ELA denuncia "semiesclavismo" en la construcción del nuevo Ayuntamiento de Vitoria

ELA denuncia "semiesclavismo" en la construcción del nuevo Ayuntamiento de Vitoria

Desde el sindicato aseguran que los trabajadores están sometidos a condiciones laborales de explotación con jornadas superiores a las 10 horas diarias y ritmos "exagerados" de trabajo con el fin de cumplir los plazos de ejecución
25 Abril 2014

El sindicato ELA ha denunciado el esclavismo al que a su juicio están sometidos los trabajadores de la construcción subcontratados en las obras de la nueva sede del Ayuntamiento de Vitoria, en el barrio de San Martín.

Desde el sindicato han mantenido desde el inicio de las obras una vigilancia especial sobre ellas al sospechar que se daba un incumplimiento grave de las condiciones laborales, del convenio y de la salud laboral. Tras desarrollar ese seguimiento desde ELA aseguran tener constancia de que una de las subcontratas impone a sus empleados, cerca de una treintena, unas jornadas superiores a las 10 horas diarias, les obliga a seguir ritmos de trabajo exagerados a cambio de salarios muy inferiores a los legalmente establecido por convenio colectivo. "Calificamos esas condiciones de esclavistas porque trabajan muy por debajo de lo recogido por el convenio provincial. Perciben prácticamente la mitad del precio que establece el convenio. Hablamos de 6 euros por hora en los que están incluidas las pagas extras, las vacaciones y el finiquito. Y algunos están cobrando en mano. Además les someten a jornadas maratonianas para que acaben las obras en el plazo establecido", relata Roberto Salgado, responsable de construcción de Araba de ELA.

ELA ha denunciado esta situación a Inspección de Trabajo  pero sin obtener respuesta alguna de este organismo. Por ello han solicitado la comparecencia urgente de los responsables de las obras, el propio Ayuntamiento, en el Consejo de Relaciones Laborales. "De no ser así va a terminar la obra sin hacer frente a las ilegalidades cometidas. El Ayuntamiento debe ser ejemplo de trabajo legal y digno y frente a eso se dan condiciones infrahumanas. El negocio prevalece sobre las condiciones legales de los trabajadores", explica Luis Fernández, responsable de construcción de ELA. "Estamos ante un escalada macabra. Se adjudican las obras públicas por unos precios irrisorios y se abaratan los precios llegando a estas situaciones extremas. Las instituciones se desentienden y luego se echan las manos a la cabeza cuando se produce un accidente grave, algo muy habitual por desgracia en este gremio", añade Fernández.

Desde el sindicato nacionalista instan al Ayuntamiento a que regularice la situación "para que no tengamos que lamentar la muerte de ningún trabajador en las obra de las nuevas instalaciones municipales".

En la construcción en general en Álava se dan estas prácticas de explotación según los datos manejados por los sindicatos pero los trabajadores, aún conscientes de que están dando explotados, eluden a presentar denuncias por miedo a perder su empleo.  "La consecuencia es inmediata, si hoy denuncias, mañana no trabajas. Las  empresas se valen del regimiento de parados para abaratar las condiciones y es complicado que los trabajadores den el paso al frente y denuncien. Esta situación adquiere una dimensión aún más grave cuando se trata de obras públicas que se levantan gracias al dinero de todos los ciudadanos".

Según los datos facilitados por los sindicalistas, desde el 2007 en la provincia de Álava se han suprimido 6.000 empleos en la construcción. El gremio más castigado por la crisis en tiempos de bonanza económica empleaba a más de 11.000 trabajadores.

Fuente: El Diario

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario