente su opinión, ya sea de manera informal o través de encuestas. También hay que tener la puerta abierta para que sean los trabajadores los que propongan sus propias ideas, que ellos se encargarán de organizar y para las que la empresa les puede prestar apoyo logístico o económico, siempre que no sea excesivo. Salvo en estos casos, conviene que sea el propio gerente o los responsables de recursos humanos quienes se responsabilicen de llevar a cabo estas acciones. De esta forma, podrán adaptarse a los recursos de los que dispone la empresa y enfocarla a conseguir los objetivos que se hayan establecido.
  • Costes. La falta de medios es uno de los principales motivos por los que las pymes no se deciden a implementar este tipo de iniciativas. Además de pensar acciones sencillas y de bajo coste, conviene aprovechar los recursos -instalaciones, material o personal contratado- de los que ya dispone la organización.
  • Seguimiento. Tan importante como el diseño original de la iniciativa es realizar una monitorización posterior para confirmar que se han conseguido los resultados esperados. Es importante que los empleados no perciban esto como una obligación, sino como un extra que les ofrece la compañía para mejorar su satisfacción en el puesto de trabajo. Pero también conviene contar con la opinión de los directivos para evitar que, por ejemplo, instalar una mesa de ping-pong provoque que la plantilla se relaje demasiado y algunos empleados no atiendan a sus obligaciones. Por último, cuando se organice una misma actividad varias veces, habrá que pensar mejoras para evitar que resulte repetitiva.

La fórmula de la conciliación

Laboratorios Quintón puede presumir de haber descubierto la fórmula para conseguir el bienestar de la plantilla. Esta pyme alicantina ha apostado desde sus orígenes por la jornada intensiva de 7 a 15 horas, "una medida a la que se han adaptado distribuidores y clientes", asegura Cecilia Coll, responsable del departamento de personas con valores de la compañía. Estos horarios se han complementado con una flexibilidad que facilita la conciliación de aquellos que tienen personas mayores o menores a su cargo. Una de las claves para mantener este modelo ha sido establecer el trabajo con objetivos, pero para asegurar que éstos sean racionales, se celebran reuniones cada semana. Además, el negocio dispone de un catálogo de 80 medidas destinadas a garantizar la felicidad en el trabajo. Gracias a las encuestas, los responsables pueden comprobar cuáles son las más valoradas por la plantilla: el seguro médico privado, las vacaciones a la carta o el día libre por el cumpleaños, entre otros. Para que este sistema funcione, se requiere una importante labor de comunicación que explique cada iniciativa. También hay que saber retirar a tiempo las que no tuvieron los resultados esperados. Este fue el caso de la contratación preferente de los candidatos que tuvieran algún familiar en la empresa, pues provocaba que los empleados se enfadaran si sus parientes finalmente eran rechazados.

Un Erasmus dentro de la empresa

Cuando Inbenta, compañía especializada en inteligencia artificial, empezó a abrir sedes en otros países, lanzó un programa de intercambio que permitía a sus trabajadores pasar tres meses en otra delegación. "Esto permite que descubran la cultura de negocios local y conozcan mejor la organización, trabajando junto a personas con las que hablan bastante por teléfono o por correo electrónico", destaca David Fernández, director de negocio de la empresa. Esta ha sido la experiencia de Rachel Thurman, una trabajadora de la oficina de San Francisco que ha pasado dos meses en la central de Barcelona. "He podido aprender mucho del trabajo de mis compañeros, sus éxitos, sus retos y los objetivos que esperan alcanzar con Inbenta", relata. También espera que su presencia "les haya servido para conocer la cultura estadounidense y el desafío que supone llegar al cliente". El teletrabajo permite que estos empleados trasladados puedan seguir desempeñando su rol habitual, aunque deben ajustar sus horarios. Así, explica Fernández, los costes para el negocio son muy reducidos, "pues sólo se financian los gastos de traslado y parte del alojamiento". El éxito de la iniciativa ha sido tal que los responsables han tenido que fijar un plazo de un año para que las personas que ya han participado puedan volver a marcharse.

Buenos hábitos para cuidar la salud

Las camareras de piso que trabajan en el hotel de Artiem en Menorca sufren un importante desgaste físico debido a las tareas que realizan cada día. Para mejorar su bienestar, la compañía decidió que una de las fisioterapeutas de su plantilla acudiera cada dos semanas a observar como trabajaban y corregir las posturas de manera individual. "Lo importante era crear buenos hábitos, para lo que se empezó con los movimientos más frecuentes, como hacer la cama", señala Gabriela Aliaga, directora de 'people' de la compañía. Asegura que uno de los principales aciertos del proyecto ha sido ofrecer una atención personalizada y que en ningún momento haya sido percibida como una obligación. Pero las iniciativas de esta empresa no terminan aquí. Una vez al año cierran el restaurante del establecimiento y se celebra un servicio muy especial en el que los empleados son los clientes y los directivos los cocineros y camareros. "Además de recordarnos la dureza de sus tareas cotidianas, es una manera de transmitir nuestro agradecimiento y reconocimiento a su trabajo", señala Aliaga. Acciones como esta han permitido que el hotel haya conseguido una buena reputación en la isla y que, cuando necesitan nuevos empleados, lleguen multitud de currículos de personas atraídas por las condiciones laborales.

Juegos que refuerzan el compromiso

Varios empleados de Base TIS, firma dedicada a desarrollar tecnologías de la información, comparten pasión por la programación. Para satisfacer su inquietud, favorecer las relaciones entre ellos y ayudarles a adquirir unas competencias que les pueden resultar útiles en su labor profesional, cada seis meses la empresa organiza un 'hackaton'. Durante un fin de semana, los trabajadores interesados se dividen en varios grupos que diseñan un videojuego que será evaluado por el resto de los compañeros. "El premio para el ganador es que el juego queda abierto en un portátil, para que lo pueda disfrutar cualquiera", explica Albert Mialet, responsable de comunicación de la firma. Otra de las actividades que organiza la empresa es una noche de juegos de mesa, que se celebra una vez al mes y supone "una oportunidad para que los distintos miembros de la plantilla se conozcan personalmente". Iniciativas como esta ayudan a que las personas renueven su compromiso con una empresa en la que el trabajo puede resultar muy estresante. Para aliviar esta tensión, en el espacio libre de las oficinas se ha instalado una mesa de ping-pong. "Ha tenido un gran éxito, sobre todo como sustitutivo de fumar o la pausa del café. Los partidos se hacen sobre todo a la hora de comer o después de acabar la jornada", concluye Mialet.

Convivencia para aprender e intercambiar experiencias

Los comerciales que venden los sistemas de control horario de Grupo SPEC se encuentran repartidos por distintos puntos de la Península. Para presentarles las novedades de 2017, Alberto Martín, director comercial de la firma, decidió alquilar una casa rural a las afueras de Madrid durante tres días en enero. "Fueron unas jornadas de mucho trabajo pero con un ambiente distendido, en la que presentamos los nuevos productos y estrategias de venta, conocimos los principales problemas que estaban encontrando los comerciales e intercambiamos experiencias sobre nuestros aciertos y errores", recuerda. Uno de los principales aciertos de la iniciativa fue que permitió a los miembros de su departamento aportar sus propias ideas a los nuevos proyectos y tener una mayor comunicación entre ellos. "Los resultados han sido positivos, pues los empleados han sido más receptivos a las novedades y ahora hablan mucho más entre ellos", destaca Martín. Además, señala que el coste total ha sido relativamente bajo, de apenas 1.400 euros. Por tanto, ya planea convertir la convivencia en la casa rural en una iniciativa fija a celebrar dos veces al año. Y todo indica que no va a ser el único, pues en otros departamentos de la empresa quieren imitar la idea.

Cómo usar 'Star Wars' para animar a la participación

Carteles de películas, figuras de superhéroes, camisetas de series... la pasión por lo 'friki' se nota rápidamente al entrar en las oficinas de Paradigma Digital. Para aprovechar esta pasión en beneficio de la empresa y la satisfacción de los empleados, los responsables de la firma diseñaron un ingenioso juego basado en 'Star Wars'. Los empleados que participan en los 'Game Wars' deben escribir 'posts' exitosos en el blog de la compañía, ayudar en los procesos de selección, participar en eventos internos o impartir charlas externas. Los puntos que obtienen a cambio les permiten progresar en un sistema de niveles basados en la saga galáctica. Los ascensos se recompensan en una reunión mensual donde se les entrega una cantidad entre 300 y 600 euros y, lo más valorado, una figura que acredite la categoría que han alcanzado. "Los muñecos no son muy caros, pues se suelen adquirir a través de Amazon, pero tienen mucho valor simbólico. Por ejemplo, tener unDarth Vader o unLuke Skywalker indica que se ha alcanzado el nivel de caballero jedi, que es el más alto que existe y que actualmente tienen sólo cinco personas", explica Mamen Franco, responsable de 'people' del negocio. El juego ha conseguido despertar la (sana) competitividad entre los empleados, que se esfuerzan por aparecer junto a sus personajes favoritos en el mural que guarda las fotos de los premiados. Y es que llegar al nivel más alto no es fácil y tampoco disponen de demasiado tiempo, pues después de un año los contadores se vuelven a poner a cero.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario