Planificación estratégica

Planificación estratégica

Una empresa – o una organización cualquiera, como un hospital, una organización no lucrativa o la Administración Pública – necesita articular de manera coherente aquellas decisiones importantes para alcanzar el éxito: esta articulación es la estrategia de la organización.
29 January 2021

Redacción 

El éxito puede medirse en términos económicos – rentabilidad o valor añadido – o de otro tipo. La necesidad de tener una estrategia será mayor cuando la organización se enfrente a un entorno competitivo: puede ser el caso de una empresa que compita con otras para vender sus productos, o el de una ONL que necesite de recursos para mantener su actividad.

Los primeros en estudiar la estrategia de manera sistemática fueron los militares: el antecedente más antiguo (y uno de los más citados y estudiados) es la obra del general chino Sun Tzu el arte de la guerra. Se trata de un conjunto de máximas que guían el comportamiento del jefe militar. El mismo término tiene también raíces militares: estrategia proviene, al parecer, del término griego strategós (general).

En algunos aspectos, la dirección de empresa es similar a las operaciones militares. Las semejanzas se encuentran en las características de las decisiones que deben tomar, tanto el general como el director general. Las decisiones estratégicas se caracterizan por:

· Ser importantes: es uno de los criterios más ambiguos, aunque más útiles, para reconocer el carácter estratégico de una decisión. Cuando Nokia decide expansionar sus actividades de la producción de papel a la telefonía móvil, sin duda estaba tomando una decisión importante.

· Comprometer recursos significativos: una decisión es estratégica cuando compromete un volumen significativo (para la organización) de recursos. Si la decisión resulta errónea, la supervivencia de la organización puede verse amenaza. Así, la localización de una tienda es estratégica para un tendero (que probablemente sólo tenga una tienda) y táctica para una cadena de supermercados.

· No ser reversibles: las decisiones estratégicas tienen que ver con la adquisición de activos específicos (que no pueden venderse fácilmente) o con el reclutamiento de personal clave (personas que comprometen seriamente el futuro de la organización si dejan de estar ligados a ella).

El estudio de la estrategia tiene interés si la organización se enfrenta a un entorno competitivo. Podemos decir que la competencia existe en las condiciones siguientes:

Los recursos son escasos: la competencia supone, entre otras cosas, conflicto. Y el conflicto aparece porque los recursos son escasos. Los economistas nos enseñan que las necesidades humanas son ilimitadas y los recursos, limitados. La intensidad de la competencia aumentará cuando los recursos sean muy escasos. Por ejemplo, la competencia entre empresas en un mercado en el que la demanda es creciente es menor que en aquellos mercados en los que la demanda está estancada o decrece.

Existe interdependencia entre los competidores: existe interdependencia cuando las acciones de un jugador afectan a los resultados de los otros jugadores. Cada jugador debe considerar, a la hora de actuar, las acciones que realizarán sus competidores. En este sentido, la dirección de una empresa se parece más a un juego de estrategia (como el ajedrez, donde tiene lugar esta interdependencia) que a un juego de azar o de habilidad.

Los objetivos son incompatibles: para que una estrategia tenga sentido, los objetivos de los jugadores han de ser incompatibles. Así, dos empresas competirán si para mejorar el rendimiento de la primera debe necesariamente disminuir el de la segunda, y viceversa.

Estas características no son privativas del mundo empresarial. La vida en la sabana africana, por ejemplo, se ajusta a las condiciones que se acaban de describir. La diferencia reside en el factor humano. En los ecosistemas tiene lugar la competencia natural, regida por procesos de adaptación y selección. En la sociedad, tiene lugar la competencia racional o estratégica. Para que este tipo de competencia pueda tener lugar, deben darse las condiciones siguientes:

· Los jugadores deben tener una masa crítica de conocimientos acerca de su entorno, y la habilidad de integrarlos y establecer secuencias de causa y efecto.

· También deben tener imaginación para idear alternativas y lógica para analizar las consecuencias.

· Para poder llevar a cabo las alternativas, debe disponerse de los recursos necesarios para llevarlas a la práctica, ahora y en el futuro.

En definitiva, la competencia estratégica está asociada a cualidades humanas, como el aprendizaje, la inteligencia, la imaginación y la lógica. Para que la estrategia sea viable, deben añadirse a esas cualidades la disponibilidad de los recursos necesarios.

¿Qué opinas de este artículo?