Una profesión no es una personalidad

Una profesión no es una personalidad

Reducirse a una sola característica, ya sea su título o su desempeño laboral, es un acto profundamente dañino.
19 October 2021

Como economista, he escuchado muchas explicaciones complejas sobre la famosa oposición de Karl Marx al capitalismo. Sin embargo, fundamentalmente, el razonamiento de Marx se reduce a algo simple: la felicidad. Creía que el capitalismo hacía infeliz a la gente al tratarla como parte de una máquina en la que la persona es eliminada y solo queda la productividad. "La actividad espontánea de la imaginación humana, del cerebro humano y del corazón humano, opera sobre el individuo independientemente de él", escribió Marx en su ensayo de 1844 "Trabajo distanciado". “Pertenece a otro; es la pérdida de sí mismo ". Los trabajadores se objetivan, en su opinión, se convierten en miserables conchas.

Estés o no de acuerdo con la evaluación de Marx de lo que el sistema capitalista nos hace, muchos de nosotros indudablemente hacemos lo que él nos describe a nosotros mismos. Demasiadas personas que trabajan duro y luchan por el éxito se auto-objetivan como excelentes máquinas de trabajo y herramientas de desempeño.

Los luchadores buscan el éxito profesional para brindar satisfacción y felicidad. Pero la auto-objetivación hace que ambas cosas sean imposibles, preparándonos para una vida de logros sin alegría y metas inalcanzables seguidas de la tragedia del inevitable declive. Para ser felices, necesitamos deshacernos de estas cadenas que nos ponemos.

En lo que respecta a la felicidad, Marx tenía razón: la objetivación reduce el bienestar. La investigación muestra, por ejemplo, que cuando las personas son reducidas por otros a atributos físicos a través de miradas objetivas o acoso, puede disminuir la confianza en sí mismos y la competencia en las tareas. El filósofo Immanuel Kant se refirió a esto como convertirse en "un Objeto del apetito de otro", momento en el que "todos los motivos de la relación moral dejan de funcionar".

La objetivación física es solo un tipo. La objetivación en el trabajo es otra, y especialmente dañina. En 2021, tres investigadores franceses de la revista Frontiers in Psychology desarrollaron una medida de objetivación en el lugar de trabajo basada en la sensación de ser utilizados como una herramienta y no ser reconocidos como un agente en el entorno laboral. Como señalan, la objetivación en el lugar de trabajo puede provocar agotamiento, insatisfacción laboral, depresión y acoso sexual. Esto puede suceder si un jefe trata a sus empleados como nada más que mano de obra disponible, o incluso si los empleados ven a su jefe como nada más que un proveedor de dinero.

El caso en contra de objetivar a los demás es bastante sencillo. Menos obvio pero igualmente dañino es cuando el objetivador y la persona objetivada son uno y el mismo. Los seres humanos son capaces de objetivarse a sí mismos de muchas maneras, evaluando su autoestima en términos de su apariencia física, posición económica o puntos de vista políticos, por ejemplo, pero todos se reducen a un acto central dañino: reducir la propia humanidad a una sola característica y, por lo tanto, animar a otros a hacerlo también. En el caso del trabajo, eso podría parecer como juzgar la autoestima de uno, positiva o negativamente, según el desempeño laboral o la posición profesional.

Así como nuestra cultura del entretenimiento nos anima a objetivarnos físicamente, nuestra cultura laboral nos empuja a objetivarnos profesionalmente. Los estadounidenses tienden a valorar ser motivados y ambiciosos, por lo que dejar que el trabajo se apodere de prácticamente todos los momentos de su vida es preocupantemente fácil. Conozco mucha gente que no habla de casi nada más que de su trabajo; que están diciendo, esencialmente, "yo soy mi trabajo". Esto puede parecer más humanizador y empoderador que decir "Soy la herramienta de mi jefe", pero ese razonamiento tiene un defecto fatal: en teoría, puedes deshacerte de tu jefe y conseguir un nuevo trabajo. No puedes deshacerte de ti.

Hasta ahora, no he podido encontrar ningún estudio publicado sobre el bienestar de los autoobjetivos profesionales. Pero podemos tomar una pista de la auto-objetivación física, que se ha demostrado que aumenta la depresión y reduce la capacidad de resolución de problemas. El sentido común nos dice que la auto-objetivación en el trabajo es una tiranía igualmente desagradable. Nos convertimos en la obra despiadada de Marx, señor de nosotros mismos, haciendo restallar el látigo sin piedad, viéndonos a nosotros mismos como nada más que Homo economicus. El amor y la diversión se sacrifican por otro día de trabajo, en busca de una respuesta interna positiva a la pregunta "¿Ya tengo éxito?" Nos convertimos en simulacros de personas reales.

Y luego, cuando llega inevitablemente el final, cuando se instala el declive profesional, nos quedamos despojados y desecados. Como me dijo un autoobjetivo por excelencia de un CEO: "En los seis meses posteriores a la jubilación, pasé de Who's Who a Who's He?"

¿Eres un autoobjetivo en tu trabajo o carrera? Hágase algunas preguntas y respóndalas con sinceridad.

• ¿Es su trabajo la parte más importante de su identidad? ¿Es la forma en que se presenta o incluso se comprende a sí mismo?

• ¿Se encuentra sacrificando las relaciones amorosas por el trabajo? ¿Ha olvidado el romance, la amistad o formar una familia debido a su carrera?

• ¿Tiene problemas para imaginarse que sería feliz si perdiera su trabajo o su carrera? ¿La idea de perderla te parece un poco a la muerte?

Si respondió afirmativamente a cualquiera o todos estos, reconozca que nunca estará satisfecho mientras se objetiva. Tu carrera o trabajo debe ser una extensión tuya, no al revés. Dos prácticas pueden ayudarlo a reevaluar sus prioridades.

1. Consige algo de espacio.

Tal vez haya estado en una relación no saludable o dos en su vida, pero solo lo reconoció cuando tuvo una ruptura, ya sea voluntaria o involuntariamente. De hecho, esta tendencia humana probablemente contribuya al hecho de que la mayoría de las separaciones de prueba conducen al divorcio, especialmente cuando duran más de un año. El espacio proporciona perspectiva.

Utilice este principio en su vida profesional. Para empezar, debería ser el objetivo principal de sus vacaciones: descansar del trabajo y pasar tiempo con las personas que ama. Por más obvio que parezca, eso significa tomarse las vacaciones y no trabajar durante las mismas. Su empleador debería agradecerle por hacerlo: he sido director ejecutivo y puedo asegurarle que solo quería empleados que trabajaran con todo su corazón y libre albedrío. Si necesitaban irse, quería que se fueran.

Relacionada con esto está la antigua idea de guardar el sábado, o tomar tiempo fuera del trabajo cada semana. En las tradiciones religiosas, el descanso no es solo agradable; es fundamental para comprender a Dios y a nosotros mismos. “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y reposó el séptimo día”, dice el Libro del Éxodo. "Por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó". Si Dios descansa del trabajo, quizás tú también deberías hacerlo.

Esta práctica no tiene por qué ser religiosa y se puede realizar de muchas formas además de simplemente evitar todo el trabajo los sábados o domingos. Por ejemplo, puede tomar un pequeño sábado cada noche prohibiendo el trabajo y dedicando toda su actividad a las relaciones y el ocio.

2. Haz amigos que no te vean como un objeto profesional.

Muchos auto-objetivantes profesionales buscan a otros que los admiran únicamente por sus logros laborales. Esto es bastante natural, me hace sentir bien cuando una persona que conozco por primera vez me reconoce como columnista de The Atlantic en lugar de como un tipo cualquiera, pero puede convertirse fácilmente en una barrera para la formación de amistades saludables, que todos necesitar. Al objetivarse a sí mismo en sus amistades, puede hacer que sea más fácil para sus amigos objetivarlo.

Por eso es tan importante tener amigos fuera de sus círculos profesionales. Establecer amistades con personas que no tienen ninguna conexión con su vida profesional lo alienta a desarrollar intereses y virtudes no laborales y, por lo tanto, a ser una persona más plena. La forma de hacer esto va de la mano con la recomendación No. 1: No se limite a perder tiempo fuera del trabajo; gastelo con personas que no tienen ninguna conexión con su trabajo.

Quizás desafiar tu propia objetivación te hace sentir incómodo. Honestamente, me asusta. La razón es simple: todos queremos destacar de alguna manera, y trabajar más duro que otros y ser mejores en nuestro trabajo parece una forma sencilla de hacerlo. Este es un impulso humano normal, pero, puede conducir a fines destructivos. Muchos de mis alumnos me han confesado que preferirían ser especiales que felices, y yo también me he sentido así a menudo.

La gran ironía es que al tratar de ser especiales, terminamos reduciéndonos a una sola cualidad y convirtiéndonos en engranajes de una máquina de nuestra propia fabricación. En su libro de 1964 Understanding Media, Marshall McLuhan dijo la famosa frase: "El medio es el mensaje". Señaló que en el famoso mito griego, Narciso se enamora no de sí mismo, sino de la imagen de sí mismo. Y así es cuando nos auto-objetivamos profesionalmente: nuestro trabajo es nuestro medio y se convierte en nuestro mensaje. Aprendemos a amar la imagen de nuestro yo exitoso, no a nosotros mismos como realmente somos en la vida.

No cometa este error. Tú no eres tu trabajo y yo no soy el mío. Quita los ojos del reflejo distorsionado y ten el coraje de experimentar tu vida plena y tu verdadero yo.

¿Qué opinas de este artículo?