La OIT presentó su informe “El empleo hace la diferencia”

La OIT presentó su informe “El empleo hace la diferencia”

Incrementar las oportunidades económicas para los refugiados sirios en las comunidades de acogida
21 Abril 2017
Organización Internacional del Trabajo (OIT)

La Directora Regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los Estados Árabes, Ruba Jaradat, participó en la presentación del informe “El empleo hace la diferencia: Incrementar las oportunidades económicas para los refugiados sirios en las comunidades de acogida”, en un evento paralelo de la conferencia de Bruselas sobre el Apoyo al futuro de Siria y la región. El trabajo es el producto de un esfuerzo conjunto entre el MPA, el PNUD y la OIT. Cuando la crisis siria llega a su séptimo año, el informe ofrece evidencias, sobre una base empírica para apoyar los esfuerzos de los tres principales actores – los países receptores, la comunidad internacional de donantes y el sector privado – dirigidos a alcanzar el ambicioso objetivo de crear 1,1 millones de nuevos empleos para 2018, según el compromiso asumido en la conferencia sobre el apoyo a Siria y la región que tuvo lugar en Londres hace más de un año.

“El informe El empleo hace la diferencia es efectivamente una iniciativa muy importante, ya que proporciona un panorama de los desafíos comunes que enfrentan los seis países que abarca”, declaró la Directora Regional de la OIT Ruba Jaradat. “También nos señala los problemas específicos de cada país, y qué iniciativas han dado resultados y pueden ser replicadas. Es un importante ejercicio de aprendizaje y de balance a medida que avanzamos en la respuesta a la crisis de refugiados sirios”, agregó.

La OIT colabora con los países receptores y los socios del desarrollo a fin de apoyar los compromisos asumidos en la conferencia de Londres y los esfuerzos para incrementar las oportunidades económicas y la creación de empleo en la región – tanto para los refugiados como para las comunidades de acogida – a través de la promoción de una respuesta nacional con alto coeficiente de empleos , basada en los principios del trabajo decente.

El empleo como solución

La creación de empleos decentes está ahora al centro de los esfuerzos de la respuesta de la comunidad internacional a la crisis siria. La OIT ha promovido, a nivel local e internacional, no sólo la creación de más empleos para las personas afectadas por la crisis, sino cada vez más que estos empleos sean de mejor calidad. En Jordania, por ejemplo, la OIT ha trabajado en estrecha colaboración con el Gobierno y ha proporcionado asesoramiento político para reformar los procedimientos de emisión de los permisos de trabajo para los refugiados. Como resultado, el número de permisos de trabajo emitidos en Jordania para los refugiados sirios incrementó más de diez veces (pasando de 3.800 en abril de 2016 a más de 44.000 a finales de marzo de 2017, de los cuales 13.000 fueron concedidos en el sector de la agricultura gracias al apoyo de la OIT a las cooperativas). La OIT, en colaboración con ACNUR, publicará dentro de poco un estudio de evaluación sobre el impacto de la reforma de los permisos de trabajo sobre los refugiados sirios en el mercado laboral de Jordania.

En Líbano, la OIT está poniendo en práctica un proyecto de Educación y Formación Técnica y Profesional (EFTP) que estimula una mayor participación del sector privado y garantiza una trayectoria adecuada hacia el empleo de la EFTP impartida, tanto formal como informal. Se estima que la oferta mejorada de EFTP beneficiará a unas 21.000 personas.

En particular, en Líbano y Jordania, la OIT – con el financiamiento del Banco de Desarrollo Alemán (KFW) – lanzó dos Programas de infraestructura intensiva en empleos a fin de crear puestos de trabajo para los refugiados sirios y las comunidades de acogida y potenciar las infraestructuras. El proyecto además apoya el fortalecimiento de las capacidades de los contratistas locales y ofrece asesoramiento a las instituciones gubernamentales sobre cómo incrementar el coeficiente de empleo e integrar las normas fundamentales del trabajo en sus programas de infraestructura pública.

En el marco de estas dos iniciativas, proyectos como la manutención de carreteras, construcción de terrazas, invernaderos y sistemas de irrigación, deberían crear en los próximos dos años alrededor de 600.000 días de trabajo para los refugiados sirios y las comunidades receptoras en Jordania y Líbano. Además, la crisis de refugiados ofrece una oportunidad de hacer frente a la debilidad estructural del mercado de trabajo y de intensificar la participación de los trabajadores en las consultas tripartitas, esenciales para trazar un camino hacia el trabajo decente para todos.

La presentación se llevó a cabo al margen de la conferencia ministerial de Bruselas. La conferencia congregó a 70 países, organizaciones internacionales y de la sociedad civil a fin de reafirmar los compromisos existentes e identificar nuevos apoyos para los sirios, tanto en Siria como en los países vecinos, así como para las respectivas comunidades de acogida. También se discutió sobre una solución política duradera al conflicto sirio a través de un proceso de transición dirigido por Siria bajo los auspicio de las Naciones Unidas, así como de evaluar de qué manera proporcionar la asistencia después del acuerdo una vez que comience la transición política.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario