Este mes empezarán las declaraciones de los imputados por la intoxicación por mercurio en Asturiana de Zinc

Este mes empezarán las declaraciones de los imputados por la intoxicación por mercurio en Asturiana de Zinc

Más de 50 trabajadores resultaron intoxicados en el año 2012
14 Enero 2015

El 2 de diciembre de 2012 el calderero Laureano Fernández fue atendido en Urgencias del Hospital San Agustín con síntomas compatibles, en principio, con una gastroenteritis. Fernández trabajaba por entonces, junto a otros 49 personas, en la parada técnica de la planta de tostación número 4 de la empresa Asturiana de Zinc (Azsa). Todos sufrieron una intoxicación masiva por mercurio y todos se convirtieron en los protagonistas del accidente laboral por envenenamiento de metales pesados más grave de los últimos treinta años.

El encargo de Asturiana de Zinc -empresa entonces sumida en la fusión de Xstrata y Glencore International- era que se cortasen los tubos de dos intercambiadores de la planta de tostación número 4 con el fin de instalar después nuevos tubos: más de tres mil. La operaciones las llevaron a cabo con sierras radiales y soldadoras; es decir, aplicaron altas temperaturas en un silo cerrado a cal y canto. Después se supo por el informe del Instituto de Prevención de Riesgos Laborales y por otro informe de Inspección de Trabajo que el intercambiador estaba invadido por mercurio, un elemento metálico muy volátil (el único líquido) a temperatura ambiente. El resultado de estos trabajos fueron 50 bajas laborales por intoxicación por mercurio. Buena parte de estos afectados se han organizado en la Asociación Asturiana de Intoxicados por Metales Pesados y otros Agentes Químicos.

Los envenenados iniciaron entonces su lucha por dos frentes: el judicial y el de la acción directa. El Hospital San Agustín denunció en los juzgados de Avilés el envenenamiento hoy hace un año. Dos días después se abrió un sumario en el que se personaron varios trabajadores afectados y el sindicato Comisiones Obreras. La causa penal ha paralizado la acción administrativa. El inspector de trabajo Alberto Paramio presentó en julio de 2013 su informe sobre el accidente. En él determinó que la intoxicación por mercurio se debió a una serie de irregularidades "en cascada" en materia de seguridad laboral que tuvieron su origen en la incapacidad de Azsa para evaluar el verdadero riesgo que suponía la "indubitada" concentración del metal en los intercambiadores en los que trabajaban los afectados. Así, Azsa es "responsable directa, prinipal y única" de lo acontecido.

El proceso penal abierto en los juzgados avilesinos ha sido emprendido por cinco de los afectados, toda vez que Asturiana de Zinc logró que el resto firmaran un acuerdo por el que se comprometían a no personarse en el juicio a cambio de una serie de mejoras sanitarias y económicas, fundamentalmente.

Los imputados en el caso del mercurio son, por el momento: J. A. Z., director de la fábrica de Azsa en San Juan de Nieva y en el momento del suceso, Director de Operaciones Metalúrgicas de la compañía, y cuatro mandos más de la misma empresa: J. L. A., jefe del departamento de Tostación; J. M. R. V., responsable de prevención de Azsa; J. M. C., técnico de ese servicio y R. L. S. responsable del seguimiento de la obra en la que se produjo la intoxicación por metales pesados. Asimismo, la jueza del Número 4 de Avilés ha llamado a declarar como imputados al jefe de obras de la empresa Imsa: J. C. P. S. y cuatro técnicos más de la mutua Unipresalud: E. G. M.; Y. L. O.; D. C. C. y L. M. F.

Fuente: La nueva España

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario